Natasha Cambronero. 27 febrero, 2019

El TSE no le aprobó al partido Republicano Social Cristiano (PRSC) el pago de ¢277 millones por facturas de vallas publicitarias de la pasada campaña electoral y que la agrupación pretendía que fueran reembolsadas con fondos públicos.

Por el contrario, el órgano electoral tiene abierta una investigación preliminar para "corroborar o descartar posibles irregularidades” en la presentación de esos comprobantes de pago.

Así consta en el informe N°. DFPP-LP-PRSC-07-2018 del Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), del 20 de diciembre.

“Este departamento se encuentra desarrollando diligencias adicionales de fiscalización y/o investigación en algunas cuentas que no fueron objeto de la revisión, entre estas la de vallas. Es dable indicar que estas gestiones complementarias atienden a la necesidad de corroborar la regularidad técnica y legal de otros gastos que forman parte de la liquidación de gastos presentada por el PRSC, en virtud de informaciones recibidas por este departamento sobre posibles irregularidades”, señala el documento.

Dicho informe fue la base que usaron los magistrados electorales, el 31 de enero anterior, para autorizar el desembolso de ¢1.070 millones al Republicano, por concepto de la contribución estatal de los comicios del 2018.

Ese era el monto máximo que el partido podía optar de esa deuda política y lo alcanzó gracias a facturas por otros gastos, principalmente, por publicidad en radio, televisión y prensa escrita, donde la agrupación destinó ¢985 millones, es decir, el 92% del monto aprobado.

La Nación buscó una reacción del diputado y presidente del Republicano, Dragos Dalanescu; sin embargo, en una llamada telefónica dijo que no se iba a referir a la resolución del TSE sobre la liquidación de los gastos de campaña.

Montajes fotográficos

A finales de noviembre, La Nación reveló que el Republicano usó montajes fotográficos para cobrarle al Tribunal ¢9 millones por dos vallas publicitarias falsas que nunca se colocaron durante la pasada contienda, en Coronado y Guadalupe.

Con un programa de edición se modificaron las imágenes de dos “publitapias” reales, que estaban vacías frente a vías públicas, para colocarles encima publicidad del entonces candidato presidencial Rodolfo Hernández.

Y desde entonces, el órgano electoral reconoció que esa partida presupuestaria y otras estaban siendo sujetas de análisis y que estaban constatando la documentación aportada mediante entrevistas y consultas con proveedores.

Ahora, el jefe del Departamento de Financiamiento del TSE, Rónald Chacón, precisó que principalmente, la partida de vallas publicitarias, por ¢277 millones, es la que está siendo investigada, pero que también tienen bajo la lupa todos los comprobantes de pago por volantes, signos externos e Internet.

En total, la investigación preliminar abarca facturas por ¢473 millones, que se emitieron durante el periodo electoral, el cual inició el 4 de octubre del 2017 y concluyó 21 de marzo del 2018.

“Es importantísimo aclarar que aquellas cuentas que están siendo parte de ese proceso de investigación preliminar, no forman parte de los montos aprobados con recursos de la contribución estatal (...). En este momento, básicamente lo que está siendo objeto de investigación preliminar es lo relacionado con las cuentas, principalmente, la de vallas, Internet, volantes y signos externos”, dijo Chacón en una entrevista con este medio, este martes.

Liquidación millonaria

La suma de ¢473 millones que investiga el TSE, representa el 26,5% de los ¢1.781 millones que en total liquidó el partido, aunque solo podía acceder a ¢1.070 millones como máximo (un 40% menos), según el número de votos que obtuvo en las elecciones para presidente y para diputados.

Por esa razón es que aunque el TSE no haya reconocido ninguno de los comprobantes por vallas y de otros rubros, que el Republicano siempre accedió al monto máximo de la deuda política que podía reclamar, ya que tenía un ‘colchón’ de ¢711 millones.

“En esencia, como estrategia de revisión, nos concentramos en aquellas cuentas que permiten tener mayores niveles de seguridad, respecto de la realización del gasto y precisamente, habiéndonos concentrado en estas cuentas, logramos arribar al monto máximo que podía optar el partido, las otras cuentas donde se tenían noticias de la posibilidad de irregularidades son las que están siendo objeto de un análisis más profundo en esta investigación preliminar”, declaró Rónald Chacón.

Él agregó que, además del Republicano, solo otros dos partidos tienen investigaciones preliminares abiertas. Tal es el caso de Restauración Nacional, donde el TSE indaga la existencia de una aparente estructura paralela de financiamiento y el Auténtico Limonense, donde se analiza el origen de los recursos de la campaña.

Otros cuatro partidos ya recibieron recursos del TSE

En total, los magistrados del TSE ya autorizaron el giro de recursos a otros cuatro partidos por poco más de ¢9.000 millones, el 36% de los ¢25.000 millones que se destinaron para la deuda política de la contienda pasada.

Ese monto se le desembolsó a las agrupaciones Liberación Nacional (PLN), Acción Ciudadana (PAC), Frente Amplio (FA) y Unidad Social Cristiana (PUSC).

Sin embargo, solo una de esas liquidaciones se resolvió en su totalidad, en el caso del FA; y el resto son revisiones parciales y eventualmente, esos monto pueden incrementar si el Tribunal concluye que otros gastos también cumplieron con todos los requisitos.

En el caso del PLN, los magistrados ya autorizaron el desembolso de ¢3.622 millones y aún tiene pendiente de revisión gastos por ¢1.031 millones.

Mientras, al PAC se le giraron ¢1.702 millones y el TSE tiene pendiente de resolver facturas por ¢1.728 millones.

Y al PUSC le aprobaron ¢3.219 millones y aún tienen pendiente la revisión de facturas por ¢456 millones.

En el caso del FA, se autorizó el depósito de ¢487 millones, el monto máximo que podía optar de la contribución estatal.

"Se pudo observar que algunas cuentas generan mayor certeza con relación a la realización del gasto, esto nos permite concentrarlo allí y una vez que tenemos una cantidad importante de gastos para la cual se tiene validado el conocimiento de los requisitos, se emiten informes que permitan bajar la carga financiera a los partidos políticos a la menor brevedad, sin que se tengan que esperar a que se emita un informe completo en el que, eventualmente, apelen el rechazo de algunos gastos y se genere mayor dilación”, explicó Chacón.

Los magistrados aún no emiten una resolución sobre la liquidación de gastos de los partidos Restauración Nacional, Integración Nacional (PIN) y Auténtico Limonense, los cuales presentaron facturas por ¢2.143 millones, ¢1.312 millones y ¢99 millones, respectivamente.

En el caso de Unión Guanacaste, que es la novena agrupación que puede optar por un porcentaje de la deuda política, Chacón explicó que es muy probable que se rechace toda la liquidación porque el contador que certificó los gastos no estaba inscrito ante la Contraloría General de la República.