Política

Alcalde Mario Redondo se reunía con gerente de Meco dentro de vehículos en parqueo de comercio

Cuñado de Carlos Cerdas describió la forma en que solían conversar en una llamada intervenida; Redondo dice que la constructora lo buscó porque estaba inconforme con la modalidad en que la Municipalidad de Cartago le contrató obras viales

El alcalde de Cartago, Mario Redondo, se reunió en unas dos ocasiones con el gerente de Operaciones de la constructora MECO, Abel González, dentro de vehículos estacionados en parqueos de comercios, con el fin de hablar sobre un contrato para asfaltar vías municipales en este cantón.

Por ejemplo, ellos tenían previsto reunirse de esa manera la mañana del miércoles 22 de julio del 2020.

Así se deriva de dos conversaciones telefónicas que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) le intervino a Abel González, quien fue detenido el pasado 14 de junio en el marco del Caso Cochinilla, el cual versa sobre presunta corrupción en el manejo de contratos de obras viales.

Ese día, el alcalde no llegó a la cita, pero quedaron de verse en la noche, según la conversación.

El gerente de Operaciones de MECO habló por teléfono dos veces con su esposa Milagro Cerdas Araya, hermana del dueño de la constructora, Carlos Cerdas (quien también está detenido), para contarle que Redondo no había llegado.

Si bien en la conversación con su esposa, Abel González no menciona el nombre del exdiputado de Alianza Demócrata Cristiana (ADC), algunas señas y el propio alcalde confirmaron que él era la persona a la que esperaba.

Esta es la primera conversación registrada alrededor de las 8 a. m.:

Abel González: No llegó.

Milagro Cerdas: Y vos con la plata para arriba y para abajo.

Abel González: Y que me dice que estaba hablando con la Amelia.

Milagro Cerdas: Ajá.

Abel González: Y resulta que se atrasó con Amelia y ahí está, sí es cierto y me dice “si querés pones el radio”; me dice “vea ahí voy corriendo, porque en la municipalidad me están esperando..., porque me está esperando Ignacio Santos en Malas Compañías”, y sí cierto, ahí está hablando. Me dice “veámonos en la noche”, le digo “está bien, en la noche te veo, verdad”.

Milagro Cerdas: Está bien.

Abel González: ¿Cómo se llama aquel amigo de Bernal, de la muni? Siempre se me olvida el nombre.

Milagro Cerdas: Jorge.

Abel González: Jorge; voy a llamarlo para ver si me ayuda, para ver si me reciben unas cosas.

Milagro Cerdas: Está bien.

‘Mario abre la puerta y se monta aquí'

Ese día, Amelia Rueda, conductora del programa Nuestra Voz de Monumental, que empieza a las 7 a. m., invitó al alcalde Mario Redondo para hablar del problema de las cuarterías, junto con otros funcionarios municipales.

Sin embargo, la conversación con el primer entrevistado, un funcionario de la Policía Municipal de San José, se extendió y, poco después de las 7:50 a. m., Rueda informó de que el alcalde de Cartago se había salido de la llamada.

Luego, a partir de las 8 a. m., Redondo sí participó en el programa Malas Compañías de Teletica Radio.

Minutos después de la primera llamada, el OIJ registró una segunda conversación entre el gerente de MECO y su esposa a las 8:32 a. m. Esta es la transcripción:

Abel González: Amor, yo no te conté el chile que me pasó.

Milagro Cerdas: ¿Qué te pasó?

Abel González: Que llego yo ahí a Fresh Market y veo un Rav4 gris, parado.

Milagro Cerdas: ¿Un qué?

Abel González: Rav4 gris nuevo.

Milagro Cerdas: Ajá.

Abel González: Como el que tiene Mario, verdad. Y me paro a la par, ya, y agarro... yo llevaba un fólder ahí con unas cosas y todo, verdad..., y abro la puerta y pega un brinco el viejo que estaba ahí (risas); había un mae en el carro, yo vi que era una persona.

Milagro Cerdas: Sí.

Abel González: Y abro la puerta y le digo “diay”; “hijueputa”, dice (risas), pega un brinco; “ay hijueputa” y le digo “ay disculpá, es que creí que era un amigo mío que me estaba esperando”, le digo. “Hijueputa, yo creí que me estaban asaltando”, me dice (risas).

Milagro Cerdas: Ay Dios.

Abel González: Vieras qué susto (risas). “Disculpá sinceramente”, le digo; “mirá es que tiene un carro igual a este, diay no lo conozco muy bien, nada más me dijo que nos viéramos aquí para darle unos documentos”; hijueputa, vieras qué brinco pegó ese hombre cuando estaba, cuando llego yo y le abro la puerta.

