Patricia Recio, Sofía Chinchilla C.. 31 marzo, 2016

El Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) recomendó a Costa Rica permitir el aborto cuando sea consecuencia de una violación, de incesto, o en caso de que el feto sufra una malformación fatal.

El pronunciamiento se dio a conocer ayer, tras la revisión del avance de los derechos humanos en el país, ya que Costa Rica es uno de los 168 Estados que forman parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, por lo cual debe someterse a revisiones periódicas ante el Comité de la ONU.

En su informe, el Comité señaló que "preocupa" que en Costa Rica la ley solo permita el aborto cuando existe un riesgo grave para la vida y la salud de la embarazada, y no permita otras excepciones.

Además, criticó que ni siquiera se practique el “aborto terapéutico”, ya que no existen protocolos para terminar el embarazo cuando la vida de una mujer corra riesgo, por lo que las mujeres recurren a procedimientos clandestinos muy riesgosos.

Por ese motivo, la ONU instó al país a adoptar "rápidamente" un protocolo que garantice el acceso efectivo al aborto cuando exista un riesgo para la vida o la salud de la mujer.

Además, se debe velar para que los casos de violencia contra mujeres en los servicios de salud sean "debida y rigurosamente investigados, enjuiciados y sancionados de forma apropiada".

El pronunciamiento del ente internacional generó molestia en el sector de la Asamblea Legislativa que se opone a legalizar la interrupción del embarazo.

“Lamentamos mucho esta posición y creemos que el país debería reprocharla. Yo esperaría que ahora no vengan los pro aborto a decir que la ONU nos está presionando, porque ese organismo no me representa y desde hace tiempo está promoviendo esa práctica”, criticó el diputado Fabricio Alvarado, del partido cristiano Restauración Nacional.

"Está claro que la ONU no es una organización pro vida. Eso lo dejó claro hace unos meses, cuando recomendó aplicar el aborto por los riesgos de que el Zika causara microcefalia en los bebés, cuando de eso no había evidencia” , añadió.

Al contrario, Maureen Clarke, ex ministra de Condición de la Mujer y actual parlamentaria por el Partido Liberación Nacional, celebró el criterio de la ONU.

“Estoy totalmente de acuerdo en que se termine el embarazo en caso de violación e incesto. Hay una realidad y es que muchos de esos casos son de niñas en pobreza, y al no permitirlo las están condenando a seguir en esa condición”, expresó la congresista.

También reprochó que el país no cumpla con permitir que las mujeres aborten cuando su vida corre peligro por un embarazo.

María del Rocío Sáenz, presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), explicó ayer en la tarde, que desconocía el informe, por lo que evitó adelantar un criterio hasta estudiar el documento.

En el estudio, el Comité reconoció los esfuerzos del país en cuanto a migración y contra la trata de personas, la discriminación racial y la xenofobia.

También analizó el tema de la fertilización in vitro (FIV), en el cual destacó la adopción del decreto ejecutivo que autorizó este procedimiento. No obstante, señaló la existencia de obstáculos que aún impiden a las personas tener acceso a esta técnica de reproducción asistida.