Juan Diego Córdoba. 10 julio
04/10/2018 Japdeva es la entidad que se encarga de operar el muelle de Moín de Limón. Foto Alonso Tenorio
04/10/2018 Japdeva es la entidad que se encarga de operar el muelle de Moín de Limón. Foto Alonso Tenorio

La Procuraduría General de la República advirtió a los diputados de que de aprobarse, sin modificación alguna, un proyecto para reestructurar a Japdeva, se podrían encarecer las pensiones de 276 trabajadores de la entidad portuaria estatal.

Esto se debe a que el monto que esos empleados recibirán mensualmente por su prejubilación sería más alto al que originalmente les corresponde por su pensión en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La iniciativa pretende entregar jubilaciones mensuales temporales a los funcionarios mayores de 55 años, hasta que cumplan con la edad y las cuotas para pensionarse mediante el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

El procurador general, Julio Jurado, previno a los congresistas de la Comisión de Administración y Gobierno de que cuando esos empleados entren al régimen definitivo de pensión, tendrán una baja en el monto que recibían hasta entonces y podrían generarse reclamos que obligarían al Estado a costear la diferencia con cargo al Presupuesto Nacional.

Durante su audiencia en la Asamblea Legislativa, el pasado miércoles, Jurado comentó que eso fue lo que sucedió con las prejubilaciones que entregó el Estado a los trabajadores del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop).

"Tal y como está propuesto, podría ser un monto mayor. Entonces, el trabajador podría verse ante la eventualidad de que ya termine este periodo transitorio (prejubilación) y adquiera su derecho de jubilación, tendrá una disminución en sus ingresos.

“En realidad, la fórmula que se utilizó en este proyecto (para calcular el monto de prejubilación) es muy similar a la que ya se utilizó en otras leyes y provocó esto. Al final, todo terminó en consultas a la Procuraduría y en la aprobación de nuevas leyes tratando de solventar esa diferencia con cargo al Presupuesto Nacional, que en eso es lo que terminaría nuevamente”, explicó Jurado.

Ante ese panorama, la Procuraduría General de la República instó a los legisladores a igualar el monto de prejubilación a la pensión que recibirán los trabajadores por la Caja.

La propuesta, impulsada por el Ejecutivo, que además establece bonos de hasta ocho salarios a los trabajadores que acepten el despido, indica que el monto que recibirán los empleados prejubilados de Japdeva será del equivalente al 64% del salario promedio del trabajador, sin embargo incorpora algunos privilegios.

Por ejemplo, el promedio de ese sueldo será calculado tomando en cuenta los 12 mejores salarios mensuales del trabajador en los últimos cinco años de trabajo.

Mientras que las pensiones de la Caja corresponden al 60% del promedio de los últimos 240 salarios del trabajador.

“En cuanto al monto de la prejubilación, consideramos que debería ser el mismo del que recibirán cuando se pensionen por vejez en la Caja Costarricense de Seguro Social”, manifestó Jurado.

Los congresistas aseguraron que tomarán en cuenta los pronunciamientos de las diferentes autoridades que han llamado a audiencia.

“No hay un estudio técnico que me diga a mí por cuánto tiempo se va a sostener ese régimen de prejubilaciones. Entonces, estamos en problemas fiscales y caemos en la obligación de un régimen prejubilatorio en donde no existe ningún soporte técnico”, manifestó el verdiblanco, Luis Fernando Chacón.

El Ministerio de Hacienda, la Contraloría General de la República, la Procuraduría y la Junta Administrativa Portuaria de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) han dado su criterio sobre el proyecto, con el cual la entidad portuaria pretende desprenderse de hasta el 80% de la planilla debido a la crisis financiera que afronta por la pérdida de clientes comerciales.

“A mí me parece que el criterio de la Procuraduría es muy claro, han establecido todas las inconsistencias y falencias de esta intención de proyectos de ley. Hay que prestarle atención a este informe técnico”, manifestó Erwen Masís, parlamentario del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Fondos para reorganizar la entidad portuaria

Para costear la reestructuración de Japdeva, el Poder Ejecutivo solicitó a la Asamblea Legislativa la aprobación de un presupuesto extraordinario por ¢23.679 millones.

Del total del presupuesto extraordinario, se destinarían ¢1.689 millones para costear el régimen especial de prejubilación, mediante el cual se pagarían mensualmente las pensiones anticipadas a los trabajadores beneficiados hasta que se pensionen por la Caja.

El presupuesto también contempla ¢5.753 millones para dar liquidez financiera a la entidad portuaria, con el objetivo de que pague los salarios y las obligaciones durante tres meses. En ese tiempo, Japdeva debe ejecutar su reestructuración.

Para financiar las prestaciones de hasta el 80% de la planilla, que representa 950 trabajadores, la entidad portuaria dice necesitar ¢16.236 millones.

Dentro de esa partida, el Ejecutivo también contempla bonos especiales para los trabajadores que acepten el despido con responsabilidad patronal.

La propuesta impulsada por el Gobierno, que también necesita la aprobación de los diputados, pretende entregar cuatro salarios adicionales a quienes ganan más de ¢1 millón, y de ocho salarios a quienes ganan menos de ese monto.