Salud

Paciente habría muerto por uso de supuesto anestésico contaminado

Caso fue reportado por el Hospital San Juan de Dios al Ministerio de Salud el 26 de abril; este viernes se normalizarían cirugías ambulatorias en hospitales con ingreso de producto comprado de urgencia

Un paciente habría muerto luego de una cirugía a consecuencia del uso de un anestésico supuestamente contaminado.

Este es el reporte que el Hospital San Juan de Dios hizo el 26 de abril al Ministerio de Salud, cuando notificó el "desenlace mortal" de una supuesta reacción adversa al medicamento Propofol, utilizado para inducir a la anestesia en operaciones y exámenes diagnósticos.

La notificación se hizo vía telefónica, según consta en el oficio DRPIS-UNC-XVC-1132-04-2018, del 30 de abril.

El documento fue enviado por Jennifer Lee Alvarado, jefa de la Unidad de Normalización y Control del Ministerio de Salud, a Angélica Vargas Camacho, jefa del Área de Medicamentos y Terapéutica Clínica, de la CCSS.

El documento, del cual tiene copia La Nación, no especifica otras características del paciente afectado, como sexo, edad, padecimiento y procedimiento que se le realizó.

Sin embargo, documenta las notificaciones de eventos adversos reportados por los hospitales San Juan de Dios, Nacional Psiquiátrico y Calderón Guardia desde enero de este año, las cuales aumentan en frecuencia a partir del 13 de abril, y estarían vinculadas al uso del Propofol.

Estas notificaciones dieron pie a la recomendación precautoria del Ministerio de Salud, para dejar de utilizar ese producto mientras el Laboratorio de Normas y Calidad de Medicamentos, de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), analiza todos los lotes del fármaco.

Desde el lunes 30 de abril, los hospitales de la Caja suspendieron operaciones y exámenes ambulatorios en los que se requiere el uso de ese producto. En promedio, cada hospital deja de hacer unos 20 procedimientos diarios por esta causa.

El funcionamiento normal de los centros médicos se reiniciará este viernes, luego de que la CCSS adquiriera, en tiempo récord, 3.500 frascos del producto en el mercado local. Estos serán distribuidos en los hospitales México, San Juan de Dios, Calderón Guardia y el Nacional de Niños.

Un adelanto de 66.000 frascos de una compra de 132.000 realizada de emergencia, ingresarán el miércoles 9 de mayo, informó la CCSS.

Pacientes a UCI y bacterias aisladas

Según el documento del Ministerio de Salud, las reacciones adversas afectarían no solo a pacientes sometidos a exámenes diagnósticos, como gastroscopias, colonoscopias o broncoscopias, y cirugías ambulatorias (que no requieren internamiento), como ha informado la CCSS.

También se pudo documentar la posible afectación de enfermos a quienes se les realizaron operaciones complejas, como intervenciones del corazón.

Los primeros dos casos que menciona Salud datan del 22 de enero anterior. Se trata de pacientes del Hospital Nacional Psiquiátrico que experimentaron zarpullidos tras el uso de Propofol. El informe no especifica el tratamiento que les hicieron.

Los siguientes tres casos fueron notificados el 13 de abril por el Hospital San Juan de Dios, a pacientes a quienes se les realizaron gastroscopias y colonoscopias. Estas personas experimentaron síntomas como malestar general, escalofríos y zarpullidos, luego del procedimiento.

La situación de dos de estos pacientes desmejoró a tal punto que fueron ingresados a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con un shock séptico (infección generalizada).

En uno de ellos se aisló la bacteria Burkholderia cepacia.

Seis días después (el 19 de abril), Salud recibe el reporte del Hospital Calderón Guardia, donde se le informa de otras dos reacciones adversas aparentemente vinculadas al uso del mismo medicamento, con crisis hemodinámicas (presión arterial y otros signos de función cardíaca alterados) y shock no especificado.

Adicionalmente, se reportan alteraciones de las características físicas del producto, las cuales son mencionadas por personal de Farmacia durante una visita de personal del Ministerio de Salud al San Juan de Dios, el 24 de abril.

El presidente ejecutivo de la CCSS y gerente interino del área médica, Fernando Llorca Castro, reiteró que todos estos casos corresponden a sospechas que no pueden ser relacionadas directamente con el uso del producto.

Llorca insistió en que el asunto todavía está bajo investigación, pues aún no están los resultados de laboratorio que podrían confirmar si el medicamento está o no contaminado.

"Algunos casos como estos levantaron las alarmas como debe ser en una institución como la nuestra. Se actúo correctamente de acuerdo a los procedimientos recomendados dentro de las buenas prácticas de farmacovigilancia.

"Insisto que ante la duda fue que se retiraron los lotes que podrían haber estado involucrados. Hoy se adquirieron nuevos productos que ya fueron distribuidos y en ese sentido se normaliza la situación a partir de mañana (viernes)", dijo Llorca.

El funcionario explicó que cada situación se está revisando pues las infecciones registradas en cinco de los nueve eventos notificados, también pudieron tener otras fuentes.

Según información de la CCSS, durante el primer trimestre de 2018, más de 7.200 pacientes recibieron Propofol en toda la red de servicios. Hasta ahora, solo se han reportado problemas en nueve personas.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.