Política

Lineth Saborío apoya avance de acuerdo con FMI

Franco Arturo Pacheco, candidato a vicepresidente por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), declaró que el equipo de la aspirante presidencial Lineth Saborío opta por avanzar en la aprobación del acuerdo negociado por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con tal de enviar una señal a los mercados financieros internacionales y garantizar la estabilidad económica.

Aunque dijo que se oponen a nuevos impuestos, Pacheco aclaró que el equipo de la socialcristiana está anuente a revisar uno a uno los proyectos del programa para minimizar su impacto.

Además, el aspirante a vicepresidente le pidió a los diputados del PUSC aprobar la reforma al empleo público, con el compromiso de que esta sea sometida a consultas constitucionales ante la Sala IV.

-Cuál es la posición de la campaña de doña Lineth sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional?

-Nosotros hemos sido muy claros desde la campaña, en el sentido de que el acuerdo con el FMI se tenía que dar por el contexto en el que, lamentablemente, se encuentra el país, que es una situación fiscal muy crítica. Desde el punto de vista del acuerdo, se debe mantener en el sentido de enviar una señal clara a los mercados y al Fondo Monetario como tal, y mantener la estabilidad macroeconómica del país.

-Entonces, ¿se debe avanzar con el acuerdo?

-Sí, aunque lo negociado tiene una gran parte del componente de ingresos y una parte muy pequeña de la reducción del gasto. Era preferible que fuera diferente esa propuesta, pero se deben mantener las negociaciones con el Fondo Monetario. Estaríamos anuentes en un eventual gobierno de cumplir lo aprobado y renegociar aspectos que nos se hayan podido lograr a esa fecha.

-¿Avanzar significa aprobar lo que ya está negociado? La fracción del PUSC se quiere traer abajo la reforma al empleo público y no apoya más impuestos.

-Por ejemplo, con empleo público, la fracción en ningún momento ha querido destruir el proyecto; no comparto esa afirmación. Lo que pretende es construir un proyecto que realmente sea potable y genere un ahorro importante al país, además de asegurarse de que no tenga vicios de inconstitucionalidad y se lo traigan abajo con algún recurso en la Sala Constitucional.

“Dentro de todo ese esfuerzo, lo que le hemos pedido respetuosamente a los diputados de nuestra fracción es que apoyen en primer debate el proyecto de empleo público y que vaya (de nuevo) a consulta a la Sala, para asegurarnos de que el proyecto no tenga vicios de insconstitucionalidad.

“Y si se debe corregir, que sea visto de previo al segundo debate para que, cuando salga del segundo debate, salga blindado sin que se corra el riesgo de alguna inconstitucionalidad. Lo que estoy dando es la posición que hemos tenido desde la campaña y las conversaciones que hemos tenido con los diputados de nuestra fracción”.

-¿Y cuál es la respuesta de la bancada a la sugerencia de la campaña?

-Algunos han reaccionado de acuerdo en el sentido de apoyar la votación en primer debate con tal de que se logren 38 votos y tenga una aprobación con mayoría calificada, con contundencia, que demuestre al Fondo Monetario y a los organismos internacionales que hay apoyo y compromiso en avanzar con la iniciativa. Algunos han apoyado nuestra solicitud de apoyarlo en primer debate, pero sí están claros en que debe ser enviado a consulta.

-¿Quiénes apoyarían el primer debate con esas condiciones?

- María Inés (Solís), Erwen (Masís) y algunos otros con los que hay conversaciones internas.

-Prácticamente solo dos diputados del PUSC estarían a favor de la reforma.

-Es que no puedo dar nombres porque estamos en conversaciones. Quienes no están anuentes son Pablo Heriberto (Abarca) y Pedro Muñoz y respetamos la posición de ellos. Nosotros estamos conversando con los demás pero respetamos su posición como legisladores. Son los diputados que han venido trabajando esto y, desde la campaña, creemos que debemos avanzar con este compromiso. No es perfecto, no es el ideal, pero muestra un grado de avance y es importante enviar una señal a los organismos financieros internacionales y al Fondo Monetario Internacional de que hay un compromiso.

-¿Han fijado posiciones sobre el proyecto de reducción de exoneraciones fiscales rechazado en la Comisión de Jurídicos, que trae la eliminación de la exoneración del pago de renta al salario escolar?

- Nosotros no estamos de acuerdo con más impuestos. En eso hemos sido muy claros, la fracción ha sido muy clara. El país y los ciudadanos en general están enfrentando una crítica situación económica como para aprobar más impuestos.

-El salario escolar (de los funcionarios públicos) no sería un nuevo impuesto, sino que pagar lo que otros salarios ya pagan.

-Bueno, pero al final es un impuesto.

-¿Están de acuerdo con que se mantenga esa exoneración?

-Exactamente.

-Con el ajuste al impuesto a las cajas de lujo ustedes han tenido una posición más clara, de hecho la fracción lo rechaza.

-Efectivamente. La posición ha sido clara y nosotros hemos respaldado la posición de la fracción en que no debe haber más impuesto. Lo que negoció el Gobierno actual lo hizo de forma arbitraria sin abrir una negociación en la Asamblea Legislativa. Lo primero que debió haber hecho es una negociación en la Asamblea Legislativa para llegar al Fondo Monetario Internacional con un compromiso, pero el Gobierno no lo hizo. No lo negoció con los legisladores que son los que toman las decisiones y eso nos pone en aprietos.

-Pero los rechazos a esos proyectos genera inestabilidad en los mercados y en el FMI que, justamente, es lo que ustedes quieren evitar.

