Patrimonio

Hoy hace 50 años: Museo Nacional adquirió centenario trapiche construido sin clavos

Texto original publicado por La Nación el 18 de junio de 1972

Dos reliquias de gran valor histórico fueron adquiridas recientemente por el Museo Nacional y serán exhibidas dentro de poco tiempo, según informó a La Nación el señor Héctor Gamboa, secretario del Museo.

Una es un pozo de calicanto de los que quizás no exista uno solo en el país, y la otra es un trapiche construido exclusivamente de madera, de cuya existencia lo único que queda es el recuerdo.

El pozo fue localizado hace alrededor de dos meses en uno de los patios del Hospital San Juan de Dios, por peones que realizaban trabajos de remodelación. La estructura llamó la atención de los empleados y también de los funcionarios del hospital.

Fue así como el doctor José Manuel Quirce notificó del hallazgo al Museo Nacional, cuyos representantes llegaron a la conclusión de que el pozo pudo haber sido construido allá por el año de 1845, cuando se levantaron esas instalaciones. Se especula sobre si estuvo al servicio del hospital o de un cuartel que por aquel entonces existía en las cercanías.

Por su parte, carcomido por la polilla y desgastado por la acción del tiempo, un añoso trapiche de madera que funcionó hace un siglo o más, fue trasladado de Esparta, hasta las instalaciones del Museo Nacional. “La armazón despierta mucho interés. No hay duda”, declaró el señor Gamboa al mostrarlo al redactor de este periódico.

El trapiche no tiene ni un solo clavo ni atadura de metal. Está hecho por completo de madera. Las uniones y las pegas, así como el resto de su “maquinaria”, son de madera. El engranaje está formado por cuñas del mismo material, incrustadas en troncos cilíndricos que debieron moverse al impulso del ir y venir de los bueyes.

En otras noticias:

Mujer estafa a juez con ‘timo del trabajo’

Una mujer de apellido Vargas estafó al alcalde segundo penal de San José, Lic. Fernando Solano, con el timo del trabajo. La mujer se presentó en la casa de habitación de Solano y pidió trabajo para “salir de tanta trifulca”. Hizo una historia de sus sufrimientos y limitaciones.

A las nueve de la mañana tenía el trabajo y a la una de la tarde había desaparecido. Con ella, se perdieron varios objetos y joyas, valorados en unos ¢2.500. Los detectives encargados sospecharon debido a la similitud de varios robos ocurridos recientemente.

Finalmente, Vargas fue detenida y confesó que tenía cómplices en la zona sur. Ella robaba joyas y las enviaba a ciertas personas entendidas de joyería. Los “joyeros” cambiaban las piedras. Sustituían una brillante por una imitación, lo mismo hacían con otras piedras especialmente rubíes.

Se avecina huelga de pilotos

El juez federal de distrito de Washington, George L. Hart, rehusó, por falta de jurisdicción, impedir que los pilotos de líneas aéreas de Estados Unidos cumplan el lunes un paro de 24 horas para reclamar medidas efectivas contra los asaltos de aviones. “Si tuviera la jurisdicción para contenerlos, lo haría”, señaló el magistrado.

El pronunciamiento de Hart despejó el camino para una paralización casi mundial, sin precedentes, de los servicios de la aviación comercial, dispuesto por la Federación Internacional de Pilotos en protesta contra la pasividad frente al problema de la piratería aérea.

La huelga de pilotos debe comenzar a las 00:00 de la madrugada del lunes en el mundo entero y terminar 24 horas más tarde. Los pilotos argumentan que la huelga concentraría la atención pública del mundo en el problema de la piratería aérea.

Roger Bolaños Vargas

Roger Bolaños Vargas

Róger Bolaños Vargas es bachiller en Periodismo en la Universidad de Costa Rica, donde también estudia Economía.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.