Patricia Recio. 20 abril
La empresa propone llevar un paso elevado desde las Garantías Sociales hasta la intersección de Hacienda Vieja.
La empresa propone llevar un paso elevado desde las Garantías Sociales hasta la intersección de Hacienda Vieja.

El Consejo Nacional de Concesiones analiza tres posibles rutas para unir Zapote con la carretera Florencio del Castillo, que une San José con Cartago.

Esas posibilidades fueron planteadas en la iniciativa privada presentada por la empresa MECO para ampliar la vía entre San José y Cartago que fue avalada por el Consejo Nacional de Concesiones (CNC)

Inicialmente, la propuesta incluía la construcción de un viaducto de 3,2 km entre la rotonda de las Garantías Sociales y Hacienda Vieja.

No obstante, el Consejo solicitó a la empresa incorporar otras opciones con el objetivo de abaratar costos, pues pues solo el viaducto implicaba una inversión de $100 millones.

José Manuel Sáenz, Secretario Técnico de Concesiones, confirmó que MECO presentó los nuevos planes a inicio de mes, por lo que ahora tendrían 30 días para pronunciarse sobre la ruta más conveniente.

“Lo que ellos presentan desde la iniciativa es un viaducto por la ruta 215 que es la que pasa por el Registro Nacional, se mete detrás de Multiplaza y va a salir a Hacienda Vieja”, detalló Sáenz.

La segunda opción, dijo, es una variante que proviene de un viejo estudio que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) tenía guardado desde el 2001.

Esta ruta se iniciaría en Garantías Sociales, pasa por el barrio Moreno Cañas (cerca de Correos de Costa Rica en Zapote), la fábrica de Café Volio, hasta Hacienda Vieja. Esta opción incluye un viaducto o paso elevado hasta el redondel de Zapote y luego un tramo a nivel.

Además, dijo, se le pidió a la empresa considerar una tercera alternativa que recorra el margen izquierdo del río María Aguilar.

Igual que la anterior, esa vía iniciaría en Garantías Sociales, pasaría por el barrio Moreno Cañas, se acercaría al río María Aguilar y saldría a Hacienda Vieja.

Esta última es la de menor costo y se haría completamente a nivel.

“Como obra, la variante por el María Aguilar es un poco más barata, la más cara es la que presentaron del viaducto. Ese es más caro pero tiene muchas ventajas en cuanto a cantidad de expropiaciones”, detalló.

Tres escenarios

CNC debe decidir cuál ruta es más conveniente para agilizar tránsito a Cartago.

FUENTE: CNC    w. s. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

De acuerdo con el encargado de Concesiones, la empresa ratificó en su planteamiento inicial que la opción del viaducto es la más conveniente, sin embargo, valorarán los pro y contras de cada una de las opciones.

“Había otra que era un túnel desde el barrio Moreno Cañas hasta Café Volio , pero esa nació muerta porque es muy cara, produce como 1,3 millones de tierra. Ellos igual la presentaron, pero está descartada”, agregó el secretario del CNC

Saénz informó de que la empresa va “bastante adelantada” en los estudios. De recibir la respuesta de la Administración en el plazo establecido, a más tardar a mediados de agosto se podrían tener los estudios de factibilidad.

La propuesta presentada por MECO, recibió el visto bueno del Gobierno en octubre del año pasado, para iniciar con la fase de estudios.

A partir de esa fecha la firma tendría 10 meses para cumplir esa etapa previa.

La iniciativa incluye el diseño, construcción y operación del corredor vial a seis carriles a lo largo de 22 kms entre Plaza González Víquez y El Guarco de Cartago.

Dentro de ese trayecto, la empresa propuso levantar el viaducto de más de 3,2 kilómetros entre Hacienda Vieja, en Curridabat, y la rotonda de las Garantías Sociales, en Zapote.

Según la estimación inicial de la empresa, la ampliación requiere una inversión de $400 millones.

Para financiar el proyecto, el plan contempla la instalación de dos casetas de peaje, una de estas se ubicaría cerca del peaje actual, pero se cobraría en ambos sentidos. La segunda se construirá antes de ingresar al viaducto en Hacienda Vieja.

Las tarifas de esos peajes dependerían del costo total de la obra y un eventual aporte del Estado.

En un principio, la firma adelantó a La Nación que manejaban 11 alternativas de peaje que consideran variables como el aporte mencionado, el flujo vehicular y la cantidad de obras adicionales que se incluyan en el proyecto.

Los montos planteados en esas 11 propuestas van de los ¢350 a los ¢700 por cada estación.

Además de la ampliación y el eventual viaducto, la obra incluye pasos a nivel y rotondas en intersecciones como la del Walmart, en Pinares de Curridabat, y en los accesos al centro comercial Multiplaza en Zapote.

El plazo de construcción, una vez que se reciba la orden de inicio, sería de dos años.

Esa obra se complementaría con las intervenciones que se realizarán a partir de octubre de este año en los cruces de Taras y La Lima, en Cartago. Dicho proyecto sería considerado un aporte estatal para abaratar el costo de la obra planteada por MECO.