Patricia Recio. 3 agosto
Sume puntos a su currículo destacando habilidades. Además, no solo se trata de aplicar por un puesto y esperar. Foto ilustrativa de Albert Marín.
Sume puntos a su currículo destacando habilidades. Además, no solo se trata de aplicar por un puesto y esperar. Foto ilustrativa de Albert Marín.

Con un desempleo creciente y una economía cada vez más estrujada, conseguir trabajo cuesta cada vez más, pero no es imposible.

Expertas en reclutamiento y clima laboral consultadas por La Nación dieron algunos consejos sobre las estrategias y pasos a seguir para no desfallecer en esa búsqueda.

1. Revaluación:

Un buen comienzo es hacer una revaluación individual, es decir, determinar cuáles son las capacidades que le van a permitir apalancarse y promoverse.

“Entender que es lo que hay en mí que puedo desarrollar y genera valor, además de lo que ya hay”, resume Cynthia Sanabria, consultora de capital humano de la firma Deloitte.

Ese primer paso de introspección le ayudará a plasmar en su currículo sus habilidades técnicas y humanas, y a determinar también qué áreas podría o debería reforzar para resultar más atractivo como trabajador.

2. Informar a sus contactos:

Natalia Severiche, gerente país de la empresa Manpower, añade otro tip primordial al inicio: Que toda su red de amigos y conocidos sepa que está buscando trabajo.

A ellos debe contarles dónde y qué tipo de experiencia tiene, pues trasladar esa información será de gran ayuda en caso de que algunos de ellos sepan de una oportunidad. Lo tendrán presente.

3. Habilidades blandas

¿Qué pasa si no tiene experiencia? La recomendación para los más jóvenes o recién egresados es que incluyan en su hoja de vida actividades que demuestren sus habilidades blandas; por ejemplo si realizó algún proyecto, colaboró con alguna fundación o incluso formó parte de un equipo deportivo. Eso permitiría demostrar habilidades como liderazgo, trabajo en equipo, iniciativa.

4. Currículo corto, pero sustancioso

El consejo de Severiche es que el currículo no sea muy extenso, máximo dos páginas, pues según estudios, los reclutadores duran en promedio siete segundos en revisar cada hoja de vida.

Ese es el tiempo que tendrá para captar la atención de la persona encargada de seleccionar el personal, de ahí la importancia de resaltar los logros, estudios y experiencia laboral de forma reducida y atractiva.

5. No solo esperar

Sanabria añadió que además es necesario ir más allá, ser proactivo. En lugar de solo enviar el currículo y quedarse esperando a que lo llamen, lo más efectivo sería procurar hacer contacto con personas dentro de la compañía.

Esto lo puede hacer de varias formas, por ejemplo por medio de conocidos que podrían ayudarle a hacer llegar su currículo a la persona que está a cargo del proceso, o bien mediante plataformas como Linkedln en donde podría contactar directamente con los reclutadores o gerentes; dejarles saber que le interesa formar parte de esa compañía y tratar de hacer una conexión más directa

“Ahí también vas a demostrar tus capacidades, qué me va a hacer sobresalir, ir más allá, buscar quienes son las personas en esa organización que me interesa (...) cómo puedo establecer una relación en la que yo quede en la memoria de alguien que puede estar haciendo una contratación”, explicó.

Las claves para una entrevista exitosa

La experta de Deloitte resume lo que una mala entrevista puede significar, cuando se llega a un paso de obtener el ansiado puesto:

“Muchas empresas nos dicen que hay candidatos perfectos, con habilidades, certificaciones, pero en la entrevista no te saben dar una respuesta concreta, no saben decir qué fue lo que hicieron, cómo lo hicieron”, mencionó.

Según dijo ese desempeño en ese encuentro, demostrar buena comunicación, síntesis, capacidad de resolución de problemas o de toma de decisiones en el momento, se vuelven determinantes.

Severiche por su parte añadió, que es importante darle al empleador la oportunidad de conocerle, que ellos vean lo que saben hacer y cómo lo aprendieron, pues el aprendizaje puede ser distinto en cada una de las personas, de ahí que en algunos casos incluso se valore más la experiencia que los títulos al desempeñar un cargo.

“Cada vez más, buscamos profesionales multidisciplinarios, esa parte técnica que te la dio hacer una carrera, pero que la mezcla con estas otras habilidades, cómo nos comunicamos, cómo tenemos creatividad, gestionamos tipo de liderazgo (...) Es muy importante durante las entrevistas prepararse sobre las preguntas que le pueden hacer y qué va a responder”, añadió.

Por ejemplo, una de esas preguntas claves que se ha vuelto cada vez más frecuente es ¿qué hizo durante este tiempo de pandemia? Esa interrogante podría ser una gran oportunidad para mostrar habilidades como la resiliencia, el aprovechamiento del tiempo, entre otros.

También es común que los reclutadores pregunten por qué quiere trabajar en ese lugar, qué conoce de la empresa y de la posición que desempeñaría, por lo que es indispensable informarse a fondo antes de acudir.

Capacitación, habilidades y mil formas de aprender

Las habilidades blandas son descritas por los expertos como eso que hace que el ser humano siga siendo indispensable para llevar adelante procesos que no pueden llevar a cabo los robots.

Inteligencia emocional, comunicación asertiva, resolución de problemas, liderazgo, negociación, creatividad son parte de un paquete de cualidades deseadas por cualquier empleador.

