El País

Exesposa: Exministro regresaba con dinero en efectivo de reuniones con MECO y H Solís

Mujer le relató al OIJ que notó un inusual flujo de dinero en la casa y que Carlos Villalta, exjerarca del MOPT, le alegó estar ideando una fórmula para que el Conavi solo le adjudicara contratos a estas dos empresas

Andrea Bonilla Miranda, exesposa del exministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Villalta Villegas, le relató al OIJ que, cuando él era funcionario del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), ella comenzó a notar en su casa un “flujo muy alto de dinero en efectivo, tanto en billetes nacionales como en dólares”, que no era acorde con lo que ganaba en su puesto.

En su declaración, en la que dijo estar dispuesta a servir de testigo en el Caso Cochinilla, explicó que Villalta entró a trabajar al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) alrededor del 2015, en donde estuvo a cargo de proyectos como la ampliación de la ruta Cañas-Liberia y obras en San Carlos.

“Debido a los proyectos de Cañas-Liberia, en donde se requería construir muchos puentes elevados, conoció a los dueños de Puentes y Calzadas, los cuales eran españoles, con los que hizo muy buena amistad”, relató la farmacéutica, quien dijo haber convivido 21 años con el exfuncionario (hoy de 50 años).

Relató que el alto flujo de dinero empezó a partir de ese periodo.

Agregó que los sábados, a las 7:30 a. m., era común que Villalta se reuniera con Carlos Cerdas, dueño de la constructora Meco, y regresara “con sobres de manila llenos de dinero en efectivo”.

De igual forma, continuó, en ocasiones se reunía con Mélida Solís, dueña de la constructora H Solís, pero horas más tarde.

Sobre esos encuentros, la declaración dice que, si bien la entonces esposa “nunca logró observar que le entregarán ningún paquete a Villalta, Carlos utilizaba una caja específica para guardar los dineros que le daba Mélida Solís”.

Villalta fue designado el jerarca del MOPT el 2 de febrero del 2016, por el entonces mandatario Luis Guillermo Solís.

“Una vez que Carlos llegó a ser ministro de Obras Públicas y Transportes, determinado día llegó con un teléfono celular más al que él usaba, por lo que le preguntó de dónde lo había sacado, contándole que se lo había dado Mélida Solís para tener una línea directa para hablar con él, ya que ahora que era ministro se veía muy feo que la gente notara que entre Mélida y él había muy buena relación, a lo que ella le dijo que, más bien, se veía sospechoso que se comunicaran de esa manera, por lo que se molestó y terminó dándole el aparato a uno de sus hijos”.

“Llegó un momento, cuando Carlos trabajaba en la Unidad Ejecutora de Conavi, en que el flujo de dinero era tanto, que tuvo que preguntarle sobre dónde salía tanta cantidad de dinero, a lo que él contestó que él estaba ideando una fórmula de cálculo en el proceso de licitaciones de Conavi, para que solo a las empresas Hernán Solís y MECO les adjudicaran los contratos y de esa manera él también ganaba”, agrega la declaración contenida en el expediente 19-000025-1218-PE, sobre presunta corrupción en obras viales.

La Nación intentó conocer la versión de Villalta sobre la declaración, sin embargo, indicó: “Dado que aún no me han llamado a comparecer, ni he recibido ninguna notificación judicial, no puedo referirme al detalle de los hechos, para no entorpecer el proceso”.

Villalta fue ministro del 2 de febrero del 2016 a 12 de junio del 2017, cuando salió por situaciones personales tras conocerse una denuncia de violencia doméstica interpuesta por Bonilla en su contra.

El día del nombramiento, Casa Presidencial informó de que el ingeniero civil, entre otros puestos, había desempeñado la jefatura del Departamento de Verificación de Calidad de la Dirección de Conservación Vial del Conavi; además, se había desempeñado como asesor de la Dirección de Conservación Vial y de la Dirección Ejecutiva de este Consejo.

