Natasha Cambronero. 1 marzo, 2016
Los directivos del Banco de Costa Rica tienen como objetivo realizar más banca personal, pues deja más ganancias. Por eso dicen que redujeron el personal en la menor cantidad posible.
Los directivos del Banco de Costa Rica tienen como objetivo realizar más banca personal, pues deja más ganancias. Por eso dicen que redujeron el personal en la menor cantidad posible.

Dos empresas de una costarricense de 35 años, gerenta de un sportsbook (negocio de apuestas en línea) y que hipotecó dos veces un terreno para construir su casa, reportaron ingresos a sus cuentas por $1.528 millones en el 2014, en Malta y Emiratos Árabes Unidos.

En colones, la cifra es de ¢825.000 millones; es decir, el equivalente a un 10% del Presupuesto Nacional del Gobierno.

Estas mismas compañías fueron las que alimentaron las cuentas bancarias de la firma Latinamerica Trust & Escrow Company S. A. (Latco), en el Banco de Costa Rica (BCR).

Estas cuentas fueron cerradas por el BCR en noviembre pasado, debido a falta de información sobre el origen de los recursos . La tesorera y apoderada de Latco es la directora del Banco Nacional, Jennifer Morsink.

De acuerdo con una investigación del BCR, las sociedades desde donde se transfirió el dinero a las polémicas cuentas son Woodtree Equipment Limited y Latitude Global FZE, domiciliadas en Malta y Emiratos Árabes Unidos, respectivamente, y cuya accionista mayoritaria es Marisol Carvajal Cordero, quien también figura como la representante legal de esas firmas en suelo nacional.

Al BCR le pareció “inusual” que Carvajal sea accionista de las dos empresas desde donde salieron los fondos hacia Latco, compañía dedicada a los bienes raíces y a la administración de fideicomisos en Costa Rica.

El perfil no coincide. Según el Banco, el perfil socioeconómico de la gerenta no encaja con el de una persona que, en el extranjero, maneja cientos de millones de dólares y, por el contrario, calza con el de una persona que ocupa un cargo gerencial.

Carvajal, según corroboró La Nación , en la actualidad es la gerenta del sportsbook 5dimes , que opera en el edificio Equus, en San Pedro de Montes de Oca.

La razón social de 5dimes es Red Planet S. A., otra empresa presidida por Carvajal, negocio que también recibió dinero de Malta y Panamá mediante transferencias bancarias de Woodtree Equipment Limited, según la investigación del BCR.

En cuanto a las empresas domiciliadas en Malta y Dubái (Emiratos Árabes), hay unos estados financieros no auditados del 2014 –a los que tuvo acceso el Banco–, donde se reportaron ingresos de más de $1.500 millones.

La que más registra es Woodtree Equipment Limited, con ingresos de $1.444 millones y gastos por $1.282 millones. Y Latitude Global FZE reportó entradas por $84 millones y gastos por $72 millones, consigna el documento.

Marisol Carvajal, en tanto, se endeudó, en suelo nacional, con dos hipotecas por un total de $241.000 (¢130 millones) para construir una casa en San Rafael de Escazú, con un banco privado. En las escrituras de los préstamos, ella se identificó como “administradora”, en 2006 y 2014.

Aunado a ello, la empresa Red Planet S. A. –bajo la cual opera el sportsbook –, le debe poco más de un $1 millón a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) por cuotas obrero-patronales.

De acuerdo con un reporte del Ministerio de Educación Pública (MEP), ella obtuvo el título de bachillerato de secundaria en 1997, bajo la modalidad a distancia.

Las cuentas de Latco, que recibieron $67 millones en tres años de las firmas de Carvajal, están siendo investigadas por el Ministerio Público, por el presunto delito de legitimación de capitales.

Desde setiembre del 2013, ese es el único ingreso registrado en las cuentas en el BCR de Latco.

El 87% de las acciones de Latco son del abogado Manfred Pino y el resto de su esposa, mientras que la apoderada generalísima es Jennifer Morsink, integrante de la Junta Directiva del Banco Nacional desde el 2012.