A esas, además, se agregan otro tipo de capacidades tecnológicas e idiomas que, sumadas a la experiencia, pueden convertirle en el candidato ideal.

Paola Bulgarelli, gerente de servicios de proyectos estratégicos de la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde), destacó que lo importante es que las personas procuren terminar los procesos, que busquen certificarse, pues sin duda este tipo de títulos son un plus.

Según dijo, definitivamente las llamadas habilidades stem son clave, no solo en carreras sino en cómo incorporar la tecnología en lo que le gusta, por ejemplo cómo utilizar un celular, una tablet o una computadora para acceder y realizar procesos en áreas diferentes.

Las expertas coinciden en que el dominio de los idiomas es una cualidad que no pasa de moda y, por el contrario, se vuelve cada vez más indispensable ante la acelerada globalización de los procesos.

En cuanto a las llamadas habilidades blandas, resultan atractivas el desarrollo de estrategias, comunicación, creatividad, innovación y toma de decisiones.

“Hay habilidades que aprendemos en un sector, que puedo posicionar en otros, por ejemplo si tengo un buen servicio al cliente lo puedo posicionar en un centro de servicios, o dentro de un sector corporativo”.

“La innovación, manejo de datos, manejo de números, son habilidades que puedo acoplar a todos los sectores”, explicó Bulgarelli.

Por su parte, Cinthya Sanabria, de Deloitte, agregó que lo ideal es aprovechar el tiempo que esté desempleado en desarrollar capacidades que le ayuden a ser exitoso, no solo en esta situación sino en otro tipo de eventos disruptivos.

“Pasar de algo que puede ser amenazante y crítico en una situación como esta, a algo que se puede utilizar en una oportunidad para reinventarnos y buscar más oportunidad en el mercado”, dijo.

Por ejemplo la resiliencia, cada vez más popular y a la vez apetecida por los empleadores, o bien, ese ingrediente que le ayudará a tirarse al agua con un emprendimiento para subsistir mientras logra volver a colocarse en un empleo.

Natalia Severiche, de Manpower, agregó en ese apartado, la adaptación como cualidad clave en medio de la situación que enfrenta el mundo a causa de la pandemia.

Si bien no hay una receta ni una materia en la universidad específica con ese conjunto de condiciones para que una persona aprenda de un manual a desarrollarlas, la buena noticia es que sí hay mil formas y lugares de aprender y fortalecer no solo este tipo de habilidades, sino las capacidades técnicas y herramientas que le ayudarán a sumar puntos en su currículo.

Desde videos de Youtube, webinars, charlas o presentaciones en redes sociales y libros en línea, hasta cursos gratuitos en donde además podría recibir certificaciones de prestigiosas universidades o programas de estudio.

La gama de herramientas es tan variada, que bien podría encontrar desde un curso para aprender el manejo de Office o el procesamiento de datos en Excel, hasta una ponencia que cambie su forma de visualizar el desarrollo en cuanto a liderazgo o adaptación.

“El desarrollo de capacidades es como un músculo, entre más las practicamos, más se fortalecen, incluso cuando no son innatas en nosotros”, apuntó Paola Sanabria.

Un ejemplo de las herramientas disponibles sin costo, son los programas de la plataforma Coursera con la cual el gobierno habilitó recientemente 50.000 becas dirigidas a personas desempleadas y con secundaria completa.

¿Cómo aplicar por una beca de Coursera?

Ahí los usuarios podrán encontrar programas enfocados en sectores como negocios, emprendimiento, tecnología, servicio al cliente, dispositivos médicos, sostenibilidad para el turismo, manejo de datos, redes sociales, entre otros.

Los cursos, según explicó la experta de Cinde, fueron elegidos de acuerdo a las necesidades que manifiestan actualmente las empresas en el país. Incluso hay comunicación directa para promover a las personas que se certifican dentro de la plataforma con los perfiles que buscan los empleadores.

Todos estos programas se inician en un nivel introductorio, por lo que no requieren conocimiento previo.

Otras plataformas que ofrecen programas en línea son Linkedln Learning, donde se ofrecen cursos en sectores como tecnología, negocios, creatividad, escritura, programación o Google Activate donde se pueden encontrar programas de marketing, desarrollo de apps, manejo de datos, entre otros.

“Algo que nos ha dado una gran oportunidad en la pandemia es ese espacio para aprender y para desarrollar nuevas capacidades, nosotros hoy en día vemos muchísimas plataformas digitales que le pueden ayudar a las personas a desarrollar muchas habilidades técnicas, por ejemplo aprender a usar Excel, desarrollar un lenguaje de programación, manejar un software contable; pero también estas plataformas te dan la oportunidad de aprender sobre habilidades blandas que se desarrollan y que las personas necesitamos hoy en día para ser esa mezcla de experiencia, habilidades técnicas y habilidades blandas, la oportunidad de aprender cosas en Internet es muy grande”, agregó Natalia Severiche.

En cuanto a los sectores donde podrían generarse empleos, las expertas coinciden en que si bien es escaso, también es muy variado y dependerá mucho del perfil de los profesionales.

Las tecnologías, servicio al cliente, industria mecánica, finanzas, manufacturas, e incluso el turismo, que podría tener una reactivación más pronto de lo esperado, son algunas de las áreas donde se generarían las próximas opciones laborales.