Milagro Cerdas: ¿Le abriste la puerta?

Abel González: Diay, sí, estaba parado el carro; yo cuando llegaba me siento con Mario.

Milagro Cerdas: Qué bárbaro.

Abel González: Y Mario me abre la puerta y se monta aquí y hablamos, o yo le hablo; y llegué yo y me le paré a la par, ¡pum!, y le abro la puerta y, cuando iba para adentro y veo que no era Mario, pero vieras el brinco; al final, lo saludé y mucho gusto, y “disculpa, creí que era un amigo mío que me está esperando, tiene un carro igual a este”; “yo creí que me estaban asaltando”, me dice.

Milagro Cerdas: Ah, pobrecito.

Abel González: Fíjate vos.

Explicación de Mario Redondo

Consultado por La Nación, Mario Redondo confirmó que él conoce a Abel González y argumentó que, cuando asumió el cargo de alcalde Cartago, en mayo del 2020, la Municipalidad ya tenía en camino un concurso para contratar la atención de vías cantonales por demanda.

“Ellos la ganan, yo ni me acuerdo, es más yo creía que ellos ya la habían ganado; después ellos hicieron una polémica, porque ellos indican que la Municipalidad lo aprueba como por solo un año y que esa cuestión era por demanda.

“Entonces, hay un reclamo en el sentido de que tenía que haberse aprobado por un monto, no por un monto, sino por un plazo indeterminado, si es por demanda, un plazo prorrogable a tres años”, dijo el alcalde.

El contrato en realidad fue adjudicado a MECO el 6 de agosto del 2020, 15 días después de la llamada intervenida entre el personero de la constructora y su esposa.

El alcalde insistió en que Abel González lo contactó porque estaba inconforme con la modalidad de contratación.

“Yo no intervengo en las licitaciones, eso es fácilmente comprobable”, dijo.

“Yo recuerdo que, en una ocasión, me dio un fólder con unos documentos que corresponden, precisamente, a ese alegato de Contraloría en el que se le dice que sí se puede hacer extensiva (la licitación)”.

Al señalársele que, en la llamada, el gerente de MECO dijo que ambos tenían la práctica de conversar en vehículos en el parqueo de un comercio, Redondo respondió:

“No, simplemente una vez me dio ese documento, en ninguna ocasión más; en una ocasión me dio un documento, que es un fólder precisamente con esos documentos que mencioné, yo nunca recibí absolutamente nada.

“Lo único que pude haber recibido de él fue ese documento; sí recuerdo que me dio en una ocasión un fólder donde venían los documentos de esa contratación.

“Yo no voy a mentir; yo en eso siempre fui muy claro con ellos, yo aquí no hago nada por absolutamente ningún interés, ni le escribo absolutamente nada.

“A mí lo que me interesa simplemente es, en este caso en particular, tenemos una urgencia en el asfaltado, venimos diciéndolo desde hace rato, porque en los recursos para la reparación y el mantenimiento vial, los concursos son muy lentos, hay constantes apelaciones”, aseveró.

Luego, más avanzada la entrevista, Redondo admitió que pudo reunirse en más de una ocasión con el gerente de MECO en circunstancias como las descritas en la llamada.

El siguiente es un extracto de un intercambio de preguntas y respuestas entre este medio y el alcalde:

-¿Usted recuerda haberse puesto de acuerdo con él para verse en ese lugar el 22 de julio, para que él le entregara algo ?

No, solo recuerdo la vez que me puse de acuerdo con él, fue precisamente para esos efectos.

-¿Pudo haber sido esa fecha?

No recuerdo francamente, pudo ser más reciente. No recuerdo que fuera hace tanto tanto.

-De esa conversación que refiere él, ¿usted no se acuerda de estar entre la carrera, la entrevista con doña Amelia y Malas Compañías?

-No no, eso no. Él era a veces así, me decía ‘mirá necesito hablar con vos de esto y lo otro, yo quiero plantearte algo’, y tal vez me mandaba algún documento o algo así. Me decía ‘nosotros tenemos una gestión, a vos te están jodiendo o te están tratando de joder’, cuestiones de esa naturaleza.

-¿Se hablaban por teléfono?

Sí, él me llamaba o me decía ‘mira te puedo llamar es que tal cosa así, están jodiendo y quiero dejarte unos documentos’; eso fue excepcionalmente.

