Juan Diego Córdoba González. 20 abril
La ministra de Trabajo, Geannina Dinarte, hizo un balance sobre las entregas de los primeros 33.000 bonos Proteger este lunes, en conferencia de prensa. Fotografía: Julieth Méndez.
La ministra de Trabajo, Geannina Dinarte, hizo un balance sobre las entregas de los primeros 33.000 bonos Proteger este lunes, en conferencia de prensa. Fotografía: Julieth Méndez.

Unos 3.400 de los 33.000 beneficiarios del bono Proteger se quedaron sin recibir, de momento, los dineros destinados por el Estado a los trabajadores golpeados económicamente por la pandemia de coronavirus en Costa Rica.

¿La razón? Ellos registraron cuentas bancarias inactivas o perteneciente a una tarjetas de crédito. Eso impidió al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) depositarles el subsidio aprobado.

Dicha cartera giró dineros a 29.600 personas que sí proporcionaron bien su información bancaria. De ellos, 15.261 son mujeres y 14.800 son hombres, distribuidos en las siete provincias.

La ministra de Trabajo, Geannina Dinarte, explicó que el error no implica que los afectados perdieran el dinero, pero les pidió dar la información correcta, para evitar este tipo de atrasos en el giro de las ayudas.

“Les recuerdo a las personas de que si los recursos no se ponen en la cuenta correcta, eso se devuelve para evitar que el dinero se pierda, pero les pedimos que verifiquen y que ese número de cuenta IBAN es una cuenta de débito activa y que sea suya. Si no tiene eso claro, puede pedir en la plataforma acceso a una nueva cuenta”, afirmó Dinarte.

Según indicó la jerarca, en los próximos días anunciarán una actualización de la plataforma proteger.go.cr para que las personas puedan registrar el número de cuenta correcto.

Esa herramienta también permitirá completar el formulario a las personas que no suministraron toda la información requerida al momento de tramitar la solicitud del auxilio económico, así como actualizar sus datos.

(Video) Ministra de Trabajo presenta reporte sobre Bono Proteger

También permitirá a los usuarios modificar su estado laboral, en caso de que consiguieran un trabajo y ya no necesiten continuar en la fila para recibir el bono.

De hecho, las personas beneficiarias que reciben dineros y consiguen trabajo deben reportarlo en la plataforma, para que esos recursos sean girados a otras que lo requieran.

“Muy pronto, cuando ingresen al sitio van a poder encontrar un espacio donde van a tener que seleccionar qué tipo de gestión tienen que hacer. Esto también se vuelve relevante, porque no solamente podrán cargar documentos que no pudieron cargar en la primera etapa, sino corregir. También, por supuesto, darse de baja si la persona tiene un cambio en la situación laboral y solicita que ya no se haga más la transferencia”, explicó Dinarte.

La actualización de la plataforma “está en su etapa final”. Cuando esté en funcionamiento será anunciado por el Ministerio de Trabajo.

Recursos en camino

La tarde de este lunes, la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa dio luz verde al primer presupuesto extraordinario por ¢377.000 millones, presentado por el Poder Ejecutivo.

De esos fondos, un total de ¢150.000 millones se utilizarían para financiar más ayudas a familias golpeadas por la situación económica, a raíz de las medidas sanitarias.

El presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y ministro de Desarrollo Humano, Juan Luis Bermúdez, adelantó que esos recursos serían insuficientes para atender a todas las familias.

“Si se aprueba ese presupuesto atenderíamos unas 400.000 personas más con ese presupuesto previsto de ¢150.000 millones, pero creemos que vamos a requerir más dinero para atender a un total de unas 700.000”, afirmó el jerarca.

También se aprobó en primer debate, con 50 votos a favor y ninguno en contra, el proyecto de ley que permitirá aprovechar la caída en los precios de las gasolinas para financiar más subsidios a trabajadores damnificados por la emergencia sanitaria.

Eso sí, la iniciativa aprobada perdió un 50% de su alcance original.

Lo anterior se debe a que los diputados optaron por excluir el diésel de este proyecto, con el objetivo de no golpear al sector productivo, uno de los principales consumidores de este tipo de combustible.

El plan consiste en mantener fijos los precios de las gasolinas aunque estos continúen cayendo en el mercado internacional. La diferencia entre esas tarifas se usará para financiar el programa de ayudas económicas.