Salud

CCSS denuncia en Fiscalía presuntas irregularidades en vuelos chárter contratados para traer donación china

Cuestionamientos de ‘La Nación’ y alerta anónima obligaron a Auditoría a anular informe de mayo que descartó anomalías

8 de mayo: La Caja envió un comunicado de prensa titulado “Auditoría de la CCSS confirma que contratación de servicio chárter fue trasparente y apegada a la legalidad”.

Sin embargo, ahora, ante cuestionamientos de La Nación y una alerta anónima, la Auditoría Interna admitió que se vio obligada a desacreditar ese informe.

El director de la Auditoría, Ólger Sánchez Carrillo, confirmó que ante varias preguntas de este diario y el reporte anónimo, descubrieron aparentes irregularidades en la contratación, en abril, de tres vuelos chárter por $1,2 millones para traer desde China equipos de protección personal contra la covid-19 donados por ese país.

Estos hallazgos motivaron la presentación de dos denuncias penales por presuntas irregularidades, informó Sánchez.

Las dudas de La Nación fueron enviadas al funcionario el miércoles 9 de diciembre a las 12:21 p. m..

Una de las interrogantes era sobre las razones por las cuales el informe de la Auditoría, fechado el 6 de mayo, y enviado a la Fiscalía, omitió información clave sobre la contratación de los tres vuelos a la empresa de logística DHL, también sobre la presentación de ofertas fuera de plazo y el aumento en el costo de los vuelos.

También se cuestionó por qué Hans Vindas Céspedes, asesor de la Gerencia de Logística, elaboró los requisitos para la contratación del servicio aéreo y evaluó las ofertas si la Caja cuenta con una Dirección de Aprovisionamiento de Bienes y Servicios para esas funciones.

Vindas está suspendido desde agosto mientras avanzan investigaciones administrativas en su contra por supuestas anomalías en la compra de millones de mascarillas.

Esas omisiones del informe presentado por la CCSS en mayo llevaron a la Fiscalía a descartar la apertura de una causa penal, como lo informó esa autoridad judicial a este diario el 16 de noviembre.

Textualmente, la respuesta del Ministerio Público decía: “El documento (de la CCSS) fue revisado por la Fiscalía Anticorrupción y, luego de un minucioso análisis, no se ubicaron indicios que hicieran presumir la posible comisión de un delito y que ameritara una investigación, por lo que no se ordenó la apertura de una causa”.

Asimismo, el 8 de mayo, en conferencia de prensa, el presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya, aseguró que no había ninguna irregularidad en la contratación de vuelos desde China.

No obstante, según Sánchez, la alerta anónima más las preguntas de La Nación obligaron a un nuevo análisis y a la presentación de las denuncias tras detectar posibles faltas.

“Influyeron dos aspectos: la denuncia anónima que nosotros recibimos sobre la mercancía que venía en el vuelo y también las consultas periodísticas que me llevaron a mí, en lo personal, a hacer una revisión exhaustiva de todo el expediente, un análisis y confrontación con los funcionarios que emitieron el criterio originalmente y esto nos lleva a concluir que, efectivamente, teníamos que efectuar una adición, una aclaración y una ampliación del criterio que originalmente se emitió”, declaró Sánchez.

El informe del 6 de mayo fue firmado por Sánchez y elaborado por el jefe del Área de Contratación Administrativa de la Auditoría Interna de la CCSS.

Ahora, con el viraje que se da en el caso, el 10 de diciembre la Auditoría planteó una primera denuncia por aparentes anomalías halladas en la mercancía traída al país en esos vuelos, contratados a DHL y ejecutados en aviones de Aeroméxico que salieron desde Shangai con la carga.

En las naves se debía traer únicamente equipo de protección personal donado por el Gobierno chino para los trabajadores hospitalarios dedicados a la atención de la pandemia. Incluso, la Contraloría General de la República especificó la lista de productos que serían traídos por esa vía.

Según Sánchez, existen indicios de que se transportaron mercancías que no fueron autorizadas por el órgano contralor. Esos productos pertenecerían a otros proveedores de la Caja, es decir, empresas particulares.

No obstante, dichos proveedores ya habían cobrado en sus cotizaciones a la institución el costo del transporte aéreo al país.

“Presumimos que existen elementos, desde el punto de vista penal, que deben ser conocidos por la Fiscalía”, enfatizó el funcionario.

La Auditoría presentó esa denuncia bajo el número AI-31062020.

La segunda, bajo el número AI-31552020, fue interpuesta este martes 15 de diciembre para que se investiguen supuestas irregularidades en el proceso de contratación de los vuelos.

Entre los hechos indicados está la recepción de ofertas fuera del plazo establecido por la Gerencia de Logística.

En el expediente de contratación se establece que las ofertas debían ingresar el 13 de abril, a más tardar a las 4 p. m.

