Patricia Recio. 10 septiembre
Las damas voluntarias del San Juan de Dios ayudaron en la repartición de comida y otras labores de atención de pacientes, ante la ausencia de enfermeras y personal de nutrición. Foto: Albert Marín.
Las damas voluntarias del San Juan de Dios ayudaron en la repartición de comida y otras labores de atención de pacientes, ante la ausencia de enfermeras y personal de nutrición. Foto: Albert Marín.

Johanning Quesada Umaña, lleva más de una semana internado a la espera de una cirugía prostática que le fue programada hace dos años y por la que tenía esperando más de 10 años.

Este lunes, era la fecha en que finalmente sería intervenido, sin embargo nuevamente deberá esperar pues el procedimiento se suspendió debido a que una parte del personal necesario para las cirugías se sumo a la huelga convocada por los sindicatos contra la reforma fiscal.

“Ahora tengo que esperarme hasta nuevo aviso, espero que no me den la salida sin la cirugía, yo quiero salir de aquí ya operado porque de lo contrario sería seguir esperando dos años más y a mi me urge la operación, la operación me la programaron hace dos años y desde ahí no me han vuelto a dar citas”, dijo Quesada.

(Video) Espera por cirugía

Los servicios de cirugía del Hospital San Juan de Dios, donde se encuentra Quesada, están entre los más afectados por el movimiento.

En total, ese centro médico debió suspender 60 operaciones programadas.

La falta de personal también retrasó el internamiento de unos 72 pacientes que al mediodía se encontraban en emergencias a la espera de ser ingresados.

Según la directora de ese centro médico, Ileana Balmaceda, también tuvieron faltante del 50% de los funcionarios de Nutrición, que se suplieron con la ayuda de las damas voluntarias.

“La máxima afectación ha sido enfermería, donde tenemos diezmado el hospital con un 60%; en sala de operaciones únicamente nos quedaron tres equipos de los 18, de esto tenemos concentrado las salas en Ginecoobstetricia y Emergencias (...) Recuperación se fue todo el personal. En este momento en emergencias hay 72 pacientes para ingresar” dijo la directora.

En tanto, las citas de consulta externa se estaban atendiendo en su mayoría, eso sí en algunos casos con menor agilidad.

En horas de la tarde, Balmaceda confirmó que la consulta se dio en su totalidad y que después de las 4 p.m. el número de salas de cirugía se redujo a dos.

Entre las medidas que implementó el centro médico se encuentra la contratacipon a terceros y tiempo extraordinario a través de personal sustituto interino.

Además se otorgaron permisos de 24 horas a los familiares de los pacientes internados para ayudar en el acompañamiento de los pacientes, debido a la ausencia de una importante parte del personal de enfermería.

En el caso del Hospital México, el panorama era distinto al que se ha visto en otros llamados a huelga.

Este lunes en ese centro médico la mayoría de servicios de consulta externa se encontraban habilitados.

Varios pacientes de especialidades como Radiología, Radioterapia, Oncología, Vascular periférico y Dermatología consultados por La Nación, confirmaron que no tuvieron problemas para ser atendidos e incluso el despacho de medicamentos se dio sin contratiempos.

Douglas Montero, director de ese hospital, manifestó que en ese centro se ausentó cerca del 40% del personal, pese a eso todos los servicios se encontraban trabajando.

“Los pacientes pueden venirse a las citas que tienen normalmente y les vamos a atender (...); personal de aseo se ausentó casi todo y de nutrición también pero lo hemos sustituido”, dijo el médico.

Aseguró que se da prioridad a los pacientes que vienen de zonas alejadas y se les reprograma a quienes viven más cerca.

Una de ellas fue Isabel Vargas Rodríguez, quien vive en San Rafael de Heredia.

La mujer de 76 años acudió a una cita de Densitometría Ósea, que corresponde cada dos años. No fue atendida pero por la falta de técnicos. Sin embargo, de una vez le reprogramaron la cita para el próximo 26 de diciembre.

“Nos dijeron que ellos están atendiendo pero los técnicos no. Ya me la cita de una vez para el 26 de diciembre a las 9 a. m.”, relató la hija.

En el México se laboró en casi todos los servicios, a diferencia de otras huelgas. Foto: Albert Marin.
En el México se laboró en casi todos los servicios, a diferencia de otras huelgas. Foto: Albert Marin.

La dinámica se repite en todas las áreas que en otras huelgas estuvieron vacías. Hay personal en Rayos X, Vascular Periféricom Nefrología y Otorrinolaringología.

En total, en México se suspendieron 17 de las 27 cirugías programadas para este lunes.