-Él le dice a la esposa que quedaron en verse en la noche, ¿usted se acuerda si se vieron?

Yo no recuerdo cuando me entregó eso. Ciertamente, no recuerdo si fue en el día o si fue en la noche.

-¿Se acuerda del espacio, fue aquí (la oficina), en un lugar así o se vieron afuera?

No, sinceramente no recuerdo; sí recuerdo que él me insistió en que quería darme unos documentos de la situación que tenían del camino ese. Me dijo algo como que ‘quiero contarte algo y creo que te están tratando de joder’. Cosas así, es lo que recuerdo.

-En la conversación que él mantiene, da a entender que no era la primera vez que ustedes pactaron verse en un lugar para hablar o intercambiar algo, porque él dice, ‘cuando nos vemos yo le abro la puerta o él me abre la puerta’...

Mira, que te digo, eso pudo haber pasado unas ocasiones francamente no recuerdo, una o dos ocasiones.

-¿En esas ocasiones para qué quedaron en reunirse?

Por eso mismo, porque él me decía ‘mirá te están jodiendo, están tratando ahí, nosotros tenemos criterios legales de Contraloría, que se han dado con respecto a estas instituciones y que es posible que este tipo de contrataciones sean por cuatro años, un año prorrogable por tres años más’.

-¿Usted por qué accedió a reunirse con él, era participante en contrataciones?

Ya tenían la licitación adjudicada, es más, quiero decir algo, cuando yo entré aquí mi impresión es que ellos ya habían ganado esa licitación, la licitación ya había estado..., yo verifiqué y resulta que fue posterior.

-¿Posterior al cambio de administración?

Sí, vamos a ver, se entrega la licitación, se saca, se da el cambio de gobierno, vienen presentan el informe y todo el asunto, pero ¿cómo operan los procesos de contratación? Cuando es gestión vial, en este caso se hacen conceptos técnicos, se hace el cartel, se saca y después el departamento de Gestión Vial da un criterio de cuáles son seleccionables; el área Legal da otro criterio, el área Financiera otro y, finalmente, el área de Patentes da un cuarto criterio.

“Y Proveeduría, sobre la base de eso, en este caso del área correspondiente, en este caso el señor, en ese entonces estaba Aparicio, que era ingeniero, da el dictamen recomendando. Ellos, entiendo, sobre esa gestión fueron y pidieron el precio más bajo; entonces recomiendan que se les adjudique a ellos.

“Ellos me dicen ‘mirá, nosotros tenemos esta licitación, pero nos están haciendo problema porque, a la hora de firmar el contrato, nos están limitando si es prorrogable o no es prorrogable’”.

-¿Esos documentos no se los pudo haber enviado vía digital a su despacho, como habría hecho cualquier persona?

No sé la razón, pero él me decía que sentía como que él no tenía confianza. Yo no sé si él no tenía confianza con Aparicio y, al entrar en transición el director de Gestión Vial y siente que quiere que yo esté informado de que hay una jugada ahí para tratar de frenar la ejecución de obra pública.

-Usted me dice que en algún par de veces se pudieron haber reunido en un carro.

En un carro en una ocasión sí, diay, porque él me dice ‘mirá es que quiero ver algo y no sé qué', algo por el estilo.

-¿No es una forma un poco extraña de reunirse con un proveedor? Pudiendo reunirse aquí en su oficina.

Mirá, ciertamente quiero decir... Lo que pasa en esto es que uno no… Pucha, después uno dice, pucha, ahora que yo sé esto, yo probablemente no me hubiera reunido, pero uno no tiene...; uno no conoce a la gente, uno no conoce los antecedentes de la gente. Yo no sabía todas esas cosas que uno lee, uno las desconoce completamente, uno no siente que sea…

“Vamos a ver, yo trato de no tener mucha relación con proveedores, pero hay gente que le dice ‘mire, solo quiero entregarle una oferta de tal y tal, quiero explicarle tal y tal cuestión’. Últimamente, yo he optado por remitirlos, pero digamos, no es excepcional que algún proveedor trate. Es que te lo digo, yo sentí que ya…

“No, no sentía, ya estaba adjudicado; o sea no era alguien que estaba aspirando a que le dieran algo, sino que era alguien que decía ‘mirá, ya nosotros ganamos la licitación y nos están poniendo obstáculos porque nos lo están recortando y la sospecha nuestra es que te lo están recortando porque tienen ganas de joderte a vos’”.

