Juan Diego Córdoba González. 5 marzo, 2019
El presidente ejecutivo de Japdeva contestó un oficio enviado por el ministro de Obras Públicas y Transportes, asegurándole que desobedecerán la programación y distribución de buques sugeridas por el Gobierno. Fotografía: Albert Marín.
El presidente ejecutivo de Japdeva contestó un oficio enviado por el ministro de Obras Públicas y Transportes, asegurándole que desobedecerán la programación y distribución de buques sugeridas por el Gobierno. Fotografía: Albert Marín.

El presidente de Japdeva, Greivin Villegas, advirtió que hará caso omiso de las instrucciones que le dio el MOPT en torno a los buques que deben atender y los que corresponden a la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

Así se lo hizo saber el jerarca al ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez, en respuesta al oficio con la programación de los buques que llegarían a cargar y descargar mercancías a la TCM, entre el 19 de febrero y el 19 de marzo.

En ese documento se le indicaba que el puerto administrado por la firma holandesa APM Terminals, atendería a 15 portacontenedores en ese periodo.

“Disculpe señor ministro, pero Japdeva se ve en la obligación de desobedecer la instrucción por usted girada”, fue la respuesta de Villegas en la carta enviada al jerarca del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

En la misma misiva, el presidente ejecutivo de la Junta de Administración y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), aseguró que el Ministerio hace una distribución errónea y “unilateral” de los buques, y que esa decisión podría traerle importantes consecuencias a la entidad portuaria limonense.

“La situación se agrava más cuando se instruye una programación mensual de las operaciones de la TCM, sin conocer de antemano la demanda de servicio ni el tipo de buques que serían atendidos, lo cual es improcedente y contrario a lo establecido en el reglamento de operación de Japdeva (...)

“La instrucción ilegítima emitida por el MOPT en su oficio, lesiona la autonomía de Japdeva y genera daños de imposible o difícil reparación, incluso irreversibles como lo hemos externado”, aseguró Villegas.

El ministro de Obras Públicas, Rodolfo Méndez, aseguró a La Nación que todavía no ha tenido tiempo para leer la respuesta de Greivin Villegas, sin embargo dice que se sentará a analizar el planteamiento del presidente de Japdeva.

El contrato de concesión establece que la TCM atenderá los barcos que transportan contenedores, exclusivamente. Fotografía José Cordero
El contrato de concesión establece que la TCM atenderá los barcos que transportan contenedores, exclusivamente. Fotografía José Cordero

Según el contrato de concesión con APM Terminals, la TCM únicamente podrá atender los buques tipo fully cellular, es decir, las embarcaciones diseñadas para el transporte de contenedores cargados en celdas o espacios específicos, según lo describe la Organización Marítima Internacional (OMI).

Sin embargo, el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap), elevó una denuncia ante el Tribunal Contencioso Administrativo en noviembre pasado, debido a que según los sindicalistas se estaría haciendo una distribución de buques de forma irregular, situación que ahora también señala Japdeva.

Los clientes con otro tipo de embarcaciones tendrán que cargar o descargar sus mercancías en el muelle público, que administra Japdeva. Entre estos los convencionales, graneleros, embarcaciones que transportan vehículos, e incluso algunos con combustibles.

El presidente de Japdeva además señala que la labor de establecer la programación de embarcaciones corresponde “exclusivamente” a Japdeva, por lo que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes “estaría violando la autonomía” que goza la institución con dicha directriz.

“En su condición de órgano rector, tiene y debe coordinar la política portuaria nacional, mas no puede impartir órdenes o instrucciones a Japdeva por ser esta un ente descentralizado, y por lo tanto, no existe relación de jerarquía entre ambas administraciones públicas, más bien, solo existe relación de dirección”, le insiste el presidente de Japdeva al ministro del MOPT en la misiva.

Desconoce el impacto

En una entrevista brindada por el presidente ejecutivo de Japdeva a La Nación, el pasado 17 de febrero, Greivin Villegas reconoció desconocer el impacto económico real que sufrirá la entidad, a raíz de la entrada en operaciones de la Terminal de Contenedores de Moín, que inauguró su segunda fase el pasado 28 de febrero.

“Sí, se tiene una estimación. Para el último mes de diciembre tuvimos una merma de la Junta de Administración y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica ¢1.500 millones, pero eso no necesariamente nos puede permitir hacer una proyección”, aseguró Villegas.

De acuerdo con el jerarca el panorama de distribución de clientes no está claro y por eso ha solicitado varias reuniones con las otras autoridades que forman parte de la administración concedente (el presidente Carlos Alvarado; el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez; y la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar); sin embargo, según dice, sus solicitudes no han sido atendidas.

“El contrato de concesión no habla de carga, habla de una modalidad de buque. Eso hace que existan varias interpretaciones y por lo visto APM y todo el mundo tiene su propia expectativa”, dijo Villegas.