11 mayo
16/07/2017. En los últimos tres años, el Ministerio de Educación Pública (MEP) autorizó la contratación a más de 170 ingenieros privados para supervisar y hasta administrar la construcción y reparación de 571 obras con un costo de ¢129.000 millones. Foto con fines ilustrativos.
16/07/2017. En los últimos tres años, el Ministerio de Educación Pública (MEP) autorizó la contratación a más de 170 ingenieros privados para supervisar y hasta administrar la construcción y reparación de 571 obras con un costo de ¢129.000 millones. Foto con fines ilustrativos.

Un total de 12 ingenieros y arquitectos privados acapararon los millonarios contratos de supervisión de la construcción de centros educativos del MEP durante los últimos tres años.

De más de 170 profesionales que las Juntas contrataron para esta labor del 2015 al 2017, estos 12 se dejaron una tercera parte de los contratos.

En esos años, el MEP autorizó la construcción o reparación de 517 escuelas y colegios. Estos doce ingenieros se encargaron de 159, lo que significa que, en promedio, cada uno asumió 13 contratos. El resto de los profesionales (158) se encargó de dos proyectos cada uno, en promedio, según datos suministrados por el Ministerio.

(Video) Pocos ingenieros acaparan millonarios contratos para supervisar construcción de escuelas

El costo estimado de esas 571 obras fue de ¢129.000 millones. En términos de dinero, se encargaron del 33%: o sea ¢43.000 millones.

Del valor estimado de cada proyecto, cada ingeniero gana el 10,5% del valor de la obra por honorarios profesionales. En este caso, los doce ingenieros devengaron ¢4.515 millones por sus servicios, un promedio de ¢376 millones cada uno en esos tres años.

Por ejemplo, un arquitecto, que fue el que obtuvo más contratos en esos tres años (25), devengó ¢485 millones por obras valoradas en ¢4.625 millones. Este profesional hizo trabajos en San Carlos, Grande de Térraba, Pérez Zeledón, Cartago, entre otros.

Solo el año pasado, de los 154 proyectos constructivos que el Ministerio de Educación Pública (MEP) autorizó, una ingeniera obtuvo 12 por ¢3.779 millones. Por sus servicios ganó en total ¢396 millones.

Ese mismo año, entre 21 ingenieros se repartieron 69 contratos; un promedio de tres contratos por persona.

Mientras tanto, 73 ingenieros solo obtuvieron un contrato cada uno el año pasado.

"Uno ni siquiera aplica porque cuando aplica le dicen que ya está contratado el mismo ingeniero de siempre. Yo no sé qué es lo que pasa, si es que en la el DIEE (Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo del MEP) ya está repartido o qué. No entiendo cómo se dan cuenta de que hay un proyecto que se está construyendo. Yo me entero por familiares, o por un rumor o porque una Junta de Educación me dice que en equis lugar se va a construir, y así uno va y pregunta. No sé cómo se enteran ellos que siempre aplican y ganan", indicó un ingeniero de la zona de San Ramón, quien prefirió no exponer su nombre.

Según este profesional, por año, él tendría la capacidad de hacerse cargo máximo de cuatro proyectos, aunque la "suerte" de tener cuatro proyectos en un año no la ha tenido, dijo.

¿De qué se encargan?

Las Juntas de Educación son las que administran cada escuela y manejan el dinero que el MEP les deposita para obras constructivas.

La Junta debe contratar, por medio de una licitación, al profesional que será el encargado supervisar la construcción de la obra. Mínimo deben invitar a tres profesionales a participar; la Junta elige la que consideran la mejor opción.

Aparte de supervisar la construcción de la obra, el elegido deberá hacer estudios preliminares, anteproyecto, planos constructivos y presupuesto (sobre el cual se gana el 10,5% o más si también se le contrata para administrar la obra).

Ese mismo profesional asesora a la Junta en el proceso de licitación para contratación de la mano de obra y la compra de materiales.

Todo este proceso debe ser avalado por la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE) del MEP.

Preocupación

Para Wálter Muñoz, director de la DIEE, la principal preocupación de que haya esas concentraciones de proyectos en un solo ingeniero es, ¿cuándo van a terminar de construirlas?

La Nación solicitó al MEP una y otra vez el estado de los proyectos a cargo de los ingenieros, pero nunca suministraron la información. El Ministerio no sabe en qué estado se encuentra el proyecto o si se ha atrasado.

"Nuestra preocupación es decir por qué un profesional tiene tantos proyectos, ese no es el mejor mecanismo. De igual manera, perfectamente el profesional puede subcontratar si es un profesional muy eficiente: si tiene 10 proyectos, puede tener 10 líneas de trabajo que trabajan en paralelo, habría que ver si lo está trabajando de esa manera", indicó Muñoz.

El tema de las concentraciones de ingenieros ha estado una y otra vez en la mesa entre las autoridades del Ministerio, dijo Marco Fallas, quien hasta el lