Gerardo Ruiz R.. 19 octubre
El Consejo Permanente de la OEA, con sede en Washington, EE. UU., avaló este viernes un informe sobre Nicaragua en el que se concluye que en ese país impera un clima de temor por la represión del gobierno de Daniel Ortega. Foto: EFE.
El Consejo Permanente de la OEA, con sede en Washington, EE. UU., avaló este viernes un informe sobre Nicaragua en el que se concluye que en ese país impera un clima de temor por la represión del gobierno de Daniel Ortega. Foto: EFE.

En el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), Nicaragua acusó este viernes al Gobierno de Costa Rica de dejar “numerosos muertos” en la huelga de empleados públicos contra la reforma fiscal y de incurrir en “masivas” violaciones de derechos humanos ante las protestas.

El embajador nicaragüense ante la OEA, Luis Alvarado, reaccionó de esa manera después de que la delegada costarricense, Rita Hernández, pronunciara un discurso en el que condenó la represión del régimen de Daniel Ortega frente a las protestas en su contra, las cuales suman 325 muertes según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

(Video) Nicaragua acusa a Costa Rica de ‘numerosos muertos’ en huelga

Durante la sesión en Washington, Costa Rica refrendó el informe de una misión de la OEA según el cual en Nicaragua persiste un clima de miedo e intimidación producido por el gobierno de Ortega contra las manifestaciones civiles que se oponen a su mandato, el cual lleva 11 años. El documento también señaló un deterioro de los derechos humanos.

En una extensa réplica, el enviado en Managua de la OEA acusó a Costa Rica y a su Gobierno de denunciar al suyo para tapar una supuesta situación social interna que él pintó como caótica, llena de pobreza, miseria, intolerancia, en la que, dijo, “se ha institucionalizado la discriminación, el machismo y la xenofobia”, todo aderezado por “masivas” violaciones a los derechos humanos por parte de la administración de Carlos Alvarado durante la huelga contra el plan fiscal.

El embajador se basó en supuestos reportes de medios internacionales que, afirmó, dieron a conocer que el Gobierno costarricense detuvo a 40 defensores de los derechos humanos durante las manifestaciones contra el paquete fiscal y aseguró, también, que las protestas dejaron “numerosos muertos”.

La denuncia nicaragüense se produce luego de que el secretario general de la ANEP, Albino Vargas, denunciara represión de “sesgo militar” y que le violaron el derecho a la libertad de tránsito.

El 4 de octubre, por ejemplo, Vargas advirtió de que el mundo lo sabría: “Parece que se avecina en las próximas horas de la noche un desalojo violento del campamento de patriotas que fue instalado frente a la Asamblea. La represion de sesgo militar ordenada por Alvarado y la troika PLN-PAC-PUSC es inimaginable para la Democracia. Pero el mundo lo sabrá”.

Dos días antes, escribió en Twitter: “Parece que se avecina en las próximas horas de la noche un desalojo violento del campamento de patriotas que fue instalado frente a la Asamblea. La represion de sesgo militar ordenada por Alvarado y la troika PLN-PAC-PUSC es inimaginable para la Democracia. Pero el mundo lo sabrá”.

Por su parte, este viernes, el embajador de Nicaragua describió: “La policía irrumpió con violencia contra los protestantes pacíficos hasta lograr remover los bloqueos temporales en carretera y accesos a instituciones públicas en particular en la provincia de Limón, en Caldera y la frontera sur de este país, donde se desató una fuerte represión policial con saldo de numerosos muertos (...). Hasta ahora ni la Comisión Americana de Derechos Humanos ni la OEA se han pronunciado frente a estas graves violaciones de los derechos humanos de la población costarricense”, leyó el nicaragüense.

El representante de Ortega, además, afirmó que Carlos Alvarado y “las voces de la oligarquía” han censurado a los opositores a la reforma tributaria, pues esta, según su opinión, “busca descargar sobre los hombros de los trabajadores costarricenses los efectos de la mala administración de los grupos de élite de este país y del robo permanente de los funcionarios corruptos”.

“Ello explica que ahora la Organización de Naciones Unidas (ONU) haya colocado a Costa Rica como una de las naciones más desiguales del mundo. Los tugurios y la pobreza crecen por todo el país, la economía campesina está destruida, el dolor cunde por doquier y los monopolios agrícolas y comerciales han desgarrado de manera brutal el tejido social”, dijo ante el Consejo de Seguridad.

Y continuó: “Importantes políticos destacados de este país han afirmado que el entreguismo realizado por diversas administraciones costarricenses los ha llevado a convertirse en una semicolonia yanqui (en alusión a Estados Unidos), en donde crecen el lumpen y las mafias que han puesto bajo su servicio a algunos de los más pobres, sin contar que más de un millón de personas están dedicadas a actividades informales y más de la mitad de los asalariados ganan menos del salario mínimo”.

Embajador de Nicaragua ante la OEA, Luis Alvarado
Embajador de Nicaragua ante la OEA, Luis Alvarado

De igual forma, Luis Alvarado criticó al país por una manifestación del 18 de agosto contra el aumento en la migración desde Nicaragua hacia Costa Rica producto del peligroso ambiente que se vive en ese país.

“En Costa Rica se ha institucionalizado la discriminación, el machismo y la xenofobia, tan es así que el 19 de agosto del año en curso, 44 personas fueron detenidas portando símbolos nazis en contra de la migración extranjera habiéndoseles decomisado bombas molotov, machetes y cuchillos. Asimismo, existen grandes grupos que discriminan a las personas por su preferencia sexual, de género, religión, color de piel, nacionalidad, entre otros y se ha extendido esta problemática como pandemia sobre todo el territorio nacional”, afirmó.

Cortinas de humo

La embajadora costarricense ante la OEA reaccionó con la advertencia al gobierno de Nicaragua de que las “falacias y ataques” no lograrán que Costa Rica baje la voz ante lo que ocurre en las calles de aquella nación, como las violaciones a los derechos humanos.

“Es cierto que, en Costa Rica, hemos tenido un movimiento huelguístico, pero la gran diferencia es que, en Costa Rica, lo hemos resuelto a través del diálogo y la negociación, no a través de la represión y la violencia indiscriminada, que ha provocado más de 400 muertos en Nicaragua. Crear cortinas de humo no le servirá al gobierno de Nicaragua para callarnos. Seguiremos alzando nuestra voz en defensa de un pueblo que vive una de las peores y más sangrientas represiones”, afirmó Rita Hernández.

Costa Rica formó parte de la mayoría de naciones que avalaron el informe del Consejo Permanente sobre Nicaragua. Solo Venezuela y San Vicente y las Granadinas se apartaron de la mayoría.