Josué Bravo. 31 diciembre, 2018
El inmueble de
El inmueble de "100% Noticias", ubicado muy cerca de la cárcel El Chipote, permanece bajo custodia policial desde el viernes 21 de diciembre. Foto de Óscar Navarrete, cortesía de 'La Prensa' para 'La Nación'.

El asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua (CPDH), Pablo Cuevas, no tiene dudas de que Daniel Ortega quiso hacer una demostración de poder al cerrar, la noche del pasado 21 de diciembre, el canal 100% Noticias.

“Fue para decirle (a Miguel Mora, dueño de la televisora): ‘mira que montón de personas estoy utilizando para someterte’”, expresó Cuevas.

El Gobierno usó al menos 20 patrullas, cada una con 10 policías élite y antimotines, todos portando escopetas o AK-47, así como civiles armados y con sus rostros cubiertos con pasamontañas, quienes acompañaron a los policías para capturar a Mora y a trabajadores del canal, a los cuales tenían cercados desde hacía días.

El cálculo de este despliegue lo hizo Verónica Chávez, directora ejecutiva de la televisora y esposa de Mora para la denuncia que presentó ante la CPDH, posterior al cierre, y que fue recibida por Cuevas.

También la jefa de prensa del canal, la periodista tico-nicaragüense Lucía Pineda, fue detenida “abruptamente” a eso de las 9:00 p. m. de ese 21 de diciembre.

Chávez quedó libre horas después de haber sido interrogada en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), la tenebrosa cárcel conocida como El Chipote, donde Ortega estuvo preso y recibió torturas durante la dictadura de Anastasio Somoza, desde que ingresó en 1967 hasta su salida en 1974.

Para el operativo en 100% Noticias además hubo retenes con cierre de calles instalados por la Policía en una periferia de 700 metros, de acuerdo con la versión recibida por la CPDH.

“Es un mensaje de fuerza y de impunidad que dice ‘yo puedo hacer lo que quiera y nadie te puede ayudar’”, añadió Cuevas en referencia al gobernante Ortega.

Al llegar al edificio de dos pisos que alberga al medio, los agentes encañonaron a los dos guardas de seguridad que custodiaban la entrada y para ingresar quebraron los vidrios de la puerta principal y de los ventanales de la parte frontal, en tanto bloquearon la salida del vehículo usado para transportar al personal del canal, conducido por Joseph Raphael Hernández Arriaza.

Hernández sigue detenido, sin que todavía haya comparecido ante un juez, según versiones recabadas por la CPDH. Los dos guardas de seguridad permanecen desaparecidos.

Los familiares del conductor creen que fue detenido por represalias. Su esposa, Karla Barahona Mendoza, dice que el día anterior a su detención, cuando andaba en un recorrido con trabajadores del canal, vio que alguien los seguía.

"Se detuvo a increpar a sus seguidores, que andaban en camioneta, y estos le dijeron que eran policías. Le dijeron que trabajara para ellos espiando al señor dueño del canal y él se negó. Entonces ellos le advirtieron que él iba a saber quiénes eran ellos”, detalló Cuevas.

Durante el allanamiento, de forma simultánea, otro grupo de policías utilizó escaleras para subir al segundo piso y al techo; otros desconectaron las cámaras de seguridad y desinstalaron los equipos que sacaron del aire la señal de la televisora.

Luego quisieron derribar la puerta de la habitación donde Mora y su esposa se encerraron pero ellos salieron antes, voluntariamente.

De inmediato fueron encañonados con armas pesadas, tirados al piso boca abajo y esposados, reseñó Cuevas. Así permanecieron durante los 20 minutos que duró el secuestro de cámaras, computadoras y otros bienes en el cierre de 100% Noticias.

Se desconoce el momento exacto en el que fueron detenidos la periodista Pineda y el controlista Gustavo Cerna, quien también permanece en El Chipote, sin haber sido llevando aún ante un juez, dijo Julio Montenegro, el abogado de la CPDH que representa a Mora.

La legislación nicaragüense da un plazo máximo de 48 horas para que un detenido sea presentado ante un juez, hacerle audiencia preliminar o liberarlo. Por lo tanto, explicó Montenegro, Hernández y Cerna permanecen en detención ilegal.

Otras irregularidades
Mora permanece en prisión preventiva en El Chipote. Su paradero se conoció el sábado 22 de diciembre, cuando apareció con ropa de preso y declarando ante un juzgado en Managua. Foto: Tomada del Twitter del Canal 100% Noticias
Mora permanece en prisión preventiva en El Chipote. Su paradero se conoció el sábado 22 de diciembre, cuando apareció con ropa de preso y declarando ante un juzgado en Managua. Foto: Tomada del Twitter del Canal 100% Noticias

Además de uso excesivo de la fuerza, la Policía cometió otras irregularidades al secuestrar el canal, por ejemplo, no se presentó orden judicial de allanamiento, captura y confiscación de bienes; además de que se realizó el allanamiento fuera del horario estipulado por ley, que es entre 6 a. m. y 6 p. m., dijo Montenegro.

Las acciones de este tipo, en otro horario, son por circunstancias especiales, explicó Cuevas.

A los detenidos tampoco les permitieron llamadas telefónicas a sus familiares ni les otorgaron facilidades para comunicarse con un abogado. “No hubo formalidad de ley”, denunció Montenegro.

Hasta el momento, la Policía tampoco ha dado a la defensa recibo de lo ocupado. “Hay una normativa de auxilio judicial donde dice que, si un alfiler ocupan, tienen que dar recibo de ocupación de ese alfiler y nada de eso hicieron”, reclamó Cuevas.

