Salud

Mordeduras de serpientes en Costa Rica se concentran en 8 regiones

Desde 2015, la cantidad de casos se ha reducido a la mitad; mayoría de emergencias son atendidas en Pérez Zeledón y Limón

Casi el 70% de las hospitalizaciones por mordeduras de serpientes venenosas se concentran en ocho regiones del país, de acuerdo con datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

De los 25 centros médicos públicos, el hospital Fernando Escalante Pradilla, de Pérez Zeledón, fue el que más pacientes atendió por mordeduras entre el 2015 y el 2021. Allí, la CCSS auxilió 240 de los 1.935 casos reportados, para un 12,4%.

Le siguen los centros médicos de Tony Facio Castro (Limón), San Carlos (San Carlos), Manuel Mora Valverde (Golfito), Tomás Casas Casajús (Osa), William Allen (Turrialba), Max Terán (Quepos) y Monseñor Sanabria (Puntarenas).

Estos ocho hospitales atendieron más de 1.300 casos juntos, equivalentes al 67,8% del total.

Los egresos hospitalarios por mordeduras de serpientes venenosas son cada vez menos frecuentes en los centros médicos de la CCSS.

Desde el 2015 a la fecha, la cantidad de casos se ha reducido en un 46%, pasando de 360 emergencias anuales a un total de 195 al corte del año anterior, según datos proporcionados por la Caja a este diario.

Eso quiere decir que hace siete años se atendía casi un paciente al día y ahora la cifra con costos llega a uno cada dos.

El hospital de Pérez Zeledón, por ejemplo, atendió 65 casos hace siete años y, el año pasado, solo 18.

Respecto a las defunciones, 11 personas han fallecido por la mordedura de una serpiente venenosa desde 2015. La mayoría en el hospital de Pérez Zeledón.

Eso significa que, del total de emergencias que se han atendido desde esa fecha (1.935), un 0,5% de las víctimas ha fallecido.

La mayoría de pacientes atendidos por mordeduras de serpientes son hombres (1.405), que triplican la cantidad de casos de mujeres (530). En ambos sexos, las emergencias han disminuido con el paso de los años.

Por rango de edad, predominan los pacientes entre 20 y 44 años, seguidos de los adultos mayores (principalmente hombres). Además, hasta la fecha, cinco bebés menores de un año han sido auxiliados.

Sin embargo, el Instituto Clodomiro Picado señala que no todos los casos llegan a hospitales y que, según sus datos, anualmente se registran alrededor de 600 ataques de serpientes venenosas en todo el país.

- Utilizar calzado de hule o cuero hasta la altura de la rodilla cuando se camina por zonas donde habitan las serpientes

- Caminar con cuidado, ya que la mayoría de mordeduras ocurren en los pies o piernas cuando se les pisa

- No introducir manos y pies directamente en huecos de árboles, cuevas o debajo de piedras o ramas

- Utilizar instrumentos para remover escombros y malezas, que son los lugares donde más se esconden

- Ir acompañado de otra persona que pueda auxiliar en caso de algún accidente

- Tener cuidado a la hora de recolectar frutas, pues algunas serpientes viven en árboles y arbustos

- Si se encuentra una serpiente en el campo, aléjese, no la moleste y no intente atraparla

- Controle poblaciones de roedores en bodegas, fincas y lotes baldíos, ya que son de sus principales presas para alimentarse

- Ofrezca estos consejos a niños y jóvenes para que sepan cómo evitar mordeduras

Los centros que han atendido menos casos son aquellos que se encuentran en la parte central y urbana del país, como el Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia que solo ha auxiliado a ocho personas en todo el periodo, y el Hospital Nacional de Niños que ha salvado la vida a tres menores desde el 2015.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.