Sin embargo, la propuesta de DHL a un costo de $918.932 ingresó el 13 de abril después de las 5 p. m., pero fue retirada al día siguiente con el argumento de que ya se había vendido el vuelo. En los registros a los que tuvo acceso este diario, no aparece ningún documento que demuestre que DHL vendió el vuelo.

Durante la mañana del 14 de abril, la empresa envió una segunda oferta.

En esta segunda propuesta, fijaron el precio en $1.292.806, un 41% más cara que la primera, como se constata en el expediente de contratación 2020CD-000071-5101.

Negaron anomalías

Las denuncias planteadas por el auditor este martes desacreditan, por ahora, la defensa que hicieron autoridades de la Caja de la contratación del vuelo, cuando surgieron las primeras dudas, en abril.

En abril, Luis Fernando Porras, gerente de Logística de la CCSS suspendido por los manejos de compras de emergencia durante la pandemia, corrió a desmentir publicaciones del Semanario Universidad en las que se cuestionó la adquisición del traslado aéreo.

“Es de esperar que haya detractores en todo este proceso, pero puedo asegurar que se actuó de manera diligente y apegado a lo que estrictamente señala la ley, cualquier otra interpretación o afirmación es contraria a la verdad”, expresó Porras en un comunicado de prensa del 22 de abril.

El rechazo a las anomalías quedó plasmado en comunicados de prensa y por el jerarca de la institución, Román Macaya.

El 8 de mayo, en una conferencia de prensa realizada en Casa Presidencial, Macaya leyó parte del informe que ahora desechó la Auditoría y aseguró que actuaron apegados a la legalidad y bajo criterios técnicos.

Días atrás, en varias conferencias de prensa, Macaya presumió la capacidad de la Auditoría Interna a la hora de revisar procedimientos de contratación.

Por medio de la oficina de prensa, el jerarca de la CCSS dijo que “todas las investigaciones son bienvenidas” e indicó que las declaraciones dadas en mayo estaban basadas en un informe de Auditoría que le fue remitido.

La Nación llamó a Vindas y a Porras para consultarles sobre sus actuaciones en la contratación de DHL, pero no contestaron las llamadas o mensajes enviados a sus teléfonos celulares.

También se enviaron varias consultas a la firma DHL, pero al cierre de esta edición no habían contestado.

Auditor de CCSS: ‘Emitimos dos denuncias penales’

- Ustedes presentaron un primer informe de auditoría en el que estudiaron el procedimiento de contratación de tres vuelos chárter ¿Cuándo realizaron ese informe?

- Aproximadamente mayo de 2020.

¿Cómo se elaboró? Usted lo firma, pero ¿Qué funcionarios lo hicieron?

- Es elaborado por un equipo de trabajo de la Auditoría Interna compuesto por el jefe de la Área de Contratación Administrativa de la Auditoría Interna y el asistente experto en materia de contratación administrativa, él tuvo bajo su responsabilidad la revisión del expediente y también participó el asesor legal de la Auditoría Interna.

- En ese primer informe ustedes concluyeron que no había anomalías, pero en los últimos días presentaron dos denuncias penales ante el Ministerio Público ¿Qué los hizo cambiar de criterio?

- Esa pregunta es muy importante, nosotros como Auditoría nos interesa el cumplimiento del marco legal y reglamentario que rige el actuar de la Administración Pública, recibimos una denuncia formal que fue rotulada.

- ¿Esa denuncia es anónima?

- Sí señor. Pasó esa denuncia por una fase de admisibilidad y las denuncias nos hacen analizar nuevos elementos a los originalmente incluidos en ese primer informe, ahora encontramos elementos que nos hacen presumir la existencia de irregularidades que consideramos deben ser conocidas por el Ministerio Público.

“Emitimos dos denuncias penales al Ministerio Público para que se investiguen los hechos de conformidad con las competencias y potestades del Ministerio Público. Una de las denuncias está relacionada con presuntas anomalías en el proceso de contratación de los vuelos chárter y la otra es por aparentemente incluir mercancías ajenas a lo autorizado por la Contraloría General de la República y que al parecer pertenecían a proveedores institucionales”.

- ¿Influyó la lista de preguntas que le enviamos días atrás con cuestionamientos sobre el proceso de contratación de esos vuelos?

- Influyeron dos aspectos: la denuncia anónima que nosotros recibimos sobre la mercancía que venía en el vuelo y también las consultas periodísticas que me llevaron a mi, en lo personal, a hacer una revisión exhaustiva de todo el expediente, un análisis y confrontación con los funcionarios que emitieron el criterio originalmente y esto nos lleva a concluir que, efectivamente, teníamos que efectuar una adición, una aclaración y una ampliación del criterio que originalmente se emitió”

Diego Bosque

Diego Bosque

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.