Mora y Pineda permanecen en prisión preventiva en El Chipote, acusados de cometer, supuestamente con noticias divulgadas por el canal durante las protestas iniciadas el 18 de abril, los delitos de “provocación, preposición y conspiración para cometer actos terroristas”.

Además, se les atribuye “apología e inducción para cometer delitos impulsados por el odio, como circunstancias agravantes de discriminación por razones de ideología política”, según el expediente judicial 020017-ORM4-2018PN radicado en el Juzgado Sexto de Distrito Penal de Managua.

La Fiscalía los acusa de hacer llamado a “los extremistas a desencadenar terror y violencia, con desprecio a todo militante sandinista, al igual que a las autoridades de la Policía Nacional, a quienes llama públicamente ‘Policía Sandinista’”.

Jaime José Arellano Arana, Luis Manuel Chavarría Galeano y Jackson Orozco Poveda también son acusados de cometer, supuestamente, los mismos delitos. Los dos primeros dirigían programas de opinión en 100% Noticias y Orozco era periodista del canal. Los tres se fueron de Nicaragua.

En las mazmorras de El Chipote

Los abogados defensores concluyen que Mora y Pineda permanecen recluidos en El Chipote, porque ni ellos ni sus familiares han tenido contacto desde que fueron presentados ante el juzgado, el 22 y 23 de diciembre, respectivamente.

El día de visita en esa cárcel es todos los martes. No obstante, a Chávez no le permitieron el ingreso. Ella estuvo fuera de la cárcel entre las 5 a. m. del 25 de diciembre y las p. m. del mismo día. A unos 40 familiares de otros presos políticos sí les permitieron el acceso, de 10 en 10, contó Montenegro.

El dueño de 100% Noticias se recupera de un golpe en el ojo izquierdo propinado por un policía al momento de su ingreso al penal, la noche del viernes. Antes, el agresor le exigió que se quitara los lentes.

Migue Mora, dueño del canal 100% Noticias, fue golpeado en su ojo izquierdo al momento de ingresar a la cárcel El Chipote, la noche del viernes 21 de diciembre. La imagen fue captada un día después desde una cámara de teléfono frontal.
Migue Mora, dueño del canal 100% Noticias, fue golpeado en su ojo izquierdo al momento de ingresar a la cárcel El Chipote, la noche del viernes 21 de diciembre. La imagen fue captada un día después desde una cámara de teléfono frontal.

Mora fue interrogado en reiteradas ocasiones durante la noche y madrugada de su captura, como un método de tortura psicológica, aseguró Montenegro. Incluso estuvo varias horas en una celda de El Chipote conocida como “La Chiquita”, pues solo mide medio metro cuadrado y carece de espacio para hacer necesidades fisiológicas.

Pineda pasó su primera noche en una cárcel de tres metros cuadrados que comparte con otras cinco reclusas. En esa ocasión la sacaron en siete ocasiones para interrogarla, lo cual también es tortura psicológica, indicó Cuevas. A ella le pidieron que incriminara a Mora y a cambio recibiría beneficios en el proceso judicial, pero Pineda se negó.

La periodista durmió el primer fin de semana prácticamente en el suelo y no se permitió que sus familiares le enviaran alimentos.

(Video) Lucía Pineda y Miguel Mora permanecen con sed, hambre y temor según abogado

De no ser por la solidaridad de sus compañeras reclusas, Pineda habría aguantado hambre.

El asesor legal añadió que las celdas de esta cárcel son antihigiénicas y cuentan con un orificio de cuatro pulgadas de diámetro donde mujeres o hombres, según sea el caso, hacen sus necesidades fisiológicas en cuclillas, a la vista del resto de detenidos. “Aquí le llaman agarrar puntería”, señaló Cuevas.

Cuevas describió el tipo de interrogatorios a los que son sometidos los presos de El Chipote. “Es una tortura psicológica donde le dicen: ‘tenemos a tu mujer incriminándote, a tu hijo enfermo que nunca volverás a ver’. En algunos casos dicen: ‘te vamos a violar a tu mujer’, o que conocen donde estudian tus hijos".

Aumento del asedio y la persecución

La esposa de Mora, Verónica Chávez, recuerda que el día que fueron detenidos, la pareja había decidido quedarse a dormir en el canal, como solía ocurrir durante el último mes debido a que había aumentado la persecución gubernamental en su contra.

“Habíamos llegado al canal desde un día antes para garantizar que Miguel estuviera en el programa IV Poder (un programa de opinión que se transmitía los viernes a las 5:00 p. m. por 100% Noticias)”, explicó Chávez, al detallar que ella y Mora ya no permanecían estables en un solo lugar; a veces dormían en el canal, otras en hoteles, en algunas ocasiones en casas de amigos, todo para “despistar” a sus perseguidores.

“Andábamos donde nos agarraba la noche realmente. El lugar donde nos quedábamos dependía de cómo nos perseguían, de que si nos daban posada”, recuerda Chávez. Ella, una semana después, sigue intentando recuperar la voz, afectada por los gritos que dio durante la captura.

Mora es un sandinista confeso que empezó a discrepar fuertemente con Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, desde que inició, el pasado 18 de abril, la represión oficial contra la protesta ciudadana. Ese día, turbas sandinistas agredieron a manifestantes y periodistas que cubrían las protestas en una rotonda de Managua, con la complicidad de la Policía Nacional.

A un equipo periodístico de 100% Noticias, grupos afines al Gobierno le robaron la primera de tres cámaras que la televisora ha perdido desde abril.

Según Chávez, su esposo recibió al menos dos amenazas de muerte, mientras Montenegro cuenta que en más de alguna ocasión a los dos los encañonaron. Últimamente habían sido retenidos en varias ocasiones, en diversos sitios de Managua.