Salud

Qué hacer y qué evitar si es atacado por una serpiente

En Costa Rica hay 23 tipos ‘potencialmente letales’. La más temida es la terciopelo, cuya mordedura costó la vida, este jueves, a un atleta de Olimpiadas Especiales

Fallecer por la mordedura de una serpiente venenosa es poco común en Costa Rica. De acuerdo con el Instituto Clodomiro Picado, anualmente se registran alrededor de 600 casos de estos ataques, pero solo entre uno y dos provocan la muerte. Los afectados, sin embargo, pueden quedar con secuelas permanentes.

¿Cómo evitar y qué hacer en estas situaciones? En primer lugar, se debe tomar en cuenta que dos terceras partes de los reptiles que habitan el territorio nacional son serpientes. Estas se dividen en 140 especies de 11 familias, de las cuales únicamente dos se consideran “potencialmente letales” para el ser humano: la Elapidae y la Viperidae, que juntas acogen a un total de 23 clases distintas y muy particulares. La primera categoría reúne a las famosas “corales” y la segunda a ejemplares como la temida “terciopelo”, común en el país.

De las Viperidae, lo más característico es la presencia de fosetas loreales capaces de percibir calor, su cabeza en forma triangular y la apariencia áspera de las escamas. Su veneno daña el músculo y provoca hemorragias.

Del grupo de las corales se destaca que son pequeñas y delgadas, el patrón de coloración R-A-N-A (rojo, amarillo, negro, amarillo) en todo su cuerpo y sus tonos brillantes. El veneno genera efectos neurotóxicos.

Otro aspecto importante de conocer es que las serpientes venenosas se diferencian de las convencionales porque tienen pupila elíptica, escamas pequeñas, figuras geométricas, cola corta y gruesa, colmillos delanteros retráctiles y deambulan principalmente en la noche. Se encuentran a menudo en zonas húmedas y boscosas.

En Costa Rica, estas especies están protegidas por la Ley de Conservación de Fauna Silvestre N.° 6919, por lo que la primera recomendación es no hacerles daño ni mucho menos matarlas. Por lo tanto, se pueden seguir varios pasos para evitar mordeduras y al mismo tiempo contribuir con la protección del ambiente y el equilibrio natural de estas poblaciones. La Nación recopiló esta serie de advertencias para mitigar las consecuencias de toparse con alguno de estos animales en el país.

- Utilizar calzado de hule o cuero hasta la altura de la rodilla cuando se camina por zonas donde estas habitan

- Caminar con cuidado, ya que la mayoría de mordeduras ocurren en los pies o piernas cuando se les pisa

- No introducir manos y pies directamente en huecos de árboles, cuevas o debajo de piedras o ramas

- Utilizar instrumentos para remover escombros y malezas, que son los lugares donde más se esconden

- Ir acompañado de otra persona que pueda auxiliar en caso de algún accidente

- Tener cuidado a la hora de recolectar frutas, pues algunas serpientes viven en árboles y arbustos

- Si se encuentra una serpiente en el campo, aléjese, no la moleste y no intente atraparla

- Controle poblaciones de roedores en bodegas, fincas y lotes baldíos, ya que son de sus principales presas para alimentarse

- Ofrezca estos consejos a niños y jóvenes para que sepan cómo evitar mordeduras

- Trate de identificar el tipo de serpiente y luego aléjese de ella

- Mantenga la calma y tome reposo

- Limpie la zona mordida con jabón para desinfectarla

- Quítese cualquier torniquete que tenga en la zona

- Hidrátese

- Inmovilice la extremidad mordida

- Y lo más importante: trasládese lo más rápido posible a un hospital o centro de salud para recibir el suero antiofídico. No es necesario llevar la serpiente al hospital para que se le identifique, el personal médico determinará cuál es el tratamiento que se debe aplicar basándose en los signos y síntomas que presenta la persona.

- No realice incisiones en el sitio de la mordedura, ya que el riesgo de infección y el sangrado se verán favorecidos

- Evite los torniquetes, ya que dificultan la irrigación sanguínea y, por consiguiente, causan daño al tejido muscular

- No coloque compresas frías o hielo en la herida porque podrían empeorar las lesiones ocasionadas por el veneno

- No administre sustancias químicas ni extractos de plantas o animales por ninguna vía, porque hasta el momento no se ha demostrado científicamente su eficacia y el tiempo que se pierde en realizar este tipo de tratamientos es contraproducente

- No administre bebidas alcohólicas en la herida

- No succione con la boca, ya que esto podría favorecer infecciones en el sitio de la mordedura

Según el Instituto Clodomiro Picado, con la terciopelo (bothrops asper) es con la que se debe extremar cuidados, ya que no es solo una de las más abundantes en el país sino que también la responsables de más del 50% de los accidentes ofídicos en la región. Precisamente, este jueves se registró el fallecimiento del medallista de Olimpiadas Especiales Jeikol Gómez Calderón, quien luchó por su vida durante dos semanas luego de ser mordido por esa serpiente, como confirmó la organización.

Esta víbora que alcanza los 2.5 metros de longitud se distribuye por el Caribe desde el noreste de México hasta Venezuela y desde el Pacífico central de Costa Rica hasta las tierras bajas del Pacífico de Colombia y Ecuador. En nuestro país, es abundante en las tierras bajas y húmedas del Pacífico y Caribe, aunque la especie puede situarse a casi 1.500 metros de elevación. Puede dar a luz hasta 90 crías, adaptarse a ambientes perturbados y se encuentra en tierras bajas y húmedas.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.