Juan Fernando Lara. 26 junio, 2018
11/06/2018. Barrio Tournon, San José, Costa Rica. Entrevista con nuevo presidente ejecutivo de Recope Alejandro Muñoz. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
11/06/2018. Barrio Tournon, San José, Costa Rica. Entrevista con nuevo presidente ejecutivo de Recope Alejandro Muñoz. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Alejandro Muñoz Villalobos, nuevo presidente ejecutivo de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), se propone lanzar a la empresa pública hacia nuevos negocios de energía limpia y mostrar el “rostro humano” de la compañía; generar solo noticia positiva, afirma.

El economista de 59 años y extesorero del fallido proyecto de una refinería en conjunto con China, afirma que está dispuesto a recortar gastos. En este momento, revisa seis contratos de televisión por cable y están bajo lupa los viajes al extranjero del personal.

Si Casa Presidencial se lo ordenara, hasta interpondría acciones legales para recortar las anualidades de la convención colectiva; beneficio que rondaría los ¢20.000 millones anuales. Por cuenta suya, sin embargo, no lo haría porque “una política de choque” no es estratégico en este momento.

El 11 de junio, Muñoz detalló aspiraciones para la empresa y brindó explicaciones sobre proyectos estancados y bajo investigación; así como el avance de un polémico nombramiento de directores de área. Estas líneas resumen aquella conversación.

-Recope enfrenta un deterioro de imagen pública por lo que se consideran cláusulas abusivas de su convención colectiva. ¿Cómo se propone revertir esa percepción ahora que se estrena a la cabeza de la empresa?

-Me da oportunidad de referirme al tema de la convención colectiva, que además ya recibió algunas rebajas importantes en ciertas cosas que hacían que la opinión pública estuviera en contra. Esta es una empresa estratégica del Estado, le da al país 66% de la energía total que requiere para su producción.

“Es estratégica también, no solo por ser un monopolio de los hidrocarburos, sino porque es la única que puede desarrollar de manera intensiva una alternativa de combustible en el país, como biodiésel: etanol, hidrógeno y otras fuera del monopolio de los hidrocarburos.

"Esos no son negocios del monopolio, pero requieren una alta inversión, por eso Recope puede ser un aliado estratégico para cualquier iniciativa privada. Así como nosotros también seríamos una oportunidad para empresas privadas que deseara desarrollar una alternativa ecológica".

- ¿Va por ahí su ruta, ofrecer esta compañía a la empresa privada para generar una alternativa energética y un futuro a la Refinadora?

-El presidente me dio una directriz. Por lo menos la idea es dejar planteado e iniciar lo que se puede iniciar de una alternativa a los combustibles fósiles. Nos hemos reunido con la diputada Paola Vega de Acción Ciudadana para llevar de nuevo el planteamiento de cambiar la ley que regula a Recope (Ley Nº 6588). La conversación no solo ha implicado la posibilidad de que Recope pueda desarrollar otras iniciativas para Costa Rica sino que se le suelten amarras para hacer emprendimientos público-privados y se dinamicen otras áreas de la economía.

"Por ejemplo, Recope no se va a poner a sembrar cultivos para luego generar biocombustibles, más bien va a generarlos a partir de materia prima de otro. Esto podría dinamizar la agricultura. Recope podría ser también un dinamizador de la economía.

“En el caso del uso de gas licuado de petróleo (GLP), en alianza con el Ministerio de Ambiente y Energía, podríamos actuar como certificadores de talleres para adaptar vehículos a gas, lo cual tendría un impacto también en el tema de emisiones".

-Luego de ajustarse la convención colectiva en el 2016, el nuevo acuerdo da a sus empleados profesionales aumentos por anualidad de 5% al año. Es decir que la reforma fiscal no los afectará igual que al resto de trabajadores del país. Entendemos que este específico incentivo ronda los ¢20.000 millones al año ¿es así?

-No tengo el dato exacto de cuánto signifique ese monto, pero sí es un artículo que podría, y debe ser replanteado en la próxima negociación de Recope. Eso si no es que primero llega una directriz presidencial o un fallo de la Sala Constitucional.

-La anualidad no se tocó cuando se renegoció la convención y el presidente Carlos Alvarado era el ministro de Trabajo. Hoy Alvarado es presidente y está enviando un fuerte mensaje de recortar privilegios y contener gasto. ¿Qué específicamente propone usted como jerarca de Recope en sintonía con ese mensaje?

