Juan Fernando Lara. 24 mayo
Según el Ministerio de Salud, el uso de andaderas antes del primer año también puede provocar alteraciones músculo-esqueléticas, lo que sucede comúnmente con los niños “corvetas”. Fotografía de carácter ilustrativo. /Archivo
Según el Ministerio de Salud, el uso de andaderas antes del primer año también puede provocar alteraciones músculo-esqueléticas, lo que sucede comúnmente con los niños “corvetas”. Fotografía de carácter ilustrativo. /Archivo

El Ministerio de Salud alertó este viernes nuevamente a la población en general sobre la peligrosidad de la venta de andaderas desde redes sociales. Salud catalogó tales a artículos de “peligro para la salud y la vida de los niños”.

Desde setiembre del 2017, señaló la cartera en un comunicado, se prohibió la importación, distribución, venta y publicidad de andaderas para niños (nuevas o usadas), por tal motivo está prohibida su venta en tiendas o mediante las redes sociales.

Sin embargo, su comercialización repuntó en plataformas sociales, advirtió Salud.

La entidad recordó que el uso de andaderas es inseguro para los niños en edad pediátrica porque favorecen o exponen al menor a lesiones de diferente grado, atrofia el desarrollo físico y motor de los niños e incluso su uso puede matarlos.

Apenas en marzo anterior, una bebé de 11 meses murió en el Hospital Nacional de Niños (HNN), donde ingresó delicada procedente de Osa, Puntarenas, tras caer en una cuneta cuando se movilizaba en andadera.

Un informe publicado por la Revista Boliviana de Pediatría determinó que los niños que usan andaderas presentan hasta 2,5 veces más probabilidades de experimentar un retraso en el inicio de la marcha.

La recomendación es respetar el proceso natural de los niños al aprender a caminar. En ese sentido, no es adecuado que se sostengan en dos pies, sin antes sentarse, gatear y pararse.

Asimismo, al gatear los bebés también reciben estímulos cognitivos y motores, que les servirán incluso cuando comiencen a escribir, debido a la coordinación ojo-mano.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, el uso de andaderas antes del primer año también puede provocar alteraciones músculo-esqueléticas, lo que sucede comúnmente con los niños “corvetas”.

El ministerio también insistió en que tampoco se deben regalar andaderas que todavía pudieran hallarse en viviendas.

“Por lo que si las poseen los más recomendable es llevarlas a los centros de acopio de residuos, para aprovechar los materiales de que están construidas mediante el reciclaje”, sugirió la entidad.

Salud enfatizó que las andaderas únicamente las usan niños cuando exista prescripción médica.

El Ministerio incluso llamó a denunciar a aquellos establecimientos, personas y empresas de los cuales se sospeche que venden andaderas. La denuncia puede presentarse en el Área Rectora de Salud más cercana o escribir al correo dac.denuncias@misalud.go.cr