Consorcio del Atlántico

Andrea Bonilla también declaró que, siendo ministro del MOPT, Villalta gestionó la idea de que las empresas MECO y Puentes y Calzadas conformaran el Consorcio del Atlántico, con el objetivo de que ganaran la licitación para la construcción de una carretera entre ruta la 32 y el megapuerto de APM Terminals, en Limón.

En julio de 2016, la licitación efectivamente se le concedió al Consorcio del Atlántico, por un monto de $71 millones (¢44.000 millones).

Para ese momento, el MOPT dijo que ese grupo fue el único de los 18 oferentes que cumplió con las especificaciones técnicas que se habían solicitado para las obras.

La exesposa también le dijo al OIJ que Villalta puso dos autos a nombre de una hija, con la explicación de que buscaba pagar menos a Tributación.

Luego de que la pareja se separó, agrega la declaración, él se mudó a un apartamento en Distrito Cuatro, en Escazú, y pagaba colegiaturas de sus hijos en un colegio donde la mensualidad es de ¢1 millón aproximadamente.

Eso, dice el expediente, “le llama poderosamente la atención (a ella), dado que no le conoce medios formales por los cuales pueda recibir insumos económicos para afrontar ambos gastos (colegiaturas y vivienda), por citar solo algunos de los que posee”.

Consultado por La Nación, Villalta dijo que actualmente trabaja “brindando servicios de consultoría en ingeniería civil”.

Calle pavimentada en finca

La declaración agrega que Villalta heredó de la madre una finca en San José de la Montaña, Heredia.

Según la exesposa, el terreno estaba en potrero, pero él lo arregló con dinero en efectivo, puso un rancho, electricidad subterránea y un vivero de orquídeas.

Agregó que, para la entrada de esa finca, Carlos Cerdas le obsequió de parte de MECO la pavimentación de 100-150 metros como pago por una supuesta asesoría.

El expediente, con base en la declaración de ella, añade: “Con esos dineros adquiridos de las asesorías de las adjudicaciones de MECO y H Solís, comenzó a invertirle bastante. Esto lo sabe porque, en ocasiones, él la llamaba y le encomendaba darle cierta cantidad de dinero al peón de la finca, dinero que debía agarrar de las platas que él traía después de reunirse con Carlos Cerdas o Mélida Solís. Muchos de estos dineros provenían de supuestas asesorías que Carlos le hacía a MECO y a H. Solís, estando aún en Conavi”.

Para corroborar los hechos narrados por la expareja de Villalta, los investigadores del OIJ visitaron la finca en San José de la Montaña. Una vez en la zona los agentes observaron que esta calzada existe.

“Se pudo confirmar que toda la calle de ingreso principal está pavimentada con carpeta asfáltica en muy buen estado, acción que normalmente requiere una inversión económica sumamente significativa”, precisa el expediente.

Los agentes también observaron que había una caseta de vigilancia construida en concreto.

Viajes a España

“Siendo funcionario de Conavi, Carlos constantemente viajaba fuera del país, básicamente a España; viajes pagados en su totalidad por la empresa Puentes y Calzadas de Carlos Portelo, siendo que también había invitaciones a la playa y cenas particulares”, sigue la declaración.

Además, la versión contenida en el expediente sostiene que Carlos Villalta se encargó de poner a personas conocidas en puestos claves, tal como el hermano de su exesposa, a quien sin experiencia le consiguió un puesto en Puentes y Calzadas como ingeniero residente para la carretera de Limón.

Asimismo, Bonilla dijo que su expareja reclutaba personas de distintas instituciones que pudieran convertirse en un “problema para sus propósitos”.

Citó a Luis Guillermo Loria, del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), “que por ser uno de los entes fiscalizadores de los proyectos del Conavi, él (Villalta), decía que ´había que tenerlo del bando de ellos´” .

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.

Michelle Campos

Michelle Campos

Periodista en la sección de Política. Graduada como bachiller en periodismo en la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de licenciatura en Mercadeo. Ganadora de la Clase 8 del proyecto de periodismo colaborativo Punto y Aparte.