Sofía Chinchilla Cerdas. 20 agosto
La publicación se atribuye a Robert F. Kennedy Jr., un líder del movimiento antivacunas, aunque no se ha comprobado que él sea el verdadero autor del texto. watermark-flex watermark-mobile
La publicación se atribuye a Robert F. Kennedy Jr., un líder del movimiento antivacunas, aunque no se ha comprobado que él sea el verdadero autor del texto.

No es cierto que las vacunas contra la covid-19 vayan a modificar los genes de las personas que las reciban, como afirma un texto que circula en Facebook y WhatsApp.

La publicación asegura que las vacunas basadas en la tecnología de ARN mensajero causarán un daño irreparable en el material genético de los pacientes.

“Por primera vez en la historia de la vacunación, las llamadas vacunas de ARNm de última generación intervienen en el material genético del paciente y, por lo tanto, cambian el material genético individual, que representa manipulación genética, algo que ha sido prohibido y hasta ahora considerado criminal.

“Claramente, esto significa: si un síntoma de vacunación se desarrolla después de una vacunación de ARNm, ni yo ni ningún otro terapeuta puede ayudarlo, porque el daño causado por la vacunación será genéticamente irreversible”, dice la publicación.

Las afirmaciones se le atribuyen al líder antivacunas Robert F. Kennedy Jr., aunque La Nación no encontró evidencia de que él sea su verdadero autor. El texto no se ha publicado en la página de Facebook de Kennedy, ni tampoco en su sitio Defensa de la Salud de los Niños.

El texto se concentra en atacar la vacuna que está desarrollando la empresa Moderna, que efectivamente emplea la tecnología de ARN mensajero.

Sin embargo, el funcionamiento del fármaco de Moderna no produce ninguna modificación de los genes de quien la recibe.

En realidad, se trata de una nueva tecnología que inyecta en el organismo las instrucciones para producir la proteína con la que el SARS-CoV-2 entra a las células humanas.

Según explicó el medio estadounidense Vox, la idea es enseñarle al cuerpo a fabricar dicha proteína, para que el sistema inmunológico reaccione y la ataque con anticuerpos.

Vox describe el proceso de esta forma:

“Una vez que las instrucciones están dentro de la célula, la maquinaria de la célula las lee para manufacturar la proteína del virus. Las proteínas recién acuñadas se secretan desde dentro de la célula, o se adhieren a su superficie, donde otras células del sistema inmunológico las pueden identificar y luego empiezan a crear anticuerpos para combatirla.

“El proceso no solo emula una estructura clave del virus, sino que también imita el comportamiento del virus durante una infección, lo cual podría generar una respuesta inmune más fuerte y proveer una mejor protección que otros mecanismos.

“Y como estas proteínas se producen dentro de las células en vez de inyectarse desde fuera, es posible que haya menos posibilidades de que se generen reacciones adversas en el receptor”.

El proyecto de verificación de noticias falsas Reality Check, de la BBC, también desmintió, a finales de julio, un video con información similar, en el que una osteópata afirmaba que las vacunas contra la covid-19 convertirán a los humanos en seres “genéticamente modificados”.

“Hay 25 diferentes vacunas candidatas en estudios clínicos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero ninguna de ellas alterará el ADN humano y no contienen tecnología para vincular personas a una interfaz de inteligencia artificial”, aclaró la BBC.

El texto, con información falsa, circula también en otros países y fue compartido, por ejemplo, por el cantante español Miguel Bosé.

‘Evento adverso grave'

La publicación atribuida a Kennedy también afirma que tres personas en quienes se probó una vacuna basada en ARN mensajero experimentaron un “evento adverso grave”.

Dicha afirmación sí es cierta, según lo corroboró el medio español de verificación de falsedades Maldita.es.

Moderna confirmó que en una prueba realizada con 45 personas, tres desarrollaron efectos secundarios “de grado tres”, aunque, en el mismo comunicado, la casa farmacéutica aclaró que dichos efectos fueron transitorios y se solucionaron por su cuenta.

Las inconveniencias las experimentaron tres de los 15 participantes a quienes se les administró la cantidad más elevada de fármaco probada, de 250 µg (microgramos). Dicha dosis, por lo tanto, se descartó.

Según Maldita.es, entre los pacientes a quienes se les suministraron dosis de 25 µg y 100 µg se detectaron “unos niveles de anticuerpos iguales o superiores a ‘los niveles generalmente vistos en los sueros de las personas que han superado el coronavirus'”.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.