Irene Vizcaíno. 12 agosto, 2019
La huelga comenzó el 5 de agosto. La CCSS instó a los pacientes a acudir a citas y procedimientos, aunque algunos no fueron atendidos o esperaron más de lo acostumbrado. Esta es una imagen del Hospital México. Foto: Jorge Castillo
La huelga comenzó el 5 de agosto. La CCSS instó a los pacientes a acudir a citas y procedimientos, aunque algunos no fueron atendidos o esperaron más de lo acostumbrado. Esta es una imagen del Hospital México. Foto: Jorge Castillo

Una semana de huelga en hospitales y centros de salud que provoca la suspensión de 1.400 cirugías y unas 8.000 citas motivaron un pronunciamiento de la Academia Nacional de Medicina.

Ese organismo aclaró que aunque no le corresponde manifestarse sobre la pertinencia o no de los reclamos de los sindicatos del sector, sí consideran responsable recomendar soluciones sobre el perjuicio del movimiento que comenzó el 5 de agosto en los asegurados.

“El asegurado debe ser visualizado como un ser humano que paga un seguro y tiene derecho a un servicio, y su derecho a la salud es inviolable.

" Los servicios y tratamientos no pueden interrumpirse y no pueden utilizarse como forma de presión en las discusiones laborales ni en la protesta política, ya que esto causa dolor, sufrimiento, incertidumbre y daño a la salud de los asegurados”, expresaron en un documento enviado la tarde de este lunes.

Precisamente, por ese daño es que, consideran que debe haber una negociación “franca y sincera”, en la que involucre a todos los actores para hallar una respuesta “pronta y expedita”, pues la huelga afecta la prestación de los servicios y la salud de los costarricenses.

El documento de la Academia fue emitido mientras permanecían reunidos representantes de los sindicatos de la salud, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Poder Ejecutivo.

Se trata del quinto acercamiento desde que inició el conflicto, en el cual, los gremios reclaman que se mantenga vigente un acuerdo firmado con el presidente de la Caja, Román Macaya, en febrero.

Dicho acuerdo, sin embargo, implicaría el incumplimiento de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas en lo que respecta al empleo pública, pues la normativa que entró a regir en diciembre establece una nueva forma de cálculo de los pluses salariales, entre otros aspectos relacionados con remuneraciones.

Dos decretos posteriores, de mayo y julio, vienen a confirmar esa regla. Sin embargo, los líderes sindicales exigen que se mantenga en pie el acuerdo de febrero.

Aunque la Caja propuso resolver esta diferencia en la vía judicial o mediante un artibraje, ambas posibilidades fueron rechazadas.

Este lunes, supuestamente, las partes llegaron a analizar propuestas que no han trascendido.

La Academia Nacional de Medicina de Costa Rica se define como un espacio de discusión de temas nacionales e internacionales que repercuten en la salud de los costarricenses en materia de atención, investigación y docencia.