Contrato fue firmado y se le hicieron dos adendas

Redondo sostuvo que, actualmente, el proyecto sigue frenado y que MECO no ha querido firmar el contrato que ganó en el 2020, “porque ellos dicen que el mecanismo es una licitación por demanda y que ciertamente es por cuantía estimable, que era prorrogado tres años”.

De acuerdo con archivos de la Contraloría General de la República (CGR), el pasado 13 de enero del 2021, el alcalde Mario Redondo solicitó a esa entidad refrendar un contrato entre la Municipalidad de Cartago y la constructora MECO, con dos adendas, para el mantenimiento de vías cantonales por ¢756 millones.

Se trata de un contrato derivado de la licitación 2020-LN-000001-0022030101.

El pasado 21 de mayo, la Contraloría rechazó refrendar el contrato.

Argumentó que el cartel estaba redactado en la modalidad de entrega según demanda, en la que no se establece una cantidad o monto determinado, sino que la Administración solicita el servicio o producto cada vez que lo requiera.

Bajo ese supuesto, se cotiza y se adjudica por precios unitarios, con lo que el proyecto se considera de cuantía inestimable, explicó el ente contralor.

Lo que sí puede establecerse es un límite y la Municipalidad de Cartago estableció un techo de ¢1.145 millones en el cartel de licitación.

No obstante, el 26 de junio del 2020, la Unidad Técnica de Gestión Vial de Cartago estableció un límite de ¢756 millones.

La licitación fue adjudicada a MECO el 6 de agosto del 2020 por un año, pero con opción de ser prorrogado hasta por tres periodos iguales.

Ante las dudas de la Contraloría sobre la existencia de dos límites distintos, las partes le hicieron una primera adenda al contrato, en la que la Municipalidad estableció que funcionaría bajo la modalidad de cuantía inestimable, pero a la vez hacía mención a un monto determinado.

La CGR no quedó satisfecha, por lo que el ayuntamiento firmó una segunda adenda en la que estableció que, si bien el contrato era por demanda, se aplicaba un tope de ¢756 millones, pero por cada año.

Para la CGR, el esquema planteado en la última adenda desnaturalizó la modalidad señalada en el cartel de licitación.

“La Administración decidió autolimitar su contratación a un monto máximo determinado, por lo cual, llegada dicha suma, la contratación finaliza y no puede extenderse para eventuales prórrogas”, citó la CGR, al argumentar el rechazo del contrato

Carlos Cerdas dijo que debía llegar donde el alcalde

En otra escucha telefónica del Caso Cochinilla, del 3 de junio del 2020, el dueño de MECO, Carlos Cerdas, hace una mención sobre el alcalde de Cartago.

Cerdas hablaba con Juan José López Monge, de la constructora Conansa.

López le informa de que la Municipalidad de Cartago estaba pidiendo aclaraciones sobre una licitación y Cerdas le sugiere enviar a una persona (que no identifica), amigo del ingeniero, “para ver si le comentaba algo”.

“Juan José le indicó que ellos ya se habían reunido con el ingeniero, pero querían reunirse con la persona que hacía los análisis. Luego de eso, Carlos Cerdas le mencionó a Juan José que le daba miedo que llegara tarde por que él tenía que llegar después donde el alcalde”, dice el expediente judicial.

La Nación consultó a Mario Redondo si tenía relación con el dueño de Meco:

-¿Con don Carlos Cerdas tiene relación?

Solo una vez, precisamente, porque me invitaron para exponer el tema de la concesión de obras en Cartago, y estuvo una hija que tiene él que es miembro de una fundación. Nosotros habíamos anunciado un programa de fomento del deporte para la prevención del delito, entonces él me dice ‘mirá, invité a mi hija porque quería que te expusiera la posibilidad de ayudar, nosotros ayudamos a algunas comunidades’.

-¿Después o previamente, no?

No recuerdo, sinceramente.

-¿Qué pasó con esa licitación por la que don Abel (González, gerente de MECO) lo estaba presionando?

Todavía no se ha firmado porque ellos se resisten a firmar el contrato, porque dicen que no están de acuerdo, que hay un error en la adjudicación que hace la Municipalidad, y que la Municipalidad lo está supeditando a un año.

“Ellos dicen ‘nosotros ganamos una licitación, esa licitación puede ayudarte mucho porque podríamos mandar varias cuadrillas a todo lo largo de las calles. Pero esa licitación es por demanda y por cuantía inestimable a tres años, prorrogable a tres años más. Eso va a liberar a la Municipalidad de tener que estar sacando cada año una licitación y les va a dar la posibilidad de resolver, y lo cierto del caso es que esa gente te está jodiendo porque te están tratando de sacar de una forma para que sea solo un año, y la forma en que te lo están planteando está mal y nosotros queremos darte muestras y pruebas de que eso es diferente, de que eso no es así y que ese tipo de licitaciones por demanda son las que la Contraloría ya ha resuelto’; creo que por un caso de Acueductos y Alcantarillados, es lo que me da la memoria, ‘y entonces queremos darte insumos del caso’.

