Por: Natasha Cambronero, Aarón Sequeira 31 enero, 2015

El presidente Luis Guillermo Solís calificó de innecesario el engaño que utilizó el mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, para introducir políticos independentistas puertorriqueños en la III cumbre de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), esta semana.

"Pudo haberlo hecho informándome, pudo haberlo traído y pudo haber hablado", dijo Solís esta tarde, luego de una visita al Centro Especializado de Economía, en la zona de los Santos.

Ortega logró colar en la cumbre a Rubén Berríos, presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), con lo cual se provocó la cancelación anticipada de la parte más interesante de la cita presidencial, el jueves.

Ese capítulo es el retiro, momento en que sale todo el personal de apoyo y solo quedan los presidentes y jefes de gobierno, para hablar con menos protocolo.

Berríos fue acreditado con un número de pasaporte ordinario nicaragüense para efectos de la Cancillería y de la revisión de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) y lo reportaron como funcionario de la sede diplomática nicaragüense en San José, sin que nadie avisara de que venían de Puerto Rico, estado asociado a Estados Unidos que no pertenece a la Celac.

Solís reiteró esta tarde que el puertorriqueño no podía quedarse en la sesión de retiro de los jefes de Estado "porque eso no se estila".

Luis Guillermo Solís participó este sábado en la inauguración del Centro de Economía Especializada del INA.
Luis Guillermo Solís participó este sábado en la inauguración del Centro de Economía Especializada del INA.

"Sí podía traerlo e incluso ustedes vieron que yo no lo interrumpí (a Berríos) cuando el presidente Ortega le dio la palabra", añadió el presidente.

Para el mandatario, en cumbres donde hay tantos participanes, situaciones como la sucedida con Ortega y sus invitados puertorriqueños "entorpecen el buen desarrollo de las actividades".

Añadió que, con ese desencuentro, "no sabe uno a qué atenerse, yo no tenía eso en lo previsto en el guión, porque nadie se comporta así generalmente en estas cumbres, o sea, todos los gobiernos somos gobiernos responsables y maduros".

Luis Guillermo Solís añadió que lo más deplorable fue la intransigencia de Nicaragua, al retirar a Berríos, pues se pudo quedar el vicecanciller nicaragüense como representación de ese país.

Finalmente, Ortega nombró en un puesto gubernamental a Berríos el viernes, con lo que participará en la VII Cumbre de las Américas que se celebrará en Panamá, entre el 10 y el 11 de abril.