Política

‘Al igual que pasó con Hitler, hoy se ha creído que se puede apaciguar a Putin’, dice Óscar Arias

El premio Nobel de Paz afirma que Vladimir Putin, presidente de Rusia que ordenó invadir Ucrania, es un ‘autócrata’ al que ‘no le importa el qué dirán’

“Yo pienso que, al igual que pasó con permitir apaciguar a Hitler, hoy se ha creído que se puede apaciguar a Putin, y la verdad es que esta invasión nos prueba que no es así”.

Con estas palabras se refirió el expresidente Óscar Arias Sánchez, premio Nobel de la Paz 1987, a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, ordenada por el presidente Vladimir Putin.

Para el exmandatario costarricense, la historia se repite tal como ocurrió con el appeasement (política de apaciguamiento), medida utilizada por el exprimer ministro británico, Neville Chamberlain, para intentar contener a Adolf Hitler antes de la Segunda Guerra Mundial, ignorando las verdaderas intenciones alemanas.

Para Arias, las medidas actuales contra Moscú desconocen los planes de Putin. Él considera que el presidente ruso sueña con restablecer una Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que se disolvió en 1991.

En entrevista con La Nación, Arias Sánchez describió a Putin como un “autócrata” que por años ha puesto a prueba a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

- ¿Cuál es su opinión sobre la forma en la que Rusia desplegó esta invasión militar?

- Rusia ha venido desde hace ya varios años, desde que llegó Putin al poder, midiéndole la temperatura a Occidente, a EE. UU, los países europeos y a la OTAN también. Él se ha dado cuenta, con el tiempo, de que Occidente le ha permitido la invasión a Georgia, en el 2008, y posteriormente la invasión de Crimea y Sebastopol, en el 2014.

“Creo que él es una persona astuta, inteligente y, además, es un autócrata, que no le importa el qué dirá la prensa rusa, qué dirá el pueblo ruso, si lo aplauden o lo condenan. Como le dijo el embajador ucraniano al embajador ruso en las Naciones Unidas: ‘Para los criminales de guerra no hay purgatorio, ellos van directamente al infierno’.

Putin lo que en el fondo quiere es revivir el paneslavismo. Rusia es el país más grande del mundo y ha sido uno de los países más expansionistas en la historia, desde el siglo XII, pasando por Iván el Terrible, Catalina II o Catalina la Grande, hasta que se constituyó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que todos sabemos que terminó en 1991.

“Putin dijo que la disolución de la URSS era algo catastrófico y el desastre geopolítico más significativo de la historia reciente. Entonces, él ha venido soñando estos años con revivir el paneslavismo y unir a las repúblicas socialistas soviéticas que adquirieron su independencia.

“Ucrania, según dijo recientemente Putin, es una ‘creación rusa’. ¡No, no es una creación rusa! Hay historia compartida, hay cultura compartida, un idioma compartido, muchos ucranianos hablan ruso, como Zelensky (presidente ucraniano), pero Ucrania es un país soberano.

- ¿Se apoderará Putin de Ucrania?

-Yo francamente no sé si quiera apoderarse de toda Ucrania, pero si va a querer -por lo menos por lo que he leído-, cercenar el territorio ucraniano, llevándose una buena parte. Por ejemplo, se habla mucho de que él pretende construir una especie de corredor donde está Donetsk y Lugansk, en el Donbass y unir eso con Crimea y Sebastopol.

“Hasta el momento, él (Putin) ha venido midiendo cuál puede ser la reacción de la OTAN, organización que desde el 2008, con la toma de Georgia y la toma de Crimea, en 2014, no ha dicho ‘basta ya’.

“Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, ha dicho que el artículo cinco es muy claro y, que si Rusia toca una pulgada de territorio de algún miembro de la OTAN, la reacción sería unánime de todos los miembros de ese organismo”.

- Usted dice que Putin ha venido midiendo las reacciones de EE. UU. y la OTAN. ¿Considera que las reacciones que ha puesto el Gobierno estadounidense son débiles?

- Yo diría que no son suficientes. A Putin lo vemos de nuevo y no le importa mucho que se perjudique al pueblo ruso y no lo desvela el enorme gasto que significa movilizar 190.000 soldados con tanques, aviones, helicópteros, barcos de guerra.

Que se va a sancionar bancos grandes de Rusia, que se va a prohibir la venta de bonos rusos en Occidente, para financiarse... Él dirá: ‘voy a otros mercados, puedo tocar las puertas de China’. En fin, estoy especulando, pero me parece que todo este tipo de sanciones no es algo que le quite el sueño a Putin.

“Le van a hacer mucho daño, por supuesto que le van a hacer mucho daño, igual no le va a importar que el día de mañana tomen sanciones contra personas que están alrededor de él, miembros cercanos a su gabinete o empresarios cercanos a él.

“Pero trasladémonos a Centroamérica. Cuando el golpe de Estado en Honduras (en 2009), le impusieron sanciones al gobierno por el golpe de Estado a Manuel Zelaya, y militares dijeron que no les importaba; o que le digan a Daniel Ortega que sancionan a sus hijos o que le congelan sus ahorros en bancos rusos.

“Nada de esto le quita el sueño a Putin y me parece que no es suficiente para frenar su ímpetu de tener una Ucrania o un pedazo de Ucrania afín a Rusia y no a Occidente. Francamente, no sé si pretende llegar a Kiev o le bastará con crear esta especie de corredor. Putin lo que dice es que este no es el inicio de una guerra, sino el final de una, porque la guerra comenzó hace ocho años.

- ¿Usted cree que es así?

- No, no es así.

- ¿Cuáles son las medidas que debería tomar la comunidad internacional que respalda a Ucrania?

- Por el momento, me parece a mí, que están hablando de medidas económicas, a personas e instituciones en Occidente. He oído decir que no van a enviar soldados a Ucrania y van a colocar en países miembros de la OTAN cercanos a Rusia, pero se han cuidado mucho, sobre todo Joe Biden, de decir que no va enviar soldados norteamericanos a Ucrania.

“Lo que la historia nos enseña para un país expansionista como Rusia (...), es que querer apaciguar, usar el appeasement que utilizó Neville Chamberlain contra Hitler, fue desconocer en tiempos de Chamberlain, las intenciones del régimen nazi de Hitler, como ahora desconocer las verdaderas intenciones del gobierno ruso de Putin.

“¿Qué fue lo que hizo Hitler? Comenzó con la invasión de los Sudetes, en Checoslovaquia; luego se anexó a Austria, ahí lo recibieron con flores, porque él era nacido en Austria. Después, el 1.° de setiembre de 1939, invadió Polonia hasta que el 10 de mayo de 1940 llegó Winston Churchill y dijo ‘hasta aquí llegamos’. Pero la invasión de Hitler en Europa siguió hasta que cometió los errores que cometió, como la invasión de Rusia en 1941 y tuvo las mismas consecuencias que la invasión napoleónica a Rusia.

“Yo pienso que, al igual que pasó con haberle permitido apaciguar a Hitler, hoy se ha creído que se puede apaciguar a Putin, y la verdad es que esta invasión nos prueba que no es así. Puede suceder que el Consejo de Seguridad de la ONU tome una resolución, que va a ser vetada por Rusia exactamente como pasó en el 2014″.

- ¿Usted considera que este conflicto pueda escalar rápidamente y requiera la intervención de tropas si Rusia invade una nación de la OTAN?

- Rusia no se va a atrever a tocar a ningún país miembro de la OTAN.

- Por su experiencia en la resolución de conflictos bélicos, ¿ve posible un diálogo entre Rusia y Ucrania o ya es muy tarde?

- No. Jamás va a aceptar Putin. Bueno, yo no lo sé y es muy aventurado que yo diga sí o no, todo dependerá de lo que hay en la mente de Putin, si lo que quiere es tomar toda Ucrania o una parte y cercenarla, -que sería instalar un gobierno prorruso en los territorios donde hay simpatizantes rusos- o crear este corredor del que han venido hablando algunos expertos y permitir que el presidente ucraniano Volodímir Zelensky permanezca en Kiev, y tenga una Ucrania cercenada.

“La lección que yo saco de esto es que Rusia es un país expansionista. Yo conozco a Mijaíl Gorbachov, que es el hombre más odiado en Rusia y el más admirado en el resto del mundo, y a Boris Yeltsin, que con los presidentes de Ucrania y Bielorrusia decidieron la disolución de la URSS. Cuando Yeltsin fue sucedido por Putin, este manifestó que (el fin de la URSS) había sido el error más grande de su país.

“Por eso Putin ha venido soñando con revivir la Rusia grande, expandiéndose, lo ha podido hacer en estos 22 años sin pagar un precio elevado porque Occidente y la OTAN se lo permitieron”.

“Putin sabe que a golpe dado no hay quite. Tal como lo sabemos nosotros en América, como cuando EE. UU. en 1935 Samuel Houston (un héroe para los norteamericanos y un villano para los mexicanos), se apoderó de Texas y el presidente James Polk se apoderó de un 40% del territorio mexicano.

“En América del Sur, entre 1864 y 1870, existió una guerra que se llamó la Triple Alianza; se aliaron Brasil, Argentina y Uruguay contra Paraguay y le desmembraron buena parte del territorio paraguayo y bueno, nunca pudo recuperar eso.

“Si alguien sabe de expansionismo son los norteamericanos y los rusos, tanto así que los norteamericanos en 1823 dictaron la doctrina Monroe, que dice ‘América para los americanos’; los europeos no tienen nada que hacer aquí”.

- ¿Qué consecuencias económicas y políticas generará este conflicto entre Rusia y Ucrania?

- Gravísimas todas, en perjuicio de todos los pueblos. Ya el petróleo empezó a subir, las acciones en las diferentes bolsas se vinieron abajo en Inglaterra, en Alemania, en Japón, en China, New York. E precio de los hidrocarburos va a aumentar sensiblemente y la inflación de igual manera va a aumentar los precios de nuestros alimentos y a aumentar el costo de la vida.

Michelle Campos

Michelle Campos

Periodista en la sección de Política. Graduada como bachiller en periodismo en la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de licenciatura en Mercadeo. Ganadora de la Clase 8 del proyecto de periodismo colaborativo Punto y Aparte.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.