Juan Diego Córdoba González. 5 junio
Normativa también pedía a propietarios acondicionar los espacios como parques infantiles. En la imagen ilustrativa, un parque ubicado en Orosi de Cartago. Fotografía Gabriela Tellez.
Normativa también pedía a propietarios acondicionar los espacios como parques infantiles. En la imagen ilustrativa, un parque ubicado en Orosi de Cartago. Fotografía Gabriela Tellez.

La divulgación de las actualizaciones realizadas y la capacitación de quienes aplicarán el reglamento de fraccionamiento de terrenos en municipalidades son las causas del nuevo aplazamiento para la entrada en vigor de esta normativa, informó el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) .

Esta es la tercera ocasión en que se suspende la aplicación del cuestionado reglamento, aprobado por el Instituto en noviembre de 2019 y que debía regir desde febrero de 2020.

Ahora, entraría a regir a partir del 13 de setiembre próximo.

Las objeciones contra dicho reglamento, elaborado ante la falta de planes reguladores por parte de las municipalidades, surgieron por la obligación que tendrían los propietarios de ceder terreno.

La redacción original del documento sugería que todos los dueños de lotes mayores a 900 metros cuadrados (m²) ubicados en zonas no urbanizadas, debían ceder el 10% de su propiedad a la municipalidad local si pretendían segregarlos.

Dicha norma está presente en la Ley de Planificación Urbana, que data de 1946, pero la legislación establece esa obligación principalmente para desarrolladores urbanísticos e inmobiliarios.

No obstante, el Reglamento de Fraccionamientos y Urbanizaciones establecía que la obligación se extendía a cualquier propietario que segmentara lotes con esas características.

También se estipulaba que los propietarios debían acondicionar los terrenos cedidos como parques infantiles.

Con esos temas corregidos, el presidente ejecutivo del INVU, Tomás Martínez, explicó que la nueva prórroga servirá para dar a conocer los cambios a la ciudadanía, así como capacitar a los trabajadores municipales que aplicarán la normativa.

“Después de siete sesiones de trabajo con una mesa ampliada, con representación de todos los sectores, podemos decir que tenemos un reglamento todavía mejor al que teníamos en noviembre.

"Por esa razón, el INVU materializó una prórroga de tres meses que nos va a permitir hacer un proceso amplio de información, difusión y conocimiento público”, afirmó Martínez.

Al respecto, el director ejecutivo Colegio de Ingenieros Topógrafos, Marco Antonio Zúñiga, quien integró esa mesa de diálogo con el INVU, confirmó a La Nación que las negociaciones marchan por buen camino y que se lograron importantes acuerdos para corregir los errores del texto original.

“Hemos desarrollado mesas de diálogo de enero a la fecha. Estamos muy avanzados; se ha cambiado muchísimo de lo que nosotros como Colegio habíamos externado desde un principio”, afirmó Zúñiga.

Según el INVU, el reglamento pretende ejercer un mayor control sobre el proceso urbanístico del país. Alega que se han registrado casos en los que se segmentan 40 o 50 lotes sin fines urbanísticos pero, al final, se desarrollaron proyectos que no dejaron espacios verdes ni públicos, como lo exige la ley.

Fallos de la Sala Constitucional, generados por reclamos contra gobiernos locales que pretendieron obligar a dueños a ceder parte de sus lotes, dejan clara la aplicación de la norma.

“Únicamente se está en obligación de transferir terreno a favor de los entes municipales cuando se fracciona un terreno para crear un desarrollo urbano, se crea un complejo habitacional con todos sus servicios (agua, luz, zonas verdes, parques, centros educativos, entre otros), un complejo comercial o industrial”, indica la resolución 4205 de 1996.