José Andrés Céspedes. 25 mayo
Alvarado se dirigió también a un sector de la población que está en desacuerdo con el matrimonio igualitario, e indicó que pese a las diferencias que se puedan tener sobre el tema, “seguimos siendo una sola nación que debe continuar caminando unida para poder superar el momento difícil en el que nos encontramos”. Foto: Jorge Castillo
Alvarado se dirigió también a un sector de la población que está en desacuerdo con el matrimonio igualitario, e indicó que pese a las diferencias que se puedan tener sobre el tema, “seguimos siendo una sola nación que debe continuar caminando unida para poder superar el momento difícil en el que nos encontramos”. Foto: Jorge Castillo

A seis horas de que Costa Rica se convierta en el primer país de Centroamérica y en el número 29 del mundo donde se reconoce el derecho de las personas a contraer matrimonio civil con otras de su mismo sexo, el presidente de la República, Carlos Alvarado, comentó en sus redes sociales que aún existe el reto de construir una convivencia respetuosa más allá de este cambio legal.

“Soy consciente que tenemos el reto de construir una convivencia respetuosa más allá de este cambio legal que entrará a regir mañana. No será fácil, pero confío profundamente en nosotros y nosotras. Estoy seguro que podremos entendernos como una Costa Rica diversa, plural y unida, donde quepamos todas las personas", dijo el presidente.

En el mensaje, Alvarado explicó que su trabajo como gobernante de Costa Rica no sólo es defender la Constitución Política y el país, sino defender los derechos humanos como expresión de la libertad, la autodeterminación y la dignidad humana.

“Nuestro deber es combatir todo tipo de discriminación, sea por discapacidad, etnia, cultura, credo religioso, sexo, identidad y expresión de género, orientación sexual o cualquier otra. Y desde ese enfoque que procura la defensa de todos los derechos humanos, es el lugar donde hay que entender este paso”, manifestó el mandatario.

Este derecho entrará a regir en estricto cumplimiento con una opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y con una sentencia de la Sala Constitucional.

Al hacerlo, Costa Rica se convertirá en el primer país de todo Centroamérica y en el número 29 del mundo donde se reconoce este tipo de uniones.

“Las personas LGBTIQ buscan un espacio para el reconocimiento y la dignidad que se merece cualquier ser humano, sin importar quienes sean o a quienes amen. Son personas que, cuando decidan casarse, lo harán por amor, por estabilidad y porque tienen un proyecto de futuro. Tienen las mismas motivaciones que podría tener cualquiera”, aseveró el mandatario.

Alvarado se dirigió también a un sector de la población que está en desacuerdo con este cambio legal, e indicó que pese a las diferencias que se puedan tener sobre el tema, “seguimos siendo una sola nación que debe continuar caminando unida para poder superar el momento difícil en el que nos encontramos”.

Intento de frenar matrimonio

Este domingo, el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, consultó si podía atribuirse la representación de la Asamblea Legislativa para presentar un nuevo recurso legal, en procura de frenar el matrimonio igualitario, sin previo acuerdo del resto de los diputados.

Cruickshank preguntó si podía interponer, ante la Sala IV, un “conflicto constitucional entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial (Sala Constitucional) contra el voto de la Sala Constitucional N° 2018-012782 de las 17:45 horas del ocho de agosto de dos mil dieciocho”. Ese es el voto en el que la Sala IV declaró inconstitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Este lunes, el Departamento de Servicios Técnicos le respondió que “no existe una norma en el reglamento legislativo que otorgue al presidente de la Asamblea la facultad de interponer ‘motu proprio’ un ‘conflicto constitucional entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial’”.

La respuesta agregó que tampoco procede plantear un conflicto entre poderes en este caso, pues el voto de la Sala IV del 8 de agosto del 2018, que declaró inconstitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, no puede impugnarse ante ese mismo tribunal.

Anteriormente, el 19 de mayo, 33 diputados sepultaron la discusión de una moción que también pretendía atrasar la entrada en vigor del matrimonio igualitario durante al menos un año y medio después de la pandemia por covid-19.

En ese momento, un grupo de 12 diputados, incluido Cruickshank, presentó una moción de orden para posponer todos los capítulos del orden del día del plenario y someter a votación la propuesta promovida por el diputado fabricista Jonathan Prendas y otros legisladores, de pedirle una prórroga a la Sala IV para legislar sobre el tema.