Daniela Cerdas E.. 9 septiembre
De los 4.659 centros educativos públicos del país, 511 carecen de servicio de Internet y de 4.148 escuelas y colegios que lo tienen, el 67% cuenta con una conexión con velocidad menor a 10 Mbps. Fotos: Mayela López
De los 4.659 centros educativos públicos del país, 511 carecen de servicio de Internet y de 4.148 escuelas y colegios que lo tienen, el 67% cuenta con una conexión con velocidad menor a 10 Mbps. Fotos: Mayela López

Los recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) servirían para financiar el megaproyecto llamando Red Educativa del Bicentenario que busca dotar de Internet de banda ancha a los 4.600 centros educativos que hay en el país, en un plazo de cinco años, y conectarlos entre sí.

Este megaproyecto tiene un costo de $350 millones, pues no solo procura conectividad sino también servicios adicionales que se requieren para implementarla en su totalidad, como infraestructura y equipo.

Con ese fin, el gobierno y la diputada liberacionista Yorleny León presentaron este miércoles el proyecto de ley para la creación del Programa Nacional de Alfabetización Digital, considerado “fundamental para consolidar el financiamiento para equipo y conexión a los alumnos y los centros educativos” en la Red Educativa del Bicentenario.

La propuesta también pretende que los ciudadanos en general se beneficien con equipo y conexión en los Centros Comunitarios Inteligentes (CECI), para desarrollar las habilidades tecnológicas en quienes carecen de una plataforma similar.

“Este proyecto se viene a unir a los esfuerzos que estamos haciendo en cuatro áreas: terminar la conexión de las escuelas; asegurarnos de que cada alumno pueda usar un dispositivo y tenga conexión y material didáctico; concluir la plataforma Saber que conecta a todos estudiantes, docentes y administrativos del Ministerio de Educación Pública y crear la infraestructura para dar conectividad a los estudiantes. En este contexto es tan importante la alfabetización digital”, detalló el mandatario Carlos Alvarado en una conferencia de prensa realizada en la Escuela Pedro Murillo Pérez, en Barva de Heredia.

De aprobarse, el Programa sería incluido en el Plan Nacional de Desarrollo de las Telecomunicaciones y sería financiado con fondos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel).

La contralora general de la República, Marta Acosta, aseguró a los diputados de la Comisión de Haciendario, en junio anterior, que Fonatel tiene más de ¢198.000 millones en activos líquidos que la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) no ha sabido ejecutar para reducir la brecha digital. Con este proyecto, se quieren aprovechar esos recursos.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) se encargarían de administrar este programa.

“Queremos que todas las personas estudiantes de Costa Rica tengan las mismas oportunidades y acceso a la tecnología, para cerrar las brechas que hay hoy en materia de conectividad y acceso a la tecnología en muchas regiones del país”, dijo la jerarca de Educación, Guiselle Cruz.

En los centros educativos, este proyecto viene a garantizar el financiamiento para la implementación de la Red Educativa del Bicentenario y su aseguramiento en el tiempo, dotándolo de equipo, conectividad, infraestructura tecnológica y contenido pedagógico sobre los programas de estudio vigentes.

La Red Educativa del Bicentenario pretende que en todas las aulas haya acceso a Internet de suficiente calidad y rapidez para el uso pedagógico del docente y alumnos. Además, que todas las escuelas estén conectadas entre sí, por medio de la nube.

El proyecto de la Red Educativa del Bicentenario será ejecutado por la Fundación Omar Dengo (FOD), que operará como unidad ejecutora. La FOD, especializada en innovación educativa, recibirá fondos del MEP (que según el proyecto provendrán de Fonatel) para hacer las contrataciones y asegurar que la conectividad funcione de acuerdo con el nuevo modelo de red pedido por el Ministerio.

El proyecto de ley también procura una alfabetización tecnológica y el desarrollo de las competencias digitales que van desde aprender a usar la computadora hasta crear contenido en línea. Por ejemplo, aprenderán cómo aprovechar Internet y la computadora para estudiar o trabajar por medio de ella, tanto alumnos como ciudadanos

Yorleny León resaltó la importancia y necesidad de contar con un plan que articule estos esfuerzos.

“Si algo hemos aprendido con la forma en que hemos invertido en acceso a la tecnología es que no basta simplemente con levantar torres, crear infraestructura y dar equipos; para verdaderamente cerrar la brecha digital es necesario que grandes y pequeños, desarrollen las habilidades para explotar la mayor cantidad posible de aplicaciones que nos ofrecen las nuevas tecnologías digitales. Con este proyecto de ley, cambiamos esa forma en que veníamos haciendo las cosas, buscando una mayor eficacia y eficiencia en el uso de los recursos; pasando de la pizarra a las pantallas e integrando las capacidades técnicas y humanas, con la tecnología”, expresó la legisladora.

Costo

El MEP dijo a La Nación en febrero que los $350 millones incluyen, aparte del servicio de Internet veloz, el de monitoreo y mantenimiento para todos los centros, el pago de un servicio de call center para que los directores o funcionarios puedan reportar fallas en el servicio y les ayuden a solventarlas.

Como es una red de telecomunicaciones, también se requieren servicios de seguridad.

Además, en todos los centros hay que construir infraestructura determinada para que el sistema funcione.

De acuerdo con el MEP, en la primera etapa, se dotará de Internet veloz a los centros educativos.

Al 2022, la Red debería haber alcanzado a 2.120 escuelas y colegios con 700.000 estudiantes (el 73% del total); las velocidades mínimas de la conexión irían de15 Megabits por segundo (Mbps) en unos casos a 100 Mbps en otros, según el número de estudiantes, cantidad de personal y necesidades específicas.

Se contempla, además, la instalación de un software para conectar a los centros educativos a través de la nube.

Cuando este sistema opere, los estudiantes podrán, por ejemplo, participar de procesos de programación con alumnos de otro centro educativo o acceder a material escolar desde la casa o cualquier otro espacio.

Otro objetivo es que tengan acceso a su historial de producción de tareas, textos o investigaciones en línea. En tanto, los docentes podrán preparar sus lecciones con el apoyo de bancos de recursos ilimitados.

Esta primera etapa, para los 2.120 centros, tendrá un costo de $12 millones por año

El MEP aseguró en febrero, tener presupuestados los $12 millones necesarios para el primer año. Sin embargo, en ese entonces estaban en negociaciones con Fonatel para que asumiera parte del costo de la red educativa.