En el Hospital Calderón Guardia, el director, Taciano Lemos, afirmó que el plan de contingencia que echaron a andar propició que la afectación fuera mínima.

“Las consultas funcionan normalmente, no hay afectación en Medicina, ni consulta quirúrgica. Hicimos un plan con Farmacia que ha entregado los medicamentos por anticipación se están entregando los medicamentos (...) Emergencias está estable, tenemos siete quirófanos habilitados para el servicio de emergencias, ginecoobstetricia y otros casos que ameriten intervención inmediata”, dijo.

En ese hospital se mantuvieron habilitados siete de los 26 quirófanos, lo que implicó que se suspendieran 44 de las 50 cirugías ambultaorias que estaban programadas.

Lemos añadió que en este hospital se ausentaron más de 140 personas que tenían citas.

El Calderón Guardia instauró un plan de contingencia que le permitió dar continuidad a la mayoría de sus servicios. Foto de Albert Marín.
El Calderón Guardia instauró un plan de contingencia que le permitió dar continuidad a la mayoría de sus servicios. Foto de Albert Marín.

En el Hospital Max Peralta, según la directora, Krissia Díaz, la afectación se estimó en un 26%.

“El servicio más afectado es el de sala de operaciones. De las 9 que funcionan solo 3 están laborando. El resto de servicios estamos tratando de compensarlos para atender la demanda de pacientes", dijo.

Así lo constató una pareja de adultos mayores, quienes no quisieron identificarse. Ellos llegaron con una orden de internamiento y les recibieron todos los documentos. Quedaron en llamarlos entre lunes y martes. También se presentaron en Farmacia y aunque solo estaba un funcionario los atendieron “muy rápido”.

Entre tanto, en Guápiles, unos 60 empleados de Enfermería y Lavandería permanecían en la parte trasera del centro médico sin laborar, mientras que en el Ebáis de esa comunidad si acudió todo el personal.

En el Hospital San Rafael de Alajuela solo se mantenían funcionando tres de sus 10 quirófanos, según confirmó el director Francisco Pérez.

Además aseguró que en total el hospital tuvo una afectación de un 60% y un 50% en los casos de urgencia.

Marta Arias, acudió a ese establecimiento de salud a una cita de ginecología que le habían programado hace dos años.

Según dijo, no le dieron razón sobre la reprogramación de esa cita ni por un tac que necesita con urgencia.

De acuerdo con datos de la Caja Costarricense de Seguro Social, en un corte brindado a las 6 p.m. durante el primer día de huelga se atendió al 68,4% de las consultas programadas para este lunes.

En total se perdieron 5.763 citas, de las 23.223 programadas. En el caso de los servicios de cirugía solo se llevaron a cabo un 20% de los procedimientos que estaban agendados.

La mayor afectación se dio en los hospitales de San Carlos y Los Chiles , donde se cancelaron el 84% de las intervenciones, mientras que Limón fue donde se pudieron realizar más operaciones, y solo se canceló el 36%.

Fondo de emergencia

Desde la semana pasada, el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, adelantó que los directores hospitalarios contaban con planes de contingencia que se activarían conforme se midiera el impacto del movimiento.

Este lunes, el jerarca aseguró que declararon emergencia institucional, con lo cual tendrían acceso a un fondo de ¢30.000 millones que permitirá realizar contrataciones o compra de servicios o alimentos para los pacientes.

Macaya añadió que se le estaba brindando apoyo al Hospital San Juan de Dios, siendo que este fue uno de los hospitales más afectados.

Por su parte el gerente médico, Roberto Cervantes añadió que las previsiones tomadas les permitieron aminorar el impacto.

“Lo que hicimos fue aprovisionar con ropa que preparamos desde antes, los camiones salieron desde la semana pasada y tenemos contratos para ropa desechable, además las damas voluntarias de distintos hospitales nos ayudan”, dijo.

La institución además solicitó la declaratoria de ilegalidad del movimiento ante el Juzgado de Trabajo de San José, para la cual aportó “pruebas de la afectación en los servicios esenciales de salud y la lista de funcionarios que se unieron al movimiento durante el primer turno del lunes”.

El Juzgado dio tres días para que los sindicatos justifiquen. Estos son: Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca), Sindicato de Profesionales en Ciencias Médicas (Siprocimeca), Sindicato Nacional de Enfermería (Sinae). Asociación Nacional de Profesionales en Enfermería (ANPE) y Unión Médica Nacional.

Colaboraron los corresponsales: Keyna Calderón, Reiner Montero, Francisco Barrantes.