-Nosotros en cada proyecto tenemos nuestros puntos e iríamos viendo cada proyecto por separado, de manera coordinada con la fracción. Habrá que ir viéndolos uno por uno y eso es un trabajo que se irá haciendo desde la campaña. Lo están haciendo nuestros diputados que es a quienes les corresponde tomar decisiones, pero nosotros daremos nuestro criterio.

“Al final serán ellos quienes tomen las decisiones en la Asamblea Legislativa. Por eso digo, uno como gobierno cuando negocia algo debe estar seguro de que negoció con otras fracciones y tiene los votos. El acuerdo con el FMI no es algo que el Ejecutivo puede pasar por decreto y es ilógico que haya negociado sin contar con los votos. Esto no es nuevo, se dio cuando inició la negociación con el FMI, se hicieron grupos de consenso, pero no involucraron a quienes toman la decisión”.

-Veo una contradicción entre no querer aprobar más impuestos, pero al mismo tiempo dicen estar anuentes a la revisión de cada proyecto.

-El país se encuentra en un problema y, para poder enviar señales claras, para poder evitar una crisis macroeconómica, digo que se deben revisar los proyectos para ver qué efectos se pueden minimizar, pero serán los diputados quienes al final tomen las decisiones. Cuando digo que iremos viendo uno a uno desde la campaña, como con empleo público, dimos nuestra respetuosa opinión y hay diputados que dieron muestras de apoyo; así lo iremos haciendo con los demás proyectos. Daremos una opinión.

-¿Apoyan el proyecto de renta global que junta las rentas del individuo al momento de pagar el impuesto?

-A nosotros, en principio, la aparte de renta global como tal nos parece que tiene sentido, siempre y cuando no implique una mayor carga impositiva para las personas, pero el concepto de renta global como tal no debería aumentar los impuestos.

-Pero sí hay un aumento del impuesto con ese proyecto. Por ejemplo, hay una disminución de la base exonerada a los salarios. Pasa de los ¢842.000 actuales a ¢683.000 mensuales en la propuesta inicial. Hacienda planteó un ajuste para subir esa base a ¢702.000 colones mensuales.

-En esa parte no estamos de acuerdo. Sería darle un golpe directo a la clase media que ya está sumamente afectada. Por eso le digo que cada proyecto hay que verlo de manera independiente. No es un sí o un no. El concepto de renta global como tal nos parece bien, pero no estamos de acuerdo en subir los impuestos.

-Por otro lado, el proyecto de renta global aumenta la exoneración de los trabajadores independientes. De más de ¢300.000 mensuales exonerados en la actualidad, se equipararía a la base de los asalariados.

-En eso sí estamos de acuerdo.

-¿Apoyan el proyecto para obligar a las empresas públicas a que aporten parte de sus utilidades al pago de deuda pública, durante un periodo de cuatro años?

-Podría ser, es algo que sí estamos analizando. Hemos señalado que podría darse una renegociación de deuda conforme se vayan venciendo bonos de deuda interna en poder de las instituciones. Nos parece ilógico que las empresas del Gobierno compren bonos al propio Gobierno, en vez de pasar los excedentes a la Caja Única.

-El proyecto no está planteado de esa forma. La iniciativa define un porcentaje de las utilidades de cada empresa por un periodo de cuatro años para el pago de deuda pública.

-Lo estamos terminando de analizar para emitir una posición. En principio podríamos estar de acuerdo, repito, como muestra de querer avanzar en los proyectos.

-¿Han definido un apoyo o no al impuesto a los premios de lotería?

-Con el impuesto a la lotería, específicamente como lotería como tal, estamos de acuerdo nosotros como campaña. Repito, no ha sido la posición de la fracción. Estaríamos de acuerdo siempre que se tenga claro su impacto. Nos preocupa que se reduzcan los ingresos de la Junta de Protección Social que subvenciona proyectos sociales.

“También, podríamos apoyar para dar señales de responsabilidad en organismos internacionales. Nos parece que nuestra estabilidad macroeconómica debe prevalecer en el ambiente internacional. Nosotros no tenemos posiciones radicales de otras campañas que proponen renegociar el acuerdo con el Fondo Monetario, pero si llegamos al Gobierno y no se ha avanzado en las metas, habría que renegociar lo pendiente.

-Es ahí donde no veo claridad. Usted dice, por una parte, que se debe de avanzar con el acuerdo, pero se oponen a más impuestos cuando hay varios proyectos de ese tipo. Si no se avanza con la parte de impuestos, se envían señales negativas a los mercados y al FMI, que es lo que entiendo quieren evitar.

-Nosotros como campaña estamos haciendo los esfuerzos que podemos hacer, pero somos respetuosos de la autonomía de los diputados. Repito, quien nos puso en esta situación es el actual Gobierno que negoció algo que no tenían acordado con los diputados, que es donde están los votos. Se comprometieron con algo que no podían dar. Desde la campaña hacemos un esfuerzo, enviar señales de avances y asumir compromisos.

-¿Con qué recorte al gasto o venta de activos sustituirán la parte de impuestos con los que no están de acuerdo? Pregunto porque, ante la falta de ingresos, estos otros componentes serían alternativas de la fórmula para alcanzar las metas. O explíquenos cuál sería la propuesta para esa sustitución.

-Estamos trabajando en planteamientos que haremos oportunamente en esa materia. Como le repito, en este momento no somos Gobierno y estamos viviendo en el presente. Estamos tratando de colaborar en lo más que se pueda en los proyectos que se puedan avanzar, para enviar señales de compromiso. Sí estamos desde ya trabajando con nuestro plan de gobierno, con el equipo económico para ver cuáles serían las propuestas concretas que haríamos al FMI, dependiendo de la situación con la que lleguemos a esa fecha.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.