Sofía Chinchilla Cerdas. 12 octubre
Harlan Hoepelman, Carmen Chan y Jonathan Prendas, diputados de Nueva República. Foto: Asamblea Legislativa, bloque Nueva República para LN.
Harlan Hoepelman, Carmen Chan y Jonathan Prendas, diputados de Nueva República. Foto: Asamblea Legislativa, bloque Nueva República para LN.

Los diputados fabricistas del bloque Nueva República anunciaron que no participarán en el proceso de diálogo con sectores que buscará soluciones a la crisis fiscal.

En un comunicado de prensa emitido la tarde de este lunes, los seis legisladores independientes dijeron que no participarán de la mesa convocada por el presidente Carlos Alvarado y por el jerarca del Congreso, Eduardo Cruickshank, al argumentar que su propuesta “carece de validez”.

En el mismo pronunciamiento acuerdo también por la cúpula del Partido Nueva República, los diputados fabricistas dijeron que el Gobierno pierde tiempo en la implementación de medidas para paliar la crítica situación económica del país.

El bloque lo componen Carmen Chan, Jonathan Prendas, Harllan Hoepelman, Nidia Céspedes, Ignacio Alpízar y Marulin Azofeifa.

Hace cuatro días, Chan llamó al gobierno a dialogar con los distintos sectores del país.

“Solicito al gobierno que abra un verdadero diálogo social y se comience una mesa de concertación entre los distintos sectores para evitar llevar al país a un caos social irreversible y lamentable, en el que todos perdemos”, dijo la coordinadora de los fabricistas, el jueves 8 de octubre, en un comunicado.

Ahora, el bloque de independientes dice que no participará del diálogo porque el Congreso no autorizó la convocatoria.

“Si el presidente del Congreso iba a salir, es un hecho que buscaban validación del Legislativo y la Asamblea no es un solo hombre aunque sea el presidente... no quieren construir, sólo quieren aparentar y forzar la cosas”, alegó Francisco Prendas, presidente del partido Nueva República.

El diálogo multisectorial del que los independientes declinaron participar propondrá medidas de ajuste en los ingresos y los gastos del Estado, así como de gestión de la deuda pública, para sacar al país de la crisis económica y fiscal causada por la pandemia de covid-19.

La mesa la integrarán 29 personas, según el diseño anunciado por Jorge Vargas Cullel, director del Estado de la Nación, quien se desempeñará como facilitador.

Por parte del gabinete de Carlos Alvarado, participarán cuatro ministros. Tendrán la misma cantidad de representantes los sectores empresarial, sindical y cooperativista.

Otros sectores tendrán dos asientos. Es el caso de los solidaristas, los productores agrícolas, las organizaciones de mujeres, las iglesias y las municipalidades.

Además, tendrán un cupo las organizaciones comunales, los estudiantes universitarios y las agencias de desarrollo.

Los fabricistas también alegan que no se sumarán porque consideran que el sector productivo “no está suficientemente representado”, ni se invitaron representantes de pescadores ni de pymes. Además, reclaman que a los legisladores no se les va a dar voz ni voto durante los debates.

El director del Estado de la Nación invitó a los diputados a participar en calidad de observadores silenciosos. La idea es que brinden su criterio únicamente si la mesa se los solicita.

Según la metodología, participarán los jefes de las siete fracciones legislativas (Liberación Nacional, Acción Ciudadana, Unidad Social Cristiana, Restauración Nacional, Integración Nacional, Frente Amplio y Republicano Social Cristiano) y dos diputados independientes.

En la primera fase, que se extenderá durante cuatro semanas, la mesa generará medidas de ajuste fiscal para solucionar el desbalance fiscal, contener la inflación, controlar las tasas de interés y recuperar empleos en el corto plazo.

La primera sesión del proceso de diálogo se realizará este sábado a las 10 a. m. en las instalaciones del Consejo Nacional de Rectores (Conare).