Juan Fernando Lara. 29 julio
Los servicios de autobús deben pagar un canon por regulación a la Aresep. / Foto: Rafael Pacheco
Los servicios de autobús deben pagar un canon por regulación a la Aresep. / Foto: Rafael Pacheco

Desde el 2008, la Aresep introdujo el salario único (sin pluses) para los nuevos funcionarios como una medida de ahorro y razonabilidad del gasto.

Sin embargo, el gasto en sueldos para sus 322 empleados habrá aumentado un 34% en cinco años. Entre las causas, está un aumento en la cantidad de funcionarios.

Entre el 2014 y el 2019, el costo de los salarios pasará de ¢7.125 millones a ¢9.572 millones, sin incluir pagos de cargas sociales.

Actualmente, hay 102 funcionarios bajo régimen de salario base más pluses y otras 220 plazas dentro del régimen de salario global.

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) gastará el próximo año unos ¢23.305 millones en total, lo que implica un crecimiento de un 3,5% mayor con respecto al 2018.

Del dinero previsto, la remuneraciones devoran el 52,9% (¢12.329 millones), más que en el 2018, cuando representaron el 52,1% (¢11.719 millones), según el documento Proyecto de Cánones 2018.

La mayor parte del financiamiento de la Aresep proviene de los cánones que cobra a 70 entidades o empresas de servicio público por las labores de regulación, los cuales, a su vez, los trasladan a las tarifas que pagan los usuarios.

Por ejemplo, de los ¢23.305 millones para el próximo año, ¢16.582 millones los tomaría de los cánones, mientras que ¢6.723 millones restantes provendrían de superávits de períodos anteriores.

El mayor pago de remuneraciones responde al aumento en la cantidad de plazas, principalmente al ocurrido en el 2015 cuando se crearon 17, reconoció la Aresep.

No obstante, el pago de sobresueldos aún está en revisión para entregar a la Contraloría General de República (CGR).

“Es importante indicar que la Administración tiene control limitado sobre los montos correspondientes a pluses salariales como anualidad, carrera profesional o prohibición, porque están ligados a parámetros ya establecidos y a las condiciones particulares de las personas. Por lo tanto, la Administración está en la obligación de presupuestar los montos necesarios para hacer frente a los pagos que sufren un crecimiento de forma automática”, indicó el área de prensa de la Aresep ante consultas de este diario.

Según los voceros de prensa de la Aresep, la administración actual procura contener el gasto en remuneraciones y, para este presupuesto 2019, no se están incluyendo plazas nuevas “y no se está incrementando la cantidad de plazas por servicios especiales”.

Esta respuesta, sin embargo, viene luego de que en la página 52 del documento Proyecto de Cánones 2019 disponible en línea en la página de la CGR se indica cómo este 2018 consta la creación de 8 plazas por servicios especiales en la Dirección de Tecnologías de Información.

Las responsabilidades asignadas a esos funcionarios, según el documento, incluyen participar en el desarrollo de “sistemas estratégicos como el proyecto SIFA (Sistema de Información Financiero Administrativo) del área de Finanzas, y en el proyecto SGD (Sistema de Gestión Documental) del Departamento de Gestión Documental. Asimismo, tendrán la responsabilidad de brindar servicios de soporte”.

Para arriba

La principal característica de la remuneración única o global en el sector público es que los funcionarios bajo esa modalidad ya no devengan pluses o incentivos como anualidades, carrera profesional o prohibición; entre otras.

En su lugar, el salario global estima un salario para cada puesto a partir de estudios de mercado donde se procura que esa única remuneración sea competitiva con respecto al mismo salario en el sector privado.

Esto ocasiona que el salario global sea siempre más alto en comparación con el salario base devengado por otros funcionarios en puestos similares, aunque estos engrosan sus sueldos con pluses por trabajar en la entidad desde antes del 2008.

Por partida, las remuneraciones básicas (servicios especiales, suplencias y sueldos para puestos fijos incluido salario global) habrán crecido 37% en cinco años al pasar de ¢4.505 millones en el 2014 a ¢6.173 millones al 2019 (¢1.668 millones más).

Pluses y otros sobresueldos crecerían 29,7% de ¢2.620 millones en 2014 a ¢3.399 millones al 2019 (¢779 millones adicionales).

Entre los pluses que aún se pagan en la Aresep, los tres que más pesarán en el 2019 serán el pago de anualidades (remuneración por años servidos en el sector público) con ¢1.025 millones, la prohibición (compensación para quien tiene restricción para ejercer en otro sitio la profesión que ostenta en su cargo) con ¢425 millones y el salario escolar con ¢675 millones.

Esos tres sobresueldos suman ¢2.125 millones equivalentes al 62% de los ¢3.399 millones que se distribuirán el otro año en pluses.

La Aresep insistió en no es posible hacer recortes en partidas ligadas directamente con los pluses de los funcionarios porque se ajustan de manera automática de acuerdo con la normativa vigente.

“Por ejemplo, no está al alcance de la administración disminuir la cantidad de anualidades que cumplen los funcionarios y el monto correspondiente, ni tampoco es posible hacer un recorte en los montos para el pago de carrera profesional o disminuir los porcentajes por concepto de prohibición, a menos que se disminuya la cantidad de funcionarios de la institución que se encuentran en el régimen de salario base más pluses”, aclaró Prensa de la Aresep.