Ángela Ávalos. 12 agosto
La mujer de 95 años llegó al Hospital Calderón Guardia el día que comenzó la huelga. La llevaron al descubrirle un hueco en la piel, justo encima del marcapasos que le colocaron hace seis años. Foto: Cortesía de Gerardo Fuentes.
La mujer de 95 años llegó al Hospital Calderón Guardia el día que comenzó la huelga. La llevaron al descubrirle un hueco en la piel, justo encima del marcapasos que le colocaron hace seis años. Foto: Cortesía de Gerardo Fuentes.

“Solicito la ayuda de cualquier persona para que operen a mi madre, Isabel Ramírez Hernández, cama 125, cuarto piso del Hospital Calderón Guardia”.

Este fue el mensaje de Gerardo Fuentes para dar a conocer el caso de su mamá, una maestra pensionada de 95 años que tiene ocho días de esperar por un cambio de marcapasos, pues se le hizo un hueco en la pie encima del dispositivo.

Ella ingresó al Calderón desde el lunes pasado, justo el día que comenzó la huelga de los funcionarios de la salud.

De acuerdo con la versión de su pariente, el cirujano está está en sus labores, lo mismo que el personal de Enfermería, pero para realizar el procedimiento hace falta un técnico en Informática que está unido al movimiento de protesta.

“Hay que venir aquí al hospital para ver los rostros de angustia de la gente, no solo es mi mamá. Aquí hay pasillos con gente esperando desde hace días”, manifestó Fuentes.

A ellos les dijeron que tal vez este lunes, por eso la paciente quedó en ayunas, pero pasó el día y no hubo procedimiento. La urgencia es cambiar el dispositivo que ayuda a controlar los latidos del corazón.

“Mi mamá quiere vivir, cualquiera puede decir que ya ha vivido mucho, pero mi mamá tiene muchas ganas de vivir. Es una señora muy desenvuelta, aunque hoy la noté muy deprimida”, relató don Gerardo, el mayor de los cuatro hijos de la educadora.

Taciano Lemos, director general del Hospital Calderón Guardia, aseguró que la atención de doña Isabel está dentro de los “protocolos clínicos preestablecidos”.

Según explicó, no se trata de un caso meramente quirúrgico, sino que ella requiere un tratamiento que implica estabilización y curación de herida.

“La señora adulta mayor, con todo un trasfondo clínico que tiene que ser controlada, para luego hacerla reubicación del marcapasos”, manifestó en un audio enviado por la Oficina de Prensa ante consultas de este medio.

Lemos insistió en que ella recibe en este momento la atención adecuada, sin hacer referencia a posibles inconvenientes por la protesta.

Cumpleaños 96

Los familiares de doña Isaben se dieron cuenta del hueco que dejó expuesto el marcapasos el domingo anterior, cuando iban para misa de 11 a. m. en barrio Pinto, Montes de Oca.

Ella mencionó que tenía una molestia y al revisar, descubrieron la abertura, justo encima de donde está el dispositivo que le colocaron seis años atrás.

Doña Isabel fue maestra de la escuela Napoleón Quesada, en Zapote, graduada de la Escuela Normal, y décadas atrás, también sindicalista, recordó su hijo.

“Estoy haciendo un llamado de auxilio, para que se haga algo por ella” , añadió, con la esperanza de poder celebrarle a su mamá los 96 años, el 17 de agosto.

La mujer, además, es sobreviviente de cáncer de estómago, al que le ganó la batalla hace 14 años.

,