Patricia Recio. Hace 6 días
La empresa propone llevar un paso elevado desde las Garantías Sociales hasta la intersección de Hacienda Vieja.
La empresa propone llevar un paso elevado desde las Garantías Sociales hasta la intersección de Hacienda Vieja.

Los primeros estudios de factibilidad arrojaron que la ampliación de la carretera entre San José y Cartago costaría al menos $170 millones menos de lo estimado.

Así lo dio a conocer el Secretario Técnico del Consejo Nacional de Concesiones (CNC), José Manuel Sáenz, quien dijo que se trata de cálculos preliminares que aún deben ser presentados formalmente a ese consejo para su evaluación.

La estimación inicial es que la ampliación de la vía entre Hacienda Vieja y Taras tendrá un costo de entre $210 y $230 millones.

Esa cifra no contempla el corredor urbano entre ese punto en Curridabat y la rotonda de las Garantías Sociales cuyo costo se calcula en $100 millones.

La iniciativa privada presentada por la constructora MECO, había estimado que la inversión para ampliar la vía a lo largo de 22 km entre el Guarco y plaza González Víquez ascendería a unos $500 millones.

Sin embargo, en ese monto se incluían las mejoras en las intersecciones en Taras y La Lima que serán desarrolladas con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo y que ya fueron adjudicadas por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

El secretario de Concesiones adelantó, que dicha reducción en el costo no se vería reflejada en las tarifas de peaje planteadas, pues dependerá de si el Estado puede hacer un aporte adicional.

La empresa calculó en su propuesta inicial que las tarifas irían de ¢350 a ¢700 en cada una de las dos estaciones de cobro.

Así se vería la carretera a Cartago

“Lo que está sucediendo es que hay que ver si el Estado puede poner un aporte, si no lo puede hacer, la tarifa va a estar cercana a lo que se había establecido, pero nos falta todavía llegar a eso, andamos cerca y de todas formas el CNC tiene que tener un plazo para valorar, pedir aclaraciones, hacer observaciones y correcciones”, explicó Sáenz.

El secretario de Concesiones aseguró que esperan recibir los informes finales con los estudios financieros, de tráfico, ambientales y de factibilidad, así como el anteproyecto detallado, a finales de noviembre.

“Hemos topado un poco con problemas en el tema del corredor urbano, estamos con solo dos opciones (de las tres que se analizaban al inicio) que tienen ventaja sobre las otras, ha habido necesidad de profundizar un poco más en aspectos que tienen que ver con expropiaciones, con remoción de servicios porque en uno o en otro tenemos afectaciones de ese tipo importantes y es bueno desde los estudios de factibilidad definir cuál es el monto de eso”, añadió.

La primera de las dos opciones que se valoran es el viaducto de 3,2 km planteado por la constructora el cual pasaría por el Registro Nacional, se mete detrás de Multiplaza y va a salir a Hacienda Vieja.

La segunda alternativa es una variable de un plan que el MOPT tenía guardado desde hace casi 20 años, e incluye una vía a nivel paralela al río María Aguilar y una parte en viaducto.

Desde el inicio el CNC ya había descartado la posibilidad de construir un túnel, debido al alto costo y a los riesgos porque no se conocen las condiciones geológicas en ese sector. Además se desechó a medias la opción del MOPT, y se modificó agregando parte de la propuesta que iría cercana al río.

“Del resto del proyecto ya han entregado prácticamente todo, falta terminar los estudios ambientales, se estima que podrían entregarlos a final de noviembre para dejarlos presentados a Setena (...) el estudio de tráfico se hizo al principio, entonces no les alcanzó el efecto pandemia y eso es lo que ha servido para venir estructurando financieramente”, explicó el jerarca del CNC.

Según dijo, de aquí a noviembre esperan tener la propuesta afinada de los costos, el modelo financiero y al final se decidirá la opción entre uno u otro corredor o se deja a criterio del oferente pues ambos son factibles.

Además, al CNC le corresponderá posterior a realizar ese análisis, la elaboración del cartel. Posteriormente, se estudiará la posibilidad de hacer la licitación internacional.

La estimación es que dicha licitación salga a concurso en marzo del otro año y a partir de ahí los oferentes tendrán de tres a cuatro meses para presentar sus propuestas.

De lograrse avanzar en los plazos óptimos, la ampliación se estaría adjudicando a finales del 2021.

Según la propuesta de MECO, el plazo de construcción una vez recibida la orden de inicio (si no se deben realizar expropiaciones u otros trámites externos) tomaría dos años.

Además del viaducto mencionado, el proyecto dividido en cuatro secciones incluye mejoras en la vialidad en todo el tramo entre plaza Víquez y la rotonda de las Garantías Sociales, la ampliación a tres carriles por sentido entre Hacienda Vieja y Taras de Cartago (13,5 kilómetros), mejoras en cruces y obras en Ochomogo para contención de taludes y demolición de losas de concreto.

La obra contempla pasos a nivel y rotondas en intersecciones como la de Walmart, en Pinares de Curridabat, y en los accesos al centro comercial Multiplaza, en Zapote.

Paralelamente, se desarrollarían los trabajos en los intercambios de Taras y La Lima, cuya orden de inicio estaría por ejecutarse este mes y es considerado por el MOPT como un aporte estatal.