Juan Diego Córdoba González. 15 octubre
Movimiento estaría conformado por 12 sectores, según Célimo Guido. Entre esos mencionó el agropecuario, pesca, transporte y turismo. Fotografía: José Cordero.
Movimiento estaría conformado por 12 sectores, según Célimo Guido. Entre esos mencionó el agropecuario, pesca, transporte y turismo. Fotografía: José Cordero.

"La salida de esto es la organización, la propuesta y lo que digo siempre —aunque a algunos no les gusta—, la confrontación. No queda otro camino.

“Los problemas de este país ya no se arreglan con ramos de rosas, aquí tenemos que jugarnos la vida, el pellejo para salvar esta patria”.

El exdiputado Célimo Guido Cruz (1998-2002) pronunció estas palabras, no en una de las protestas frente a Casa Presidencial, ni en alguno de los múltiples bloqueos de carreteras que ha promovido en los últimos 16 días.

Guido, de 69 años, hizo estas manifestaciones hace siete meses, el 3 de marzo, durante un foro del Grupo Pro Revocatoria del Mandato, creado para impulsar un plan de ley mediante el cual se pueda remover a un presidente mediante referendo.

La reunión se dio en el auditorio de la Conferencia Episcopal, San José, con la asistencia de sindicatos y productores.

Aquel movimiento tenía como máximo impulsor al también dos veces legislador y excandidato presidencial liberacionista en 1998, José Miguel Corrales, de 82 años, y el apoyo de Xinia López, representante del sector agropecuario.

Cuatro meses después de ese foro, Corrales, Guido y López crearon el autodenominado “Movimiento Rescate Nacional”.

Bajo ese nombre, desde el 30 de setiembre, cuando recordaron que se conmemoraban los 160 años de la ejecución del presidente Juan Mora Porras, promovieron los bloqueos de carreteras y violentas manifestaciones que afectan el libre tránsito de personas, causan millonarias pérdidas al sector productivo y turístico, más de un centenar de oficiales heridos y decenas de manifestantes arrestados por vandalismo.

Este 1.° de octubre, ya en plena manifestación, “Rescate Nacional” publicó un mensaje de Corrales al presidente Carlos Alvarado, donde advirtió que el movimiento “sabrá echar a los políticos mercaderes”.

Corrales dijo en video: “Antes, señor presidente, sí decirle que el movimiento, paso a paso, minuto a minuto, se engrandece y Costa Rica sabe, que al igual que lo hicieron en el pasado para echar a (los piratas) Mansvelt y Morgan, para echar a Walker de nuestra Patria, también sabrá echar a los mercaderes, como lo hizo Cristo, a los mercaderes del templo, en este caso, a los políticos mercaderes que lo único que les interesa es coger los recursos del pueblo para no pagar impuestos, para meter contrabandos, ser los responsables de los huecos fiscales, y querer seguir cobrando impuestos indirectos”.

El 22 de setiembre, en un video en Facebook, Xinia López habló en la misma línea al invitar a sumarse a las manifestaciones que organizaban: “En este país tenemos que sacar a los filibusteros, ustedes saben el daño nos han causado”, dijo.

El proyecto de ley

El objetivo del Grupo Pro Revocatoria del Mandato era reactivar un proyecto de ley que Corrales impulsó en 2018 con apoyo de varios legisladores.

Imagen del encuentro del Grupo Pro Revocatoria del Mandato. Figuran de izquierda a derecha el politólogo Claudio Alpizar (traje azul); la representante del sector agropecuario, Xinia López; el exdiputado y excandidato presidencial, José Miguel Corrales; el excongresista Oscar Aguilar; y el también exlegislador Célimo Guido. Captura de pantalla tomada del Semanario Universidad
Imagen del encuentro del Grupo Pro Revocatoria del Mandato. Figuran de izquierda a derecha el politólogo Claudio Alpizar (traje azul); la representante del sector agropecuario, Xinia López; el exdiputado y excandidato presidencial, José Miguel Corrales; el excongresista Oscar Aguilar; y el también exlegislador Célimo Guido. Captura de pantalla tomada del Semanario Universidad

La iniciativa pretendía una reforma parcial a la Constitución Política para que se pueda destituir a presidentes, diputados, alcaldes, síndicos y regidores mediante un referendo. En la actualidad solo se permite remover alcaldes a través de un plebiscito.

Corrales y Guido, quienes después serían las caras más influyentes de “Rescate Nacional”, impulsaron su propuesta entre los asistentes a la actividad con proclamas que hacían referencia a la Guerra Civil de 1948.

“Muchos de nuestros padres, abuelos y bisabuelos se jugaron la vida y aquí nosotros estamos como si no hubiera pasado nada. Como dijo José Miguel Corrales: despierta Costa Rica”, dijo Guido al finalizar su intervención.

También apuntaron a la necesidad de “resguardar” los activos del Estado.

Xinia López planteó que se debían tomar acciones contra propuestas de ley que pretenden cerrar el Consejo Nacional de Producción (CNP), o que permitirían que los comedores escolares adquieran alimentos a través de otros proveedores.

