Ángela Ávalos. 29 septiembre
El nuevo edificio tendrá cerca de 70.000 metros cuadrados de construcción con 64 consultorios, 12 quirófanos, y 350 camas.
El nuevo edificio tendrá cerca de 70.000 metros cuadrados de construcción con 64 consultorios, 12 quirófanos, y 350 camas.

Casi diez años después de que el llamado terremoto de Nicoya asestara una estocada mortal al hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas, los casi 400.000 habitantes que dependen de sus servicios verían funcionando la nueva estructura sustituta.

Será a las puertas del 2022. No antes. La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tardó siete años para hacer los estudios, diseñar, planificar y adjudicar la obra, de $225 millones, que se financiará en parte con recursos propios y también con un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Este lunes será la firma del contrato entre las autoridades de la CCSS y el consorcio Van Der Laat y Jiménez-Ingelectra, que construirá y equipará el centro médico.

El terremoto de Nicoya, del 5 de setiembre del 2012, destruyó la torre del viejo hospital y obligó a reubicar los servicios en diferentes edificios en los alrededores de la llamada calle del hospital.

Pese a la severidad de los daños, el Monseñor Sanabria nunca dejó de funcionar.

En estos siete años, además, remodeló su servicio de Emergencias y realizó algunas obras temporales en espera de la nueva estructura. También se convirtió en modelo para la atención del parto humanizado en otros centros de la CCSS.

En Barranca

La Caja adquirió un terreno en Barranca de Puntarenas por casi ¢2.000 millones. Ahí se planea construir un edificio de 72.000 metros cuadrados, que duplicará el tamaño de los hospitales más nuevos que tiene la institución: el San Vicente de Paúl, en Heredia, y el San Rafael de Alajuela.

Ese terreno, perteneció al Consejo Nacional de Producción (CNP), y la Caja lo recibió como parte del pago del Estado por la deuda que mantiene con el Seguro de Salud.

Será un edificio totalmente digital y está previsto que cuando entre en funcionamiento tenga segundo turno en consulta externa, procedimientos y exámenes diagnósticos y cirugías programadas.

Este nuevo hospital, brindará servicios como Cardiología y quimioterapia, para ahorrar a los pacientes de la provincia los largos y extenuantes viajes hacia la capital, pues actualmente deben acudir al Hospital México, en San José, para tener acceso a la atención en esas especialidades.

“Es el proyecto hospitalario más grande que va a tener la CCSS después del Hospital México”, comentó en mayo la gerenta de infraestructura y tecnología de la Caja, Gabriela Murillo Jenkins. El hospital de La Uruca cumplió en setiembre medio siglo.

Jorge Granados Soto, director de Arquitectura e Ingeniería de la CCSS, explicó que el nuevo Monseñor Sanabria será un conjunto de diez edificios de cinco niveles y tendrá 350 camas de hospitalización; se iniciará con la asignación de 300 durante la apertura y se ampliará a 350 camas para el 2030.

Entre los servicios que tendrá están 12 quirófanos, 64 consultorios de consulta externa, cuatro salas de parto y 43 camas de observación en Emergencias.

Mario Ruiz Cubillo, gerente médico de la CCSS, aseguró que la nueva obra mejorará la calidad y la oportunidad de la atención que se ofrece a la población porteña, que tendrá los servicios más cerca de su lugar de residencia.