-Hemos acatado ya todas las directrices que él ha hado, estamos en este momento detectando algo. No es algo que signifique un monto inmenso pero es una directriz del presidente y, bueno, hay que acatarla como es la supresión de contratos de televisión por cable que son seis en Recope. De esos habremos de determinar cuáles son estrictamente necesarios.

-¿Y alguna otra oportunidad de ahorro más ambiciosa?

-Los viajes, para que sean estrictamente de capacitación y en áreas donde se vaya a incursionar. Aquí generalmente, cuando hay viajes, es para eso. Aquí nadie viaja por ir a congresos o cosas así. Entraremos en esa racionalización. Esto incluirá el tema de gasto en publicidad para que sea solo lo estrictamente necesario y modificar un poco más la comunicación interna y externa implementando más las redes sociales de forma que vamos generar solo noticia positiva y muy puntual; para que vaya calando en los costarricenses de forma que vayan conociendo el rostro humano de Recope.

-¿Y cómo es eso?

-Recope no son las cuatros paredes de este edificio. Recope lo conforman personas y es importante que la gente sepa sobre la calidad profesional y técnica de los trabajadores de esta empresa y los riesgos que suelen enfrentar al atender labores.

"Que se conozca cómo hay personas aquí quienes aportan un esfuerzo que va más allá de dar la milla extra en su trabajo. En fin. Si los costarricenses empiezan a comprender y conocer lo que los profesionales técnicos y empleados hacen por este país, van a darle otra dimensión a la importancia estratégica de esta empresa para Costa Rica".

-¿Y no sería una noticia positiva que usted interponga una acción de inconstitucionalidad contra las anualidades en la convención colectiva alegando violación al principio de racionalidad y proporcionalidad del gasto?

-No lo he pensado específicamente. A un mes de haber asumido la Presidencia, no es un tema que en este momento sea de prioridad. La prioridad ha sido orientar el trabajo de la unidad del Planificación y las gerencias hacia los nuevos proyectos en donde queremos entrar. Una política de choque no es lo que considero más estratégico en este momento. Ya veremos más adelante cómo se plantearán las cosas.

"Aunque tengamos una idea de por dónde deben andar las anualidades, sí preferiríamos que sea el Poder Ejecutivo sea quien nos dicte la pauta de por dónde deben andar las anualidades".

-¿Y cree que el gobierno de Carlos Alvarado giraría esa orden para que se proceda con una acción de inconstitucionalidad en ese sentido?

-Hay buenas intenciones de parte del Ejecutivo en racionalizar el gasto del sector público y sobre todo con la renegociación de las convenciones colectivas que serán este año.

"En el caso de Recope en el año 2019 pero, como le digo, siempre y cuando primero no llegue un fallo constitucional que nos indique otra cosa y el cual,desde luego, acataremos".

-Usted fue tesorero de Soresco; la empresa conjunta que Costa Rica y China crearon en el marco del fracasado proyecto de una refinería con ese país. Ahora que habla de nuevos planes ¿Se propone este Gobierno o usted revivir la idea de una refinería?

-Costa Rica debe de asumir con más fuerza uno de los liderazgos mundiales en el tema del cambio hacia energías limpias y sostenibilidad del ambiente. Entonces, no lo veo en el panorama, por convicción propia o por directriz del presidente, que haya oportunidad alguna para una refinería de petróleo en Costa Rica.

"Otros proyectos quizás necesiten inversiones según el área pero, una refinería, no lo considero. El presidente más bien endurecerá la ley de hidrocarburos para que nunca se pueda explorar petróleo en el país".

-Hablando de proyectos ¿podría confirmarme si sigue paralizado el muelle petrolero por debido a disputa con el consorcio ICA-MECO? La obra debió entregarse hace más de un año cuando faltaba 3% de obras.

-Eso se finiquitó antes de irse doña Sara Salazar (exjerarca de Recope). Está para entrega en agosto próximo cuando se inaugura. Será una de las primeras obras que estrenará este gobierno... si no pasa nada malo, esperemos que no.

-La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos halló problemas en el manejo contractual a lo largo de ese proyecto, tanto de Recope como del consorcio. Deficiencias en planificación y gestión de ustedes. Hasta les abrió una investigación. ¿Qué opina de esto considerando sus planes para nuevos negocios?

-No entiendo que esto haya sido un problema unilateral de Recope, fue una mala gestión también del consorcio ICA-MECO, incluidos problemas financieros entre ellos y sus diferencias internas que obviamente nos afectaron. Sin embargo, no veo cómo esta situación particular deba trasladarse de manera directa a los nuevos proyectos que vendrán.