“Creo que llegó la hora de pasar del dicho al hecho. Llegó el momento. Escuchaba las palabras de despierta Costa Rica y la gente le pregunta a uno ¿y ahora qué sigue? Pues este es el proyecto que necesitamos para dar oxígeno al pueblo costarricense”, exclamó López.

Se desmarcan de manifestación

En el foro que se dio en el auditorio de la Conferencia Episcopal estaban otras figuras conocidas como el exdiputado Óscar Aguilar Bulgarelli y el politólogo Claudio Alpízar.

Consultados por La Nación este miércoles, ambos confirmaron su presencia en aquella actividad, pero rechazaron cualquier vínculo con el autodenominado “Rescate Nacional”.

“Yo los apoyé en el momento del referéndum revocatorio, después del tema de la UPAD. El documento que había presentado José Miguel Corrales me parecía muy oportuno porque los costarricenses no tienen ese instrumento para relevar al presidente cuando hay un disgusto (...). En la organización de los movimientos, no he participado absolutamente en nada, aunque estoy muy preocupado por la situación que viven todas esas personas en lugares muy pobres alrededor del área metropolitana”, dijo Alpízar.

Por su parte, el historiador Aguilar aseguró que apoyaba el plan de revocatoria de mandato por coincidir con una filosofía suya desde hace 40 años.

“Como miembro de ese grupo, en aquel momento, que lo que pedía era la revocatoria de mandato, firmé ese documento y si me lo traen lo vuelvo a firmar. Pero, en cuanto a los hechos ocurridos en los últimos 15 días no he tenido absolutamente nada, nada, nada, absolutamente nada que ver”, aclaró.

Levantamiento contra mandatarios

De acuerdo con Corrales, quien fue diputado entre 1986-1990 y 1998-2002, su propuesta no solo blindaría al país de posibles golpes de Estado en caso de que el pueblo quiera remover a un gobernante, sino que esa sería la única manera de evitar ese tipo de levantamientos civiles.

Así lo afirmó en una entrevista que ofreció tres días después de aquel encuentro en la Conferencia Episcopal al periodista Rodolfo González, en teletica.com.

“Para evitarlo, lo único que hay que darle al sistema es figura jurídica para revocar el mandato de un gobernante, porque en nuestra patria, hoy y ayer, la única manera de quitar a un gobernante era el golpe de Estado, era la guerra civil, es la muerte entre hermanos”, afirmó Corrales.

José Miguel Corrales repitió sus proclamas de la Guerra Civil de 1948 en varias ocasiones frente a los medios de comunicación. Una de ellas en la conferencia que brindó el 7 de octubre, poco antes de que renunciara al movimento luego de reconocer que el narcotráfico había penetrado en los piquetes que ellos mismos convocaron. Fotografía: Jose Cordero.
José Miguel Corrales repitió sus proclamas de la Guerra Civil de 1948 en varias ocasiones frente a los medios de comunicación. Una de ellas en la conferencia que brindó el 7 de octubre, poco antes de que renunciara al movimento luego de reconocer que el narcotráfico había penetrado en los piquetes que ellos mismos convocaron. Fotografía: Jose Cordero.

Con su plan, el pueblo podría decidir remover a un presidente o diputado, en caso, por ejemplo, de considerar que aprobara o firmar una ley “contra el interés público”. Igualmente, si fueran denunciados por supuestos actos irregulares, incluso sin que exista una sentencia judicial que lo confirme.

En la entrevista, el periodista le pregunta:

–“Hay una diferencia entre ser un buen gobernante y ser impopular. Si el presidente toma decisiones que lo hacen impopular pero que son necesarias, hablando de un caso hipotético, ¿cómo podría ser utilizada esa herramienta por enemigos políticos para plantear un proceso para destituirlo?”

A lo que Corrales responde:

–“Don Rodolfo, qué es preferible, ¿darle al pueblo la facultad de quitarlo o darle a unos cuantos la posibilidad de quitarlo por medio de las armas?, qué es preferible (...) por eso es que se crea esto, esto es un sustituto de la guerra civil”.

La reforma parcial a la Constitución que se impulsaba era para que rigiera para siguientes administraciones.

Entrevista con José Miguel Corrales. Programa En Profundidad de teletica.com, 6 de marzo

Origen de ‘Rescate Nacional’

El Grupo Pro Revocatoria del Mandato fracasó, sin embargo, en su intento de reactivar la discusión de esa iniciativa, que permanece en la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Legislativa.

No obstante, aportó tres de sus integrantes para originar el “Movimiento Rescate Nacional”: Corrales, Guido y López. Según su página de Facebook —medio por el cual se presentó esa organización— el movimiento nació el 22 de julio.

Se sumaron al grupo el exdiputado y cooperativista Óscar Campos, así como el líder comunal sancarleño José Francisco Villalobos, entre los más visibles.

