Por: Daniela Cerdas E..   18 enero
Manuel Abarca y su esposo Sergio Montealegre, vecinos de Heredia, llegaron esta mañana al Registro Civil a inscribir su matrimonio.
Manuel Abarca y su esposo Sergio Montealegre, vecinos de Heredia, llegaron esta mañana al Registro Civil a inscribir su matrimonio.

Muy nerviosos llegaron esta mañana al Registro Civil Manuel Abarca y su esposo Sergio Montealegre para inscribir su matrimonio, el cual fue celebrado en Colombia en marzo del 2016.

Después de varias veces de que el trámite les fue rechazado en el país, porque no había jurisprudencia al respecto, hoy llegaron con sus papeles bajo el brazo y amparados por el más reciente criterio de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH)

Esta última le ordenó a Costa Rica garantizarles a las parejas del mismo sexo todos los derechos existentes en la legislación, incluido el derecho al matrimonio.

Abarca tiene 34 años y es psicólogo. Montealegre es de nacionalidad colombiana, administrador de empresas, y tiene 46 años. Ambos son vecinos de Heredia.

"A la hora de inscribir nuestro matrimonio nos pidieron nuestras identificaciones. La funcionaria nos recibió el documento que se emitió en Colombia, el cual tiene que ser apostillado y fue a consultarle al abogado porque nosotros inscribimos el matrimonio en Colombia bajo la figura de 'unión marital de hecho'. Nos dijeron que, como sabíamos, el trámite tenía que verlo el abogado de ellos y que resolvían en un mes y se nos notificaría por correo", contó Abarca.

Largo proceso

Para esta pareja herediana, el hecho de que le recibieran los documentos es un sueño; antes nadie quiso recibírselos.

Manuel Abarca y su esposo Sergio Montealegre mientras realizaban el trámite ante el Registro Civil
Manuel Abarca y su esposo Sergio Montealegre mientras realizaban el trámite ante el Registro Civil

Luego de que se casaron en Colombia, en abril del 2016, trataron de hacer el trámite de inscripción en el Registro Civil costarricense, pero, en ese entonces, no les recibieron los documentos .

"Nos dijeron que no había jurisprudencia al respecto y que no podían recibirnos los documentos. Nos dijeron que fuéramos a la Sala Tercera, ahí también nos rechazaron; nos dijeron que fuéramos a la Sala Primera, allí también nos rechazaron los documentos y nos dijeron que eso era con el Juzgado de Familia", explicó Abarca.

Según contó, en el Juzgado de Familia les manifestaron que el documento debía venir con la firma de un notario público que diera fe de que el documento era real.

"Preguntamos a varios notarios si nos hacían el trámite y nos dijeron que no lo estaban haciendo porque en el país el matrimonio entre parejas del mismo sexo no estaba permitido", declaró.

En ese momento, desistieron de continuar. Todo cambió recientemente cuando venían abordando el avión, luego de unas vacaciones en Colombia, y se enteraron del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

"La decisión estaba tomada de volver a intentarlo. Fue una alegría enorme porque nuestro matrimonio lo vivimos como nuestro, pero no pudimos inscribirlo aquí. Ahora esperamos con ansias la resolución del Registro Civil", explicó el herediano.

La pareja herediana luego de inscribir su matrimonio.
La pareja herediana luego de inscribir su matrimonio.

Por unanimidad, el pasado 9 de enero, la Corte IDH resolvió: “El Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo de conformidad con lo establecido en los artículos 11.2 y 17.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos y en los términos establecidos en los párrafos a 200 a 218”.

Con seis votos contra uno, también advirtió de que “es necesario que los estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas con parejas heterosexuales”.

Este fin de semana, se celebrará en un bar de San José, el primer matrimonio entre parejas del mismo sexo, luego de la resolución de la Corte IDH.