Infraestructura

Concesiones sobre derrumbes en ruta 27: ‘No podemos seguir con esta historia, han pasado 10 años y ya hay que buscar una solución’

Consejo pide a empresa Globalvia, encargada de la carretera, diseñar solución definitiva para intervenir taludes; vía reabrió la noche de este miércoles tras derrumbe de martes

Es hora de resolver definitivamente los problemas de derrumbes que han afectado la ruta 27 desde su inauguración.

Por lo menos así lo manifestó este miércoles el secretario nacional de Concesiones, José Manuel Sáenz, quien aseguró haber solicitado a la empresa Globalvia, a cargo de la carretera, buscar “en serio” la forma de acabar con la problemática que se arrastra desde la puesta en funcionamiento en enero de 2010.

"Lo que digo es que no podemos seguir con esta historia todos los años, han pasado 10 años y hay que buscar solución (...) ya es hora de estudiarlo y tomar una decisión, aunque tarde un poco de tiempo hay que empezar a hacerlo.

“Lo que quedamos con el concesionario es 'sentémonos en serio, porque han pasado 10 años, sentémonos en serio, uno por uno, a ver qué es lo que hay que hacer, si requieren derecho de vía, tal vez podemos avanzar hasta donde podamos ahora , y después cuando se haga la compra de la franja avanzamos el resto y en algunos otros, pues hacemos algo paliativo y tal vez haya algunos donde no podamos hacer más”, sostuvo Sáenz.

Sus manifestaciones se dieron tras una inspección realizada este miércoles en el punto donde se produjo un nuevo deslizamiento la noche del martes.

Esa emergencia afectó al menos dos vehículos que transitaban por el km 41 de la vía que une San Jośe con Caldera. Esta ruta permaneció cerrada hasta cerca de las 8:20 p. m. del miércoles, cuando fue posible rehabilitar el paso de vehículos.

El jerarca del CNC reconoció que las expropiaciones podrían demorar la solución definitiva, pero afirmó que es necesario comenzar a diseñar la intervención que requerirán los puntos inestables y que deberán analizarse uno a uno.

“Cada talud tenemos que diseñarlo, ellos dicen que muchos ya están diseñados, les dijimos 'bueno tráigalos y vamos viendo caso por caso y ojalá del más critico al menos crítico”, aseguró.

El funcionario afirmó que la empresa debe hacerse cargo de todas las obras de estabilización, mientras que el Estado deberá correr con los costos de las expropiaciones que se requieran.

“A corto plazo, lo único que dispusimos es identificar los más críticos, revisar su condición. Ahora va a llover mucho este fin de semana, no hay nada que podamos hacer más que estar vigilantes. En verano empezaremos a hacer las obras de quitarles pesos, de poderlos acostar hasta donde lleguemos y si hay que comprar derecho de vía, pues tendremos que comprar derecho de vía, no hay más”, añadió.

Según detalló el secretario de Concesiones, los estudios que iniciarían en las próximas semanas son los que determinarán las condiciones y el tipo de trabajo que se necesita. Así, dependiendo de la altura, en algunos sería posible “quitarle peso” , realizar una labor de terraceo que consiste en “acostar” el talud o bien mejorar sistemas de cunetas.

La intención es que con los trabajos de ampliación de la ruta que actualmente se encuentran en etapas de preingeniería y diseño, se tomen esas consideraciones para dejar los taludes “como debe de ser” en el lado que se va a ampliar; mientras que en los carriles existentes se corrijan los problemas hallados.

El evento del martes ocurrió en el km 41, y según el secretario CNC fue menor al registrado la semana anterior en el km 38 y que se dio como consecuencia del impacto indirecto del huracán Eta en el país.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) indicó que una vez que se logre habilitar el tramo cerrado, mantendrán monitoreo constante y ante el mínimo indicio de derrumbe se ordenará el cierre preventivo a fin de evitar incidentes como el ocurrido el martes en la noche, cuando un vehículo liviano y un tráiler quedaron atrapados, sin que se registraran heridos.

Además, recomendó a los conductores mantenerse atentos a los mensajes que se muestran en las pantallas ubicadas a lo largo de la ruta para estar al tanto de las condiciones de la vía en tiempo real.

Esta no es la primera vez que la Administración pide a la concesionaria a cargo de la carretera un plan para solucionar definitivamente el problema de los taludes.

También hubo llamados de atención en 2015, luego de varios eventos de derrumbes así como informes técnicos que señalaban la inestabilidad y diversos problemas en varios puntos de la ruta, sin que a la fecha se logre concretar la solución definitiva.

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.