“Yo le digo ‘yo tengo el problema de que estoy en un ámbito donde yo no tengo confianza plenamente en el equipo y yo necesito asesorarme bien en materia de contratación administrativa para ver, porque en eso estamos renqueando’”.

Y entonces dice ‘nosotros podemos hacerte llegar expertos en la materia que puedan decirte’, y en ese contexto es que se dieron esos contactos.

-Lo que usted me explica es que con lo que ellos no estaban conformes no se cambió, pese a la presión que ejerció él para que se hiciera.

No se cambió, no se ha cambiado. Es más, se aprobó así y se mandó a firma de ellos, y ellos no han firmado aún; al día de hoy no han firmado, ellos no están de acuerdo con esos términos.

“Insisten y reinsisten en que la licitación que ellos ganaron es de cuantía inestimable y es prorrogable por tres años, y que la forma en que la Municipalidad lo ha manejado es una forma contraria a lo que está establecido, que ellos lo ganaron de una forma y la Municipalidad, especialmente el área de Proveeduría, está limitando esto, que eso afecta a la Municipalidad porque eso la obliga a tener que estar haciendo, entonces que ellos quieren demostrar”.

-¿Y qué pasó después? Ellos le dieron la información, usted les dijo que se iba a asesorar, no sé si lo habrá hecho y si llegó a alguna conclusión.

Sí, hemos tratado de hablar en algún momento con la gente de Proveeduría, si eso es así, si efectivamente había algo en particular, y entonces, se mandó a la Contraloría.

“La Contraloría hizo una observación. Aquí hicieron una cosa y en el Concejo pusieron otra cosa, entonces había una contradicción y lo refutaron. Entonces, tienen que volver a hacer el contrato; ese fue el contrato que se hizo y que ellos no han querido firmar.

-Don Mario, ¿a usted no le pareció incorrecto de parte del proveedor presionarlo para que se hiciera una modificación? A usted como jerarca municipal, ese es un proceso técnico que ven técnicos, no es parte de sus funciones específicamente. ¿No le pareció incorrecta esa presión que ejercía don Abel para que se hiciera, se ejecutara el asunto según le convenía a él?

Tal vez la razón es que yo he sido un poco inseguro sobre algunos temas. El tema es que la inmensa mayoría de licitaciones se ha caído, las apelan y se caen. Entonces, nosotros hemos puesto como un tema sensible, como una alarma en rojo, el proceso de adquisición de bienes y servicios, tenemos limitaciones ahí.

“Es más, hasta yo manifiesto en un momento en el Concejo Municipal hace unas semanas que yo sentía casi que me desesperaba, porque cada vez que yo publico algo en Facebook de lo que estamos haciendo, la gente dice ‘¿y las calles? ¿y las calles? ¿y las calles?’. Y entonces mi presión ha sido qué hacemos con las calles, porque ese es el bendito contrato que está para asfaltar las calles, y el tema con ese contrato es que no se ha podido ejecutar por toda esa controversia, de que ellos lo ganaron y ellos alegan que legítimamente está siendo mal interpretado.

“Ahora, uno podría decir, ellos dicen que han hecho valer sus argumentos, que han tratado de hablar sobre el tema, pero que acuden a hablar conmigo porque sienten que puede haber mala fe, y que están tratando de joderme para retrasar trabajos acá.

“Entonces, yo incluso una vez le dije ‘yo la verdad no me quiero meter a presionar al personal en este tipo de cosas’”.

-¿A él se lo indicó?

Sí.

-¿Porque sintió en ese momento ya, que era inadecuado? Yo entiendo la dificultad de ejecutar acciones, más en un lugar que tuvo otro alcalde durante muchísimo tiempo, pero los problemas en todo caso se resuelven a lo interno, que llegue un proveedor externo a presionarlo a usted, yo siendo alcaldesa, siento que me molestaría.

Sí sí sí. O sea, yo es que no me lo planteé como una presión, por decirlo de alguna manera. Él me lo plantea y me dice ‘vea, póngase vivo, a usted lo están tratando de joder’.

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.

Esteban Oviedo

Esteban Oviedo

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.