Envíos de dinero. Los $67 millones se depositaron mediante 25 transferencias desde Malta y Emiratos Árabes, a través de bancos en Alemania, España, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Con esos recursos, se conformaron dos fideicomisos, los cuales son administrados por Latco con la intención de desarrollar proyectos inmobiliarios. El ejecutor de esas obras es Pino, dueño de esa firma fiduciaria.

Así se desprende del informe de la Oficialía de Cumplimiento del BCR, el cual se envió a la Fiscalía, el 19 de noviembre del 2015.

En ese documento, la entidad bancaria expone las razones por las cuales cerró las cuatro cuentas de Latco y es la base de la investigación preliminar que realiza la Fiscalía Adjunta de Legitimación de Capitales.

Sospechas. La atención del Banco a este caso se dio luego de que Latco brindó información parcial sobre el origen de los recursos de Latitude Global FZE y Woodtree Equipment Limited.

Incluso Morsink, dice el reporte del BCR, en una primera instancia, se negó a recibir una notificación en la que se le solicitaban datos adicionales sobre el quehacer de esas dos empresas. Alegó que mucha de esa documentación ya había sido entregada al banco estatal.

No obstante, el BCR no se dio por satisfecho. Por ejemplo, de Woodtree Equipment Limited, Latco solo aportó unos estados financieros auditados por un contador público (CPA) costarricense, a pesar de que la empresa está registrada en Malta.

El CPA aclaró que ese documento carece de aplicación de las normas internacionales de información financiera. De las 2.000 acciones de Woodtree, 1.999 pertenecen a Carvajal y una a la firma Reliance Management Ltd.

De acuerdo con esos mismos estados financieros, Woodtree se dedica al desarrollo de software y negocios de alta tecnología, y tiene clientes como Allianz, Air France-KLM y L’Oreal Group.

“No se han obtenido referencias específicas sobre los negocios de las empresas remitentes de los fondos (…). Hay información de registro de la empresa, pero esta no resulta satisfactoria para poder hacer una relación que satisfaga las naturales interrogantes que el banco ha debido plantearse”, señala el informe.

Concentración. Otra de las observaciones que revela el estudio del BCR es un “descalce importante” entre el origen y el destino de los recursos que ingresan a las cuentas bancarias de Latco.

Después de ingresar a Costa Rica, un 30% del dinero salió del país hacia cuentas en Panamá, Estados Unidos y Perú. Otro 67% se envió a cuentas de Latco en otros bancos en suelo nacional como BCT, Scotiabank y Bac San José, mientras que el 3% restante son cheques de gerencia.

De los $67 millones, a Carvajal se le giró un cheque por $75.000 (¢40 millones) aquí y a Pino se le depositaron transacciones por $702.000 (¢380 millones) en cuentas suyas en Estados Unidos.

“La transferencia de fondos por montos tan elevados, desde países poco tradicionales, Emiratos Árabes y Malta, por empresas constituidas por una costarricense y hacia otras con cualidades organizacionales y operacionales nada claras, hacen pensar al menos en una situación inusual”, agrega el informe GG-11-459-2015.

Este medio intentó localizar a Marisol Carvajal en su casa de habitación, celular, oficina, correo electrónico y redes sociales. Sin embargo, al cierre de esta edición fue imposible, pues salió del país desde el 15 de febrero, confirmó la oficina de prensa de la Dirección de Migración y Extranjería.

Manfred Pino, dueño de Latco, accedió a una entrevista, pero hasta hoy martes.

Pesquisas. El Ministerio Público inició la investigación a raíz del informe que remitió el BCR, en noviembre pasado, por el supuesto delito de legitimación de capitales. De momento, no hay personas imputadas, pues el caso está en la etapa preparatoria.

Leovigildo Rodríguez, de la División Jurídica del BCR, evitó referirse a los hechos denunciados. Adujo que “mal haría”, debido a que el caso ya se encuentra en trámite en la Fiscalía.