Ángela Ávalos. Hace 3 días
Esta imagen, del año pasado, es de una de las camas de Cuidados Intensivos habilitadas en el Hospital San Juan de Dios para atender a pacientes con covid-19. Foto: Archivo/HSJD para LN
Esta imagen, del año pasado, es de una de las camas de Cuidados Intensivos habilitadas en el Hospital San Juan de Dios para atender a pacientes con covid-19. Foto: Archivo/HSJD para LN

Los hospitales de la Caja disponen de 3.324 bolsas para cadáveres y otras 1.000 vienen en camino, como previsión ante el incremento exponencial de enfermos de covid-19 de las últimas seis semanas.

En el caso de los fallecimientos relacionados con la covid-19, se requieren dos bolsas de nivel de bioseguridad 3 por cadáver.

Según informó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a solicitud de este medio, esto significa que hay 1.662 pares de bolsas disponibles (3.324 unidades), y otros 500 pares (1.000 bolsas) ingresarán al país en próximas semanas.

No trascendió el monto de estas compras.

Hasta el 30 de abril, el Ministerio de Salud había confirmado el fallecimiento por causas relacionadas a la covid-19, de 3.231 personas en todo el territorio.

Para cumplir con la disposición segura de estos cuerpos establecida por los protocolos sanitarios, tanto del Ministerio de Salud como de la Caja, se habrían requerido 6.462 bolsas especiales.

La CCSS ya había adquirido 3.000 unidades a inicios de la emergencia nacional por la pandemia.

En su momento, el gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz Cubillo, manifestó su deseo de que nunca se tuvieran que usar esas bolsas. La declaración la hizo en una de las primeras conferencias de prensa sobre esta emergencia, cuando todavía esas comunicaciones se realizaban desde el Ministerio de Salud.

Pero la situación dio un giro, y la CCSS tuvo que realizar otra compra de 6.000 unidades, cuya entrega se continúa dando según demanda.

El presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya Hayes, confirmó ante consulta de este medio que la primera compra de 3.000 bolsas hacía mucho tiempo que se había agotado.

“Cuando se compran 3.000 bolsas son para 1.500 cadáveres. Esto se superó hace varios meses. Se han hecho dos compras adicionales.

“En esto, lo importante idealmente es no tener que comprar bolsas”, reconoció Macaya, quien continúa insistiendo en su mensaje sobre la urgencia de cambiar el comportamiento para prevenir enfermos y muertes por esta causa.

Tanto Macaya como Ruiz han advertido que la mortalidad por causas relacionadas con la covid-19 aumentará si no hay un cambio sustancial en el cumplimiento de los protocolos sanitarios recomendados para la población en general (lavado de manos, uso de mascarillas, distanciamiento físico).

Además, advierten, también se podría incrementar la mortalidad por las llamadas “causas no covid”: al estar los hospitales saturados por la pandemia, personas con otras enfermedades podrían ver afectada su atención y poner en riesgo su vida.

A mediados del año pasado, hospitales como el Calderón Guardia (en la imagen) recibieron contenedores para mantener cadáveres de personas cuya muerte está relacionada con la covid-19. Foto: Archivo/CCSS
A mediados del año pasado, hospitales como el Calderón Guardia (en la imagen) recibieron contenedores para mantener cadáveres de personas cuya muerte está relacionada con la covid-19. Foto: Archivo/CCSS
Saturación

Las autoridades de la CCSS, encabezadas por Macaya y Mario Ruiz Cubillo, reconocieron la saturación de los hospitales en una conferencia de prensa realizada el 27 de abril.

La cifra de casos nuevos de covid-19 no ha dejado de crecer, sobre todo en la última semana de abril, con cifras que superan los 2.700 casos nuevos confirmados cada día, y número de fallecidos que se acercan a las 20 personas diarias.

Los hospitales, mientras tanto, reportan ocupaciones cercanas al 95% en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

La CCSS, en coordinación con el Ministerio de Salud, estableció lineamientos bioéticos y también de bioseguridad para la disposición de los cadáveres.

“Esa entrega de cuerpos está estipulada en que no sea mayor a 24 horas y que a las 36 horas ese cuerpo esté enterrado. Antes de covid, un cuerpo podría quedarse en el servicio de Patología hasta un mes mientras se hacía la búsqueda de familiares; se mantenía preservado en soluciones químicas porque no era un riesgo potencial”, manifestó, en agosto del 2020, Ruy Vargas Baldares, coordinador de la comisión nacional de paciente fallecido por covid, de la CCSS.

Todas estas medidas, dijo entonces Vargas, buscan cortar posibles cadenas de transmisión.

Desde setiembre, varios hospitales nacionales instalaron también contenedores con refrigeración para el mantenimiento de cadáveres, en caso de que se saturen las morgues hospitalarias. En ese entonces, la cifra de fallecidos por causas relacionadas con la covid era de 581 personas.