Servicios

Pilotos alertan de riesgos en aviones estatales durante viajes del presidente, primera dama y ministro

Trasladaron al mandatario en mayo de 2018, en una aeronave con el certificado de pesos y balances vencido. Entidad admite otros incidentes con Claudia Dobles y Rodolfo Méndez Mata

El 17 de mayo del 2018 el presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, viajó a Pérez Zeledón en un avión del Ministerio de Seguridad Pública que tenía vencido el certificado de peso y balance.

Esa situación, según los pilotos del Servicio de Vigilancia Aérea, Gustavo Abarca Amador y Miguel Jiménez Morales, “puso en peligro la vida de todos los ocupantes” de la aeronave.

Así lo expresaron en una carta enviada diez días después al ministro de Seguridad Pública, Michael Soto.

“El motivo de la presente es hacer de su conocimiento que dicha aeronave (MSP-003) no contaba con el certificado de peso y balance al día, procedimiento que es indispensable en nuestras aeronaves para estar operables”, aseveraron Abarca y Jiménez en el documento.

Los manuales de inspección de la Dirección General de Aviación Civil establecen que el peso y balance de los aviones debe revisarse, al menos, cada 36 meses, para garantizar la seguridad en los vuelos.

De acuerdo con los pilotos mencionados, el ministro de Seguridad Pública no contestó la nota, ni les dio una cita para explicarle el problema.

En los últimos tres años, según pilotos que pidieron no revelar sus nombres, también ocurrieron incidentes en viajes con la primera dama de la República, Claudia Dobles, y el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata.

En el caso de Dobles, la tripulación alertó, al momento del abordaje, de que una de las llantas del tren de aterrizaje tenía alambres expuestos.

Con Méndez Mata, enfrentaron problemas con el tren de aterrizaje, tuvieron que operarlo de forma manual y abortar el traslado a Limón para regresar a tierra y verificar el daño.

Juan Luis Vargas, director del Servicio de Vigilancia Aérea, admitió los hechos, pero minimizó su gravedad.

“La vida del presidente corrió peligro porque, según ellos, no se les hizo peso y balance. Le repito: si (el departamento) de mantenimiento le da visto bueno al avión para que salga, ese avión está aeronavegable”, dijo Vargas.

Sobre el evento con la primera dama, el jerarca rechazó el mal estado de la llanta.

“No estaba en alambres, eso lo dice el piloto, pero no estaba en alambres (...) Mantenimiento la daba en buen estado, pero se le dijo al piloto: ‘Está bien, se la vamos a cambiar para que vaya seguro’, pero estaba operable”.

Con respecto al percance con Méndez Mata, declaró lo siguiente:

“Según el reporte que tengo, el señor ministro (Méndez Mata) despega, el piloto hace maniobras de despegue y cuando mete el tren de aterrizaje tiene tres luces que le dicen si aseguró el tren o no. Una de las luces no encendió, el piloto determina, porque es su criterio, devolverse para que lo revisen; eso fue lo que pasó.

“Se regresaron sin ningún problema, hizo todo el protocolo de emergencia, lo que dice el manual y lo meten a Mantenimiento y le hacen reparaciones”.

El Servicio de Vigilancia Aérea no precisó la fecha de esos eventos.

La Nación reveló este lunes que los aviones estatales operan a pesar de múltiples reportes de fallas por parte de los pilotos.

Además, un mecánico se atrevió a denunciar, por escrito, en junio de 2020, presuntas irregularidades en los procesos de mantenimiento y reparación.

La semana pasada, este diario envió consultas al ministro de Seguridad Pública sobre este tema, pero al cierre de esta edición no había respondido.

Casa Presidencial confirmó que el presidente de la República viajó el 17 de mayo de 2018 en un avión del Ministerio de Seguridad Pública.

Desde que asumió el puesto, Alvarado ha viajado en 59 ocasiones en aeronaves estatales.

Por su parte, su esposa, Claudia Dobles, lo ha hecho en 34 oportunidades.

Fuera de circulación

La aeronave que trasladó al presidente el mayo de 2018 a Pérez Zeledón con el certificado de peso y balance desactualizado permanece sin uso desde febrero del presente año.

Se trata de un avión fabricado en 1983 modelo PA-31-350.

El Servicio de Vigilancia Aérea tomó esa decisión debido a los recortes en el presupuesto de mantenimiento.

En 2016, ese fondo era de ¢937 millones, pero en 2020 fue de apenas ¢111 millones.

Presupuesto en caída libre

FUENTE: MSP    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

“Hemos tomado la decisión, lamentablemente, de ir quitando aviones. Por ejemplo, el MSP-003 desde febrero ya no vuela, ni va a volar ¿Por qué? Porque es un avión que comercialmente ya está caducando, un avión con el límite de horas que ya está llegando a su fin, que cada vez que sale trae reportes, encarece mucho el mantenimiento y no hay dinero para estar reparando”, comentó Vargas.

En la actualidad, el MSP-003 permanece en un hangar en el aeropuerto Tobías Bolaños, en Pavas, junto a otros equipos en mal estado.

De las 17 aeronaves de la SVA, ocho están inoperables o en reparación desde hace varios meses; eso significa que el 47% de los equipos están fuera de servicio.

La mayoría de esos bienes fueron incautados durante operativos contra bandas de narcotraficantes.

Diego Bosque

Diego Bosque

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.