"Reconozco más bien que en Recope hay profesionales en las gerencias y cuya formación gerencial es muy buena. No percibo que esto tenga que ver con la continua gestión de otros proyectos de Recope. Es un caso fortuito".

-¿Algún avance en la disputa para recuperar el dinero del fondo común para el fallido proyecto de la refinería en la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional? ¿Cuánto dinero queda?

-Quedan $32,6 millones; $16,1 millones por socio. El proceso legal sigue su rumbo en Londres. Por ahora desconozco cuántos meses quedan, pero creo que hablamos de un proceso de alrededor de dos años de los cuales nos faltan 20 meses. Ojalá fuera antes, pero son procesos de negociación lenta. Sigue su curso el asunto y por ahora no corresponde colaborar con el bufete contratado.

-Seguro conoce que se denunció ante la Procuraduría de la Ética un proceso para elegir a 10 directores de área debido a posibles faltas al deber de probidad luego de modificarse la convención colectiva para amarrarlos al cargo antes del cambio de Gobierno. ¿Finalizó ya ese proceso?

-Cuando asumí, los concursos estaban paralizados. En espera, pero a mí lo que me correspondía era acatar el cumplimiento de los procedimientos y, en ese sentido, ordené que los concursos siguieran su rumbo y terminaran.

"Ya hay recomendaciones finales para que los funcionarios que aprobaron los exámenes y pruebas ya fueran a la Junta de Relaciones Laborales y que, de ahí, salieran las recomendaciones que luego habría de aprobar la gerencia de administración y finanzas. Eso podría estar listo en dos semanas".

-Había una serie de pruebas para determinar si los aspirantes, incluidos estos 10 directores, eran aún competentes para el cargo. Entendemos que algunos no pasaron.

-Fueron varias pruebas y cada una tenía un puntaje. La sumatoria de ese puntaje es lo que le daba la posibilidad o no a cualquier funcionario de acceder a la entrevista final para ir al puesto.

"Hay algunos casos que tienen litigios legales en curso de forma que sobre el procedimiento específico no podemos adelantar criterio".

-Entonces, algunos directores de área no necesariamente aprobaron las pruebas.

-No necesariamente. Incluso si las hubiesen aprobado, otros participantes pudieron haber tenido un mejor resultado debido a un mejor desempeño. Entonces se remiten los nombres de quienes cumplan y será la Junta de Relaciones Laborales la que recomendará.

-¿Usted era miembro de Auditoría Interna de Recope cuando la Procuraduría de la Ética investigó denuncias ligadas a estos nombramientos?

-No lo viví ese proceso. Yo ya había renunciado a la Junta Directiva antes de que eso sucediera. Aunque era presidente del Comité de Auditoría Interna, tampoco sé si el Comité lo habría visto ese tema porque ese comité se centra principalmente en temas de inversiones y gobierno corporativo. No ve esos temas tan puntuales. Cuando se dieron esos concursos, yo ya no estaba, no sé cómo fue o cómo pasó.

-¿Cuán transparente diría que es Recope ante la opinión pública en una escala de 1 a 10?

-No puedo hablar por las administraciones anteriores. Le puedo decir que mientras estuve como director, en la Junta Directiva, como presidencia en el Comité de Auditoría, y como representante de Recope en Soresco, le puedo decir que en esos tres ámbitos Recope siempre fue total y absolutamente transparente en su información y en su proceder.

"Nosotros nunca negamos que existieran problemas, siempre se habló de ellos pero en ciertas cosas teníamos las manos atadas como en Soresco donde siempre tuvimos la intención de parar ese despilfarro de dinero pero ... ¡diay! el contrato de empresa conjunta nos amarraba. Con respecto a la actuación de la Junta Directiva y del Comité de Auditoría, siempre fuimos transparentes en todas las opiniones que dimos.

“Pero esta es una nueva administración donde la transparencia y dar cuentas es prioritario. Vamos hacia una transformación y en esa ruta debemos ser totalmente transparentes si vamos a echar adelante los proyectos; más si queremos tejer nuevas alianzas estratégicas.”

¿Y frente a los consumidores?

-Tenemos que actuar de forma transparente para que nos comprendan, es más, si pretendemos hacer un manejo ideal de redes sociales para conocer el rostro humano de Recope, tenemos que ser totalmente transparentes con la información de quiénes somos, qué hacemos y hacia dónde vamos".