Esteban Oviedo. 2 agosto
Imagen tomada de video que circula en redes sociales sobre lanzamiento de un gato desde el balcón de un edificio.
Imagen tomada de video que circula en redes sociales sobre lanzamiento de un gato desde el balcón de un edificio.

Gabriel Saborío Soto, el hombre que lanzó un gato desde el 7.° piso de un edificio, provocándole la muerte, emitió este domingo un comunicado en el que dice que nada puede justificar su comportamiento y que afrontará las consecuencias, por lo que se pone a las órdenes de la Fiscalía General de la República.

“Bajo los efectos del alcohol y drogas, respondí a la presión social de las otras personas que estaban conmigo ese lamentable día, realizando esta terrible acción”, afirmó en el mensaje.

Mediante un pronunciamiento enviado a este medio y publicado en redes, añadió que nada puede justificar el comportamiento que tuvo con su mascota y que afrontará las consecuencias

También, negó que el hecho obedeciese a una venganza en contra de alguien más; e informó de que recurrirá a un defensor público.

El sábado, el Ministerio Público anunció la apertura de un expediente por presunto maltrato animal, después de que circulara el video en el que la persona, de nombre Gabriel Saborío Soto, arroja el gato. Otro individuo se encargó de grabar el hecho.

El condominio Abitú, ubicado en Granadilla de Curridabat, declaró “non grato” a Saborío y el dueño del apartamento en que vive gestionó su desalojo, al tiempo que el Grupo Financiero Acobo lo despidió de su trabajo.

Esta es el pronunciamiento completo del hombre:

A la sociedad costarricense

“Mi nombre es Gabriel Saborío Soto, cédula 1 1446 0406, y quiero reconocer por este medio mi responsabilidad por los hechos que aparecen en el video que circula en redes sociales, en que aparezco lanzando a mi mascota desde un balcón. Estoy muy arrepentido por este lamentable comportamiento y desde ya me pongo a disposición de la Fiscalía General de la República, para apersonarme en el lugar y hora en que se me requiera, para afrontar las consecuencias que prevé la legislación de nuestro país en estos casos.

Desde hace varios años, soy una persona enferma por adicciones, y he recibido tratamientos en muchas ocasiones, para lo cual siempre conté con el apoyo de mi familia, que nunca ha perdido la fe en que yo logre algún día recuperar la salud. Cuando se dieron estos hechos hace varios meses, yo estaba en una de mis peores crisis, y hasta había intentado quitarme la vida, por lo que terminé internado en un hospital de San José. Bajo los efectos del alcohol y drogas, respondí a la presión social de las otras personas que estaban conmigo ese lamentable día, realizando esta terrible acción.

No hay nada que pueda justificar este comportamiento, pero sí quiero negar rotundamente que esto se haya debido a ninguna venganza hacia nadie, y asegurar que no hay ninguna sensación que se compare al dolor de entender la magnitud de los errores cometidos, al encontrarse uno en su sano juicio. Este gato había vivido conmigo desde mucho antes, cuando yo vivía fuera de San José.

Como dije anteriormente, me disculpo públicamente por estas acciones, me pongo a disposición de las autoridades, y confío en que, continuando en tratamiento, lograré superar en algún momento esta enfermedad y los daños y consecuencias que ha tenido en mi vida.

Finalmente, quiero también confirmar las informaciones que han circulado indicando que he perdido mi trabajo y se están haciendo las gestiones para que yo abandone el lugar en que he vivido desde hace varios meses, Condominio Abitu. Para este proceso en mi contra, tomaré un defensor público.

Nuevamente pido disculpas a mi familia, a mis vecinos del condominio y a la sociedad en general”.