Salud

¿Cómo puede un patrono de empleada doméstica ahorrar hasta 40% en seguro de CCSS?

Desde mayo de 2017, el aseguramiento de trabajadoras domésticas tiene un menor costo para los empleadores. Eso sí, hay que cumplir con ciertos requisitos para optar y mantener el beneficio

Los patronos de empleadas domésticas tienen hoy menos excusas para asegurar a sus trabajadoras. Desde julio del 2017, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) facilita a los empleadores la posibilidad de optar por la base mínima contributiva reducida (BMCR) como un incentivo para el aseguramiento de estas trabajadoras.

Se trata de un beneficio que le puede generar a los patronos ahorros o reducciones en el costo del aseguramiento, que van de un 10% hasta un 40% de la facturación, en comparación con los costos que tendrían si usan la base mínima del resto de la población patronal.

El objetivo principal de este beneficio es ampliar la cobertura contributiva de las trabajadoras domésticas con un régimen especial para los patronos, particularmente para quienes las contratan en jornadas inferiores a las completas (por horas), y para garantizar una modalidad de aseguramiento cuyo costo sea más factible pagar.

Los patronos, eso sí, deben cumplir varios requisitos para solicitar y mantener el beneficio. Uno de los más importantes es la actualización mensual de la planilla. Olvidar este paso conlleva a la pérdida del beneficio y, en consecuencia, ver multiplicado varias veces el costo de aseguramiento.

Con aporte de la Dirección del Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere), de la CCSS, se elaboró la siguiente guía.

– La base mínima contributiva reducida (BMCR) equivale a montos fijados como un porcentaje o proporción de la Base Mínima Contributiva (BMC). Está relacionada con el salario reportado únicamente para las trabajadoras domésticas. En la actualidad, la Base Mínima Contributiva que se aplica para todos los patronos es de ¢303.253 para el Seguro de Salud y ¢283.841 para el Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte.

La Base Mínima Contributiva Reducida es un 50% de la Base Mínima Contributiva en el Seguro de Salud (¢151.627), mientras que en IVM se utiliza una escala que inicia en un 40% de la Base Mínima Contributiva de IVM (¢113.536), y que aumenta en un 10% hasta alcanzar el monto de la Base Mínima Contributiva de ese seguro. A continuación, se muestra la escala completa vigente en la actualidad:

DesdeHastaBase de cálculo
₡0.00₡113.536₡113.536
₡113.537₡141.921₡141.921
₡141.922₡170.305₡170.305
₡170.306₡198.689₡198.689
₡198.690₡227.073₡227.073
₡227.074.₡255.457₡255.457
₡255.458₡269.649₡269.649
₡269.650₡283.841₡283.841

– Cuando un patrono cumple los requisitos establecidos en el Reglamento para la inscripción de patronos y el aseguramiento contributivo de las trabajadoras domésticas para la aplicación de la Base Mínima Contributiva Reducida, el cálculo de las cargas sociales de la planilla asociadas al Seguro de Salud y al Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte se realizará utilizando como tope la Base Mínima Contributiva Reducida de Servicio Doméstico. Esto, en los casos en que el salario reportado sea menor a dicho límite.

Por ejemplo, una servidora doméstica que gane ¢150.000 al mes se facturará utilizando la base mínima contributiva reducida de servicio doméstico. Para el seguro de salud, se utilizaría la base de cálculo de ¢151.627 (base mínima contributiva reducida en Seguro de Salud), y en el seguro de Invalidez, Vejez y Muerte, sobre la base de ¢170.305 (escala 3, que contempla salarios entre ¢141.992 y ¢170.305). Para cualquier otra planilla, un trabajador reportado por ¢150.000 se facturaría, en el seguro de salud, sobre la base de ¢303.253 y en el seguro de Invalidez, Vejez y Muerte, sobre la base de ¢283.841.

– Los patronos físicos que emplean una o más trabajadoras domésticas y que aparecen como patronos de servicio doméstico en los registros de la CCSS.

– El Reglamento para la Inscripción de patronos y el aseguramiento contributivo de las Trabajadoras Domésticas define que la Base Mínima Contributiva Reducida se aplica a los trabajadores o trabajadoras domésticas. Este trabajador es aquel que hace labores de limpieza, cocina, lavado, planchado y demás labores propias de un hogar o casa particular, incluido el cuido no especializado de personas, sea como actividad principal o complementaria.

No se consideran trabajadores domésticos las trabajadoras de limpieza o similares de establecimientos comerciales y/o empresariales; las trabajadoras de limpieza o similares aseguradas por una persona jurídica; los servicios de jardinería, mantenimiento, vigilancia o que se desempeñan como choferes brindados por proveedores independientes o empresas; y las cuidadoras especializadas en la atención de adultos mayores, niños y personas con discapacidad.

  • Estar al día con el pago de las obligaciones de la CCSS.
  • Domiciliar una cuenta bancaria registrada a su nombre para que la CCSS cobre las cargas sociales de forma automática y segura. A través de la domiciliación de la cuenta, el patrono autoriza a la CCSS para el día que corresponde a la fecha límite de vencimiento de la factura, se transfiera el monto de la cuenta bancaria registrada a su nombre a las cuentas corrientes de la CCSS. La cancelación se registra en el Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere). El registro de la cuenta IBAN no limita al patrono de pagar su planilla por otros mecanismos (plataformas físicas y electrónicas de recaudadores externos).
  • Reportar en planillas de la CCSS un salario de la trabajadora doméstica que sea, al menos, proporcional a la jornada laboral que cumple con el salario mínimo de ley establecido para el servicio doméstico.
  • Aportar los datos de contacto de la trabajadora doméstica (correo electrónico y número de teléfono), y mantener esa información actualizada a través de la plataforma web de la CCSS denominada Oficina Virtual CCSS.
  • Todos los requisitos se deben cumplir mes a mes.

– Los patronos que no realizan regularmente la presentación de su planilla a través de la Oficina Virtual CCSS, podrían incumplir el requisito relacionado con la actualización de datos de contacto de la trabajadora doméstica en los plazos en que les corresponde. La no actualización de esos datos es una causa de exclusión temporal del esquema de beneficios de la Base Mínima Contributiva Reducida de Servicio Doméstico.

La CCSS recomienda a los patronos, incluidos los de servicio doméstico, presentar mes a mes su planilla para evitar una omisión en el proceso de actualización de datos y verificar que la información se mantenga correcta. La plataforma web emite un aviso al usuario cuando ingresa a la Oficina Virtual CCSS indicándole que requiere actualizar datos para mantener el beneficio de la Base Mínima Contributiva Reducida de Servicio Doméstico.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.