Política

Figueres cambió radicalmente su postura sobre portación de armas

José María Figueres dio un giro en su posición sobre la portación de armas. En el 2017, se oponía a que la población tuviese armas en la casa, pero ahora aboga por ampliar el derecho a la portación de armas y a la legítima defensa.

Antes, consideraba que la experiencia internacional demostraba que la portación de armas por parte de ciudadanos no reduce la inseguridad y propicia accidentes; ahora, la considera necesaria para que la gente afronte a la delincuencia organizada y al narcotráfico.

En marzo del 2017, cuando era precandidato de Liberación Nacional (PLN), Figueres dejó en claro que no estaba de acuerdo con las armas en manos de particulares cuando participó en un debate organizado por Noticias Columbia, antes de la convención interna de su agrupación.

El entonces contendiente Sigifredo Aiza le preguntó: “¿Está usted de acuerdo con la legalización, que todos tengamos un arma nuestra casa?”.

La respuesta de Figueres fue: “No señor, no estoy de acuerdo con eso y no estoy de acuerdo con eso porque las y los ciudadanos no deberíamos tomar la ley en nuestras propias manos; en ese sentido, hay jurisprudencia internacional suficiente que demuestra que eso no mejora la seguridad ciudadana y se presta para todo tipo de accidentes muy lamentables.

“Estoy de acuerdo con que eso sea entonces penado por ley y estoy de acuerdo entonces que tenemos que mejorar lo que es la seguridad ciudadana”.

En un tweet publicado el mismo día del debate, el 20 de marzo del 2017, Figueres reiteró su posición: “No estoy de acuerdo que los costarricenses tengan un arma en su casa, creo en reforzar la seguridad pública y privada”.

Poco más de cuatro años después, como candidato presidencial para el 2022, Figueres incluyó en su plan de gobierno una propuesta explícita para ampliar el derecho de los ciudadanos a la portación de armas en reconocimiento del “derecho que todo ciudadano posee a la legítima defensa frente a los actos de la delincuencia organizada y el narcotráfico que han desbordado al país en los últimos años”.

“Avanzaremos en el tema del respeto al derecho de rango legal a la portación de armas -en forma regulada- como una manera de prevenir la violencia y de proteger legítimamente la vida humana y los bienes personales”, dice la propuesta del aspirante de Liberación Nacional (PLN).

Incluso, el plan propone una amnistía para que quienes tengan armas sin registrar puedan inscribirlas, a fin de garantizar el derecho a la “legítima defensa”.

Actualmente, la Ley de Armas y Explosivos permite a los mayores de edad sin antecedentes penales o de violencia doméstica registrar hasta dos armas para la defensa personal. Para que su portación sea legal, debe estar inscrita ante la Dirección General de Armamento del Ministerio de Seguridad Pública.

El equipo de Figueres aclaró que su propuesta implica flexibilizar el registro de armas, en especial para los que habitan en zonas alejadas.

El candidato a la vicepresidencia y coordinador del plan de gobierno, Álvaro Ramírez, explicó que la propuesta pretende “ordenar” el sistema, pero que Liberación tiene como eje histórico la paz y el desarme.

Figueres justifica cambio de postura

Figueres justificó su cambio de posición con el argumento de que el país enfrenta una realidad distinta a la de hace cuatro años.

“Las condiciones en el país hoy son diferentes a los de hace cuatro años con respecto a la realidad nacional en el tema de seguridad. Es un tema del que debemos seguir explorando acciones, sin renunciar a la vocación pacifista del país, pero sin duda se necesita ordenar el sistema para garantizar la seguridad de todas las personas y sus familias, por supuesto bajo el cumplimiento de la ley actual”, defendió el candidato.

“Nuestro propósito es ordenar el sistema, controlar la posesión, tenencia y portación de armas de fuego, sancionar a quien posea armas ilegales y promover la inscripción de las armas que actualmente tienen muchas personas en sus manos”, agregó.

De acuerdo con estadísticas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), en el 2017 se denunciaron alrededor de 58.000 delitos en cuenta 596 homicidios, mientras que en el 2020, las incidencias fueron cercanas a los 41.000 casos y se registraron 571 homicidios.

Para este 2021, de enero a lo que va de octubre, se han presentado 35.000 delitos, de los cuales 453 son homicidios.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.