Rebeca Madrigal Q.. 13 mayo
La JPS es el caso más dramático en el pago de anualidades. Foto: Eduardo Vega
La JPS es el caso más dramático en el pago de anualidades. Foto: Eduardo Vega

Once instituciones públicas reparten ¢120.000 millones anuales a 26.800 funcionarios mediante el pago de anualidades muy superiores a las que reciben los funcionarios del Gobierno central.

Se trata de entidades en donde este incentivo está fijado y protegido por convenciones colectivas, lo que impide que la reforma fiscal les ponga límite.

(Video) 11 instituciones reparten ¢120.000 millones en anualidades intocables

Las anualidades son un plus salarial, que consiste en sumarle al funcionario un porcentaje adicional del salario base por cada año laborado.

En el Gobierno central, las anualidades oscilan entre un 1,94% y un 2,56%. En este último caso, si un empleado tiene un sueldo base de ¢500.000 mensuales, cada año recibe ¢12.700 adicionales. Al cabo de 20 años, en anualidades, esta persona ganará ¢254.000 por este incentivo aparte del salario.

Sin embargo, otras instituciones pagan porcentajes mucho más altos, hasta de un 10% de anualidad.

Gráfico
Gráfico

En una institución que pague un 5%, por ejemplo, la persona con un sueldo base de ¢500.000 recibiría ¢500.000 por anualidades en 20 años.

Este medio revisó las 26 convenciones colectivas vigentes en instituciones públicas y, en 11 de ellas, se fijan anualidades superiores a las del Gobierno.

Se trata de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), el Consejo Nacional de la Producción (CNP), la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), el Instituto Nacional de Seguros (INS), el Cuerpo de Bomberos, la Junta de Protección Social (JPS), Banco Nacional, Banco Popular, Universidad de Costa Rica (UCR), Universidad Nacional (UNA) e Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR).

En sus presupuestos, estas entidades reservaron ¢120.000 millones este año para pagarles las anualidades a sus 26.800 funcionarios, lo que significa que, en promedio, cada uno recibe ¢4,5 millones al año por este plus, ¢350.000 mensuales (incluyendo el aguinaldo).

No obstante, existen puntos más altos y puntos más bajos. Los funcionarios más favorecidos son los de la JPS, el INS, la CNFL, Recope y la UNA.

Los 9.500 empleados de estas instituciones reciben de ¢5 millones a ¢10 millones anuales. Por mes, perciben en anualidades de ¢392.000 a ¢760.000, más de lo que gana, en promedio, un empleado del sector privado: ¢385.000, de acuerdo con datos del INEC.

Esto se debe a que algunas instituciones triplican y hasta cuadriplican la anualidad que paga el Gobierno central, además de que el pago nunca depende del cumplimiento de metas por parte del empleado, sino de la antigüedad .

El caso más llamativo es el de la JPS, en donde la anualidad más alta es de un 6% y, cada cinco años, los empleados reciben el doble del porcentaje.

En el INS, las anualidades oscilan entre un 3% y un 10%, al igual que en el Cuerpo de Bomberos.

En el Banco Nacional, donde la anualidad es de un 3%, se concede un 3% adicional cada 10 años, hasta en tres oportunidades

El pago de anualidades también está en las universidades está entre los más costosos.

El problema de las anualidades es que, conforme más tiempo pasa y más beneficio acumulan los funcionarios, más costoso se torna para el Estado.

En algunos casos, como en el Banco Nacional, en el INS y en Bomberos, la anualidad no se le concede a la totalidad de planilla, porque hubo cambios en el régimen salarial a partir de cierta fecha.

La reforma fiscal pretende limitar las anualidades a un 1,94% para los profesionales y un 2,54% para los no profesionales, siempre que se cumplan metas. El exdiputado Ottón Solís intentó imponer un límite de 1,94% para todos, pero el resto de legisladores eliminó esa reforma.

No obstante, los beneficios protegidos por convenciones colectivas no pueden ser tocados porque estos convenios laborales, entre las entidades y las organizaciones gremiales, tienen rango de ley.

Otras instituciones, que no están bajo el régimen de convenios colectivos, también pagan más de anualidades por encima del promedio.

Tal es el caso del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), la Universidad Estatal a Distancia (Uned), la Asamblea Legislativa, la Universidad Técnica Nacional (UTN), la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (Infocoop).

En su Memoria Anual más reciente, la Contraloría General de la República advirtió sobre el crecimiento de remuneraciones que está impactado especialmente por incentivos.

"La tendencia al crecimiento en el gasto salarial, no sólo en el Gobierno Central, sino en entidades con régimen de autonomía que se financian por medio de transferencias del Gobierno, repercute en el resultado fiscal del Gobierno", dice el informe.

Los empleados del Gobierno central son los que actualmente reciben el monto más bajo del incentivo, al estar sometidos al régimen del Servicio Civil.

Priscilla Piedra, directora de Hacienda, además aclaró que la reforma no es retroactiva, por lo que los funcionarios que reciben una anualidad más alta a ese tope la mantendrán.

Estas son las anualidades institución por institución

Banco Nacional: 3% por año y 3% adicional cada 10 años, hasta tres veces. De los 5.440 funcionarios, unos 3.100 reciben salario más pluses. El pago de estas anualidades significan ¢13.759 millones.

Banco Popular: Desde 2001, los nuevos empleados reciben salario único, por lo que solo el 23% de la planilla recibe salario más pluses (879 personas). Las anualidades van de 2% a 5%. Según la oficina de comunicación de la entidad, las anualidades corresponden al 7% del total del costo de remuneraciones, unos ¢4.000 millones.

Bomberos: Los empleados que ingresaron antes de 2016 reciben entre 3% y 10%, según puesto y antigüedad laboral. El costo de anualidades para este 2018 será de ¢4.355 millones para 963 personas.

CNFL: Los 2.056 empleados reciben por cada año un 4,5% adicional. En el presupuesto 2018, se presupuestaron ¢16.652 millones para este rubro.

CNP: Entre 2% y 3%. De los 533 empleados, 523 reciben el porcentaje máximo. El costo anual del beneficio es de ¢1.945 millones.

INS: Los nuevos empleados que ingresaron en 2016 reciben salario único, pero para todos los anteriores, que son el 1.930 de 2.500 empleados de la casa matriz, la anualidad oscila entre un 3% y un 10% y demandará ¢17.764 millones este año.

JPS: 6% es la anualidad fija más alta. Además, los empleados reciben cada cinco años el doble del porcentaje correspondiente a una anualidad. Este año, el incentivo costará ¢4.322 millones para 439 empleados.

Recope: La convención fue recién negociada, pero las anualidades se fijaron en un 5%, lo cual significa ¢8.483 millones para 1.500 empleados.

ITCR: El Tecnológico presupuestó ¢9.037 millones para el pago de anualidades en 2018, que van desde 4% a 6% para 2.300 empleados.

UCR: En marzo pasado se fijó en 3,75%, pero sobre el salario base más componentes. Para este año, se destinarán ¢22.320 millones que se reparten entre 9.500 colaboradores.

UNA: La anualidad es de un 4%, que cuesta ¢18.391 este 2018. La planilla es de 3.600 personas.