Por: Gerardo Ruiz R., Sofía Chinchilla C..   28 febrero
28/02/2018 Asamblea Legislativa. El plenario de la Asamblea Legislativa aprobó la tarde de este miércoles tramitar por la vía rápida la reforma de impuestos propuesta por el gobierno en el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. La votación quedó 39 a favor y 0 en contra. El acuerdo fue posible después de más de una hora de recesos para negociar los votos necesarios. Foto: Rafael Pacheco
28/02/2018 Asamblea Legislativa. El plenario de la Asamblea Legislativa aprobó la tarde de este miércoles tramitar por la vía rápida la reforma de impuestos propuesta por el gobierno en el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. La votación quedó 39 a favor y 0 en contra. El acuerdo fue posible después de más de una hora de recesos para negociar los votos necesarios. Foto: Rafael Pacheco

El plenario de la Asamblea Legislativa aprobó la tarde de este miércoles tramitar por la vía rápida la reforma de impuestos propuesta por el gobierno en el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

La Casa Presidencial celebró el aval a la vía rápida y mantiene la expectativa de que el proyecto se apruebe en primer debate antes del 30 de abril, cuando finaliza el actual periodo constitucional 2014-2018.

La votación quedó 39 a favor y 0 en contra. El acuerdo fue posible después de más de una hora de recesos para negociar los votos necesarios.

La votación ocurrió después de un zafarrancho que causaron las bancadas del Movimiento Libertario y del Frente Amplio, opuestas a la reforma tributaria y a que esta se tramite mediante el trámite abreviado.

Los diputados de ambas bancadas se abalanzaron sobre la mesa del directorio, una vez que el presidente legislativo, Gonzalo Ramírez, dio por discutida la moción de orden que proponía el trámite rápido para el plan fiscal.

Fue tal el tumulto que incluso los diputados quejosos desconectaron el micrófono de la Presidencia del Directorio para que Ramírez no pudiera seguir con el proceso de votación.

Finalmente, el presidente legislativo pudo retomar el control de la sesión para dar por discutida la moción y para ordenarles a las bancadas proceder a votar la moción con el siguiente resultado a favor.

  • 17 diputados de Liberación Nacional 
  • 9 de Acción Ciudadana 
  • 7 de la Unidad Social Cristiana
  • 2 de Renovación Costarricense
  • 1 de Restauración Nacional
  • 1 de Accesibilidad Sin Exclusión
  • 1 de Alianza Demócrata Cristiana
  • 1 diputado independiente

Al finalizar la sesión Ramírez denunció ante los medios de comunicación que fue objeto de agresiones de parte de los diputados opuestos a la reforma fiscal para que no pudiera someter a votación la moción. Incluso, quedó en evidencia, en el video de la sesión plenaria, que el diputado Jorge Argedas, del Frente Amplio, tiró contra el piso el vaso de agua que estaba sobre su curul, en protesta por la votación de la moción.

(Video) Presidente del Congreso habla tras votación de vía rápida

Los diputados opuestos al trámite abreviado alegaron que el acto de votación está viciado porque la moción de orden no contaba con el recibido de la Secretaría del Directorio y porque el acto de votación ocurrió 22 segundos después de las 5:00 p. m. hora a la que Ramírez debía levantar la sesión de este miércoles.

Empero, el presidente del Directorio desmintió que hubiera incurrido en actos que viciaran de nulidad el proceso.

"En medio de la votación algunos de los compañeros se molestan porque es el tema fiscal, hemos hecho desde la Presidencia intentos para que todos se acerquen y para que todos participen. Al día de hoy teníamos 39 o 40 votos para la moción. Simplemente pusimos a votación una moción. Intentaron obstaculizar la votación. Si hay vicios de procedimiento está la Sala (Constitucional) pero no puede ser que porque alguien no esté de acuerdo, vaya a la mesa principal a quitarle al presidente el micrófono para que no pueda continuar con la sesión", lamentó.

Mario Redondo, de Alianza Demócrata, también rechazó que se cometieran errores de procedimiento durante la votación de la vía rápida.

"Son intentos por impedir que la Asamblea atienda y resuelva la grave crisis fiscal. Ese acuerdo costó mucho construirlo pues requirió de semanas de semanas. Estamos desde hace rato de que esta moción se pueda votar por 38 votos después de múltiples intentos. Las mociones de orden se pueden presentar en el Plenario y los actos de votación son ininterrumpidos. Lo que pasa es que desde hace 15 años hay grupos extremos en este país tratando de evitar que el país tome decisiones y cuántos intentos de reformas fiscales se han atrasado por la intensión de las minorías de que las mayorías puedan tomar decisiones", recalcó.

Un criterio similar fue el que ofreció Karla Prendas, jefa de fracción de Liberación: "Todo lo ocurrido fue procedimentalmente correcto, ellos tendrán herramientas para apelar, pero si usted lo ve, son los grupos más extremos, las izquierdas y las derechas de este país, las que, cuando no se hace lo que ellos quieren sucede lo que hoy se evidenció con más claridad. Lo que no es de recibo es la conducta de los diputados del Frente Amplio y del Movimiento Libertario. Las agresiones físicas no son de recibo, uno puede estar a favor o en contra pero hay que respetar", lamentó.

Empero, las explicaciones no contentaron ni al libertario Otto Guevara ni al frenteamplista Edgardo Araya.

(Video) Diputado lanza vaso en plenario durante discusión de vía rápida a impuestos

″¿Cómo es que entramos en una sesión en la que lo que se tenía que conocer, de acuerdo con la moción de orden aprobada, lo de Celso Gamboa (levantamiento de la inmunidad) y nos meten una moción de orden?”, cuestionó Edgardo Araya.Y afirmó que la aprobación de la vía rápida fue producto de una negociación de votos para el levantamiento de la inmunidad del magistrado penal. Tal versión fue descartada por Ramírez, Redondo y Prendas.El libertario afirmó que en el procedimiento se cometieron varias inconstitucionalidades que su partido señalará cuando se someta el proyecto a consulta ante la Sala IV, en la cual Guevara espera que se “tumbe” el proyecto.

Casa Presidencial celebra

Si bien los diputados al final no votaron la moción de vía rápida que les construyó la Presidencia de la República, sino una moción que ellos mismos redactaron, el viceministro de la Presidencia para Asuntos Legislativos, Luis Paulino Mora, celebró que finalmente el plan fiscal se vaya a discutir libre de obstáculos.

Al principio, la expectativa del Poder Ejecutivo, proponente del proyecto de ley, era que el proyecto quedara listo para su debate por el fondo antes de la Semana Santa, es decir el jueves 22 de marzo, con el propósito de se le diera primer debate entre la segunda y tercera semana de abril, al filo del plazo del presente periodo constitucional que culmina el 30 de abril.

No obstante, Mora dijo que ahora no se puede garantizar que esas fechas se cumplan.

"El Gobierno está sumamente complacido por el avance del plan fiscal, si bien un poco consternado por la forma en que se da la votación. Esperamos que los opositores, que pueden tener observaciones válidas, las presenten mediante los procedimientos establecidos. Esperamos que este proyecto de ley, que viene a llenar una necesidad del país, pueda ser solventado en un plazo razonable", dijo el jerarca a La Nación.

El trámite

La vía rápida abreviará, no solo los pasos del trámite legislativo, sino que, además, recortará los tiempos que se requieren para que un proyecto de ley llegue a su votación final en el plenario.

Algunos de los contenidos más relevantes de la moción son:

-Se crea una comisión especial conformada por 3 diputados del PLN, 2 del PAC, 1 del PUSC, 1 del FA, 1 del Libertario y uno de partidos minoritarios.

-La comisión deberá dictaminar el proyecto en tres semanas calendarios; vencido ese plazo, se desecharán todas las mociones no discutidas.

-La comisión sesionará lunes, martes, miércoles y jueves de 9:15 a. m. a 12:30 p. m.

-Todos los órganos parlamentarios por los que pase el proyecto de ley, deberán ponerlo en el primer lugar del orden del día.

-Cuando el proyecto pase al pleno de los diputados, se sesionará lunes, martes y miércoles de 9 a. m. a 12.30 p. m. para su conocimiento.

-En el plenario, las mociones de fondo se recibirán únicamente en las dos primeras sesiones de discusión del proyecto.

-La admisibilidad de las mociones la establecerá el presidente del directorio.

-Cada diputado tendrá derecho a presentar solo una moción para introducir capítulos nuevos, o un texto sustitutivo. Podrán presentar una única moción por artículo, para adicionar algún elemento nuevo.

-Las mociones de fondo las conocerá una Comisión Dictaminadora, la cual deberá rendir un informe al plenario en un plazo de dos días.

-Los diputados podrán apelar las resoluciones de la presidencia legislativa solo en los 10 minutos siguientes al momento en que fueron emitidas.

-Finalizado el conocimiento de las mociones de reiteración en el plenario se procederá a la discusión por el fondo, en la que cada diputado tendrá solo 10 minutos por debate.

-La discusión de las mociones de reiteración y el debate por el fondo se realizará en seis sesiones. Si hicieran falta más, para completar la votación de mociones, el presidente legislativo destinará las que hagan falta.

-El presidente legislativo dará por discutido el proyecto a las 11 a. m. del día siguiente al inicio de la discusión por el fondo, y procederá con la votación.

-Si se realizara consulta de constitucionalidad a la Sala IV, la Comisión Permanente Especial de Consultas de Constitucionalidad tendrá 8 días hábiles para emitir su dictamen, a partir del momento en que se conozca el fallo en el plenario.

Bocanada de aire fresco, pero insuficiente

El proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas pretende impactar el déficit fiscal en un porcentaje equivalente a 1,9 puntos del producto interno bruto (PIB).

Actualmente, el déficit equivale a un 6,2% del PIB y se estima que crecería a un 8% en el 2019, lo que tendría fuertes consecuencias para la economía del país.

La iniciativa pretende convertir el impuesto sobre las ventas en el impuesto al valor agregado (IVA), para gravar con una tasa del 13% más bienes y servicios que en la actualidad están exentos.

De igual forma, busca reformar el impuesto sobre la renta para gravar con un 15% las rentas de capital, que son las variaciones en el patrimonio de un contribuyente.

Además, contiene un capítulo de empleo público para racionalizar el pago de pluses como la anualidad y la prohibición de ejercicio liberal de la profesión.

Los diputados y el Poder Ejecutivo esperan que con esta señal de garantizar la votación de la propuesta de ley en un plazo menor a dos meses las calificadoras de riesgo internacionales mejoren la perspectiva de los bonos de la deuda soberana del Estado, que ha venido a menos por culpa de falta de señales del Parlamento para solucionar la crisis fiscal y por el incremento en el déficit del Gobierno Central.