El 7 de octubre, Corrales participó en la conferencia de prensa junto con Xinia López para conocer la respuesta de Presidencia a sus peticiones. A la izquierda, el arzobispo josefino, José Rafael Quirós, que fungió como mensajero. Fotografía José Cordero
El 7 de octubre, Corrales participó en la conferencia de prensa junto con Xinia López para conocer la respuesta de Presidencia a sus peticiones. A la izquierda, el arzobispo josefino, José Rafael Quirós, que fungió como mensajero. Fotografía José Cordero

En los primeros días de agosto enviaron un pliego de solicitudes de corto y mediano plazo a Zapote.

Entre ellas figuraban convocar el proyecto de ley de referendo revocatorio del mandato (mismo que impulsaron en el primer grupo), fortalecer el CNP, no aprobar créditos internacionales, frenar el avance del proyecto del tren eléctrico metropolitano, no tercerizar servicios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), así como combatir la evasión fiscal.

Rescate Nacional empezó a organizar jornadas de “desobediencia civil y social” en zonas rurales del país al no cumplirse sus exigencias.

Para el 25 de agosto convocaron a una manifestación frente a la Casa Presidencial para exigir la apertura de las actividades económicas y eliminar las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia de covid-19.

Un video grabado ese día, muestra durante esa manifestación la aparente colocación de un explosivo debajo de una grúa de Tránsito, a unos metros de la Presidencia.

(Video) Video muestra aparente lanzamiento de bombeta bajo grúa del Tránsito en Presidencia

Cambio de mando

Desde entonces, “Rescate Nacional” fue sumando dirigentes comunales a sus filas.

Convocaron bloqueos de carreteras en San Carlos, Pérez Zeledón, Puntarenas y Guanacaste desde el 30 de setiembre.

La violencia fue en escalada. Los manifestantes pasaron de impedir el derecho a la circulación en carreteras nacionales, hasta cobrar peajes, quemar camiones, poner en riesgo mujeres embarazadas, impedir el paso de trabajadores de la salud ocupados en la atención de la pandemia, atacar con un backhoe a oficiales o incendiar patrullas con policías adentro.

Al sétimo día de manifestaciones ininterrumpidas, Corrales denunció que el narcotráfico y el crimen organizado había penetrado en los piquetes que ellos mismos instauraron.

Dos días más tarde, rechazó culpas por la violencia en los bloqueos, pidió perdón al país, decidió renunciar al movimiento y solicitó el levantamiento de los bloqueos.

Tanto Guido como López corrieron a desmentir a su compañero sobre la supuesta infiltración del narcotráfico en su organización, pese a que el hecho fue corroborado por el Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

La dirigente agropecuaria expresó que no tenía evidencia de esa situación y que, en todo caso, no le preocupaba porque, según ella, quiere “salvar al país”.

Con la salida de Corrales, su compañero Célimo Guido tomó el mando y sostuvo los cierres.

Sindicatos como la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP) y la Asociación Sindical de Empleados Industriales de las Comunicaciones y la Energía (Asdeice) se han sumado, lo mismo que representantes de un bloque de 36 organizaciones entre las que figuran los sindicatos del Magisterio Nacional y la Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca).

Las protestas largas y violentas no le son nuevas al exdiputado, quien formó parte del movimiento contra la empresa Riteve en 2002.

Sus acciones dieron origen a una condena de un año de prisión por obstrucción de vías. Sin embargo, el Tribunal de San Ramón le concedió libertad condicional de pena.

Célimo Guido fue diputado por el partido Fuerza Democrática entre 1998-2002. Aquí, después de la conferencia del 7 de octubre. Fotografía José Cordero
Célimo Guido fue diputado por el partido Fuerza Democrática entre 1998-2002. Aquí, después de la conferencia del 7 de octubre. Fotografía José Cordero

Con Guido al mando, “Rescate Nacional” dirigió la protesta frente a Presidencia este lunes, donde los manifestantes la emprendieron con palos, tubos y piedras contra los antimotines que resguardaban la casa de Gobierno.

(Video) Manifestantes se agarran a piedras con oficiales afuera de Casa Presidencia

Ahora, el principal propósito del grupo es ser incluido en la mesa de negociación multisectorial que instauraron las autoridades en busca de un acuerdo para solventar la crisis fiscal, agravada por la pandemia.

En declaraciones a Noticias Repretel, Guido afirmó que su movimiento lleva años formándose y que integra a 12 sectores, entre los que mencionó transporte, pesca, agropecuario y turismo.

"El movimiento como tal viene muchos años atrás. Hemos presentado propuestas como la ley de soberanía alimentaria o la ley de referéndum para la revocatoria del mandato.

“Pero recientemente, ante la crisis, decidimos darle nombre y fue fundamentalmente cuando vimos que estaban endeudando el país de manera desproporcionada y que estaban dispuestos a vender activos, con proyectos para privatizar el recurso hídrico, golpeando fuertemente con empleo público, y de flexibilización laboral, que eso implica ni más ni menos retroceder 100 años atrás en esa materia”, afirmó Guido.

Enlaces de referencia