Diego Bosque. 2 diciembre, 2017

Hace más de dos años, la construcción del puente sobre el río Laguna, ubicado en la vía entre Sifón de San Ramón y La Abundancia de San Carlos, tuvo que paralizarse porque una pila de 23 metros de altura se inclinaba considerablemente.

La pila de 23 metros de altura en la construcción del puente sobre el río Laguna se ha desplazado por la inestabilidad del terreno.
La pila de 23 metros de altura en la construcción del puente sobre el río Laguna se ha desplazado por la inestabilidad del terreno.

El movimiento ocurre, según Pablo Contreras, gerente de Construcción de Vías y Puentes del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), porque la margen derecha del río presenta inestabilidad geológica.

No obstante, en la actualidad, la obra sigue varada porque la solución a ese desperfecto sigue sin llegar. Además, se desconoce cuándo la retomarán, cuánto costará remediarlo y cuándo se concluirá.

El tramo de 29 kilómetros entre Sifón y La Abundancia, en construcción desde hace doce años, es la sección central de la nueva carretera a San Carlos. La vía es complementada por la punta norte, La Abundancia-Florencia (en construcción) y la punta sur, Naranjo-Sifón (en diseño).

Hasta octubre de 2017, los 29 km habían consumido $287,4 millones y tienen un avance del 86%. El presupuesto estimado para la vía de cuatro carriles era de $185 millones.

Contreras informó de que en las próximas semanas decidirán, junto al Consejo de Administración de Conavi, cómo remediar el desplazamiento de la estructura.

Las opción más fuerte es levantar un puente atirantado que se apoye de la margen izquierda del río. Sin embargo, aún no definen si incluyen esa obra en la adenda número ocho (en trámite) del contrato con la empresa Sánchez Carvajal o inician un proceso de licitación.

Meses atrás, el Conavi hizo un primer intento por obtener el aval para la adenda ocho, pero la Contraloría General de la República denegó la solicitud argumentando que aumentar el contrato en $24,5 millones no garantizaba la conclusión de la obra.

También señalaron que no existía claridad sobre cuándo se terminará la vía y tampoco había precisión sobre el costo final del proyecto.

Los $287,4 millones se desglosan en $182,4 millones destinados a construcción, más $76,1 millones por reajustes debido a los atrasos y $28,9 millones por otros reclamos.

El problema

El Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) advirtió, desde mayo del 2015, la inclinación de la estructura en el río Laguna.

"La pila en construcción del puente sobre el río Laguna se construyó sobre una “zona de falla”, esa es una zona que presenta inestabilidad y movimientos de tierra periódicos. Además, tiene materiales poco competentes producto de esta misma condición de falla", explicó Roy Barrantes, coordinador de la Unidad de Gestión y Evaluación de la Red Vial Nacional del Lanamme.

El Lanamme mantiene monitoreos constantes en ese proyecto para medir la calidad de los materiales y acabados.

"Se pudieron medir desplazamientos cercanos a los 40 centímetros, lo cual excede las tolerancias máximas para elementos estructurales de puentes", agregó Barrantes.

Otros defectos

Una auditoría vial del Lanamme, entregada en marzo anterior, detectó irregularidades en el material colocado en la subbase de la carpeta asfáltica y en la mezcla asfáltica.

La subbase es una capa granular conformada por diferentes tipos de piedra que da soporte a la vía.

La construcción de la vía entre Sifón y La Abundancia está a cargo de la empresa Sánchez Carvajal. Fotografía: Jorge Navarro
La construcción de la vía entre Sifón y La Abundancia está a cargo de la empresa Sánchez Carvajal. Fotografía: Jorge Navarro

Wendy Sequeira, coordinadora de la Unidad Técnica Vial del Lanamme, afirmó que si no se cuidan esos detalles se afecta la vida útil de la superficie de ruedo.

"Cada capa de la superficie de ruedo va a aportar a la resistencia de la carretera o a lo que va a durar la estructura del pavimento", comentó Sequeira.


Por ejemplo, con los incumplimientos relacionados a la subbase de la vía, el Lanamme tomó seis muestras, dos en el kilómetro 17 y el resto en la planta procesadora de materiales y en el sitio donde se extraen la piedra y cuatro de las seis muestras no cumplieron los lineamientos técnicos a la hora de analizarlos en el laboratorio.

"Otro de los incumplimientos es la granulometría, es decir, el acomodo de las partículas (piedra) o el tamaño de las partículas no cumplieron la especificación", añadió la ingeniera.

La especialista recalcó que la responsabilidad de verificar la calidad de los trabajos es del Conavi y del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), ya que ellos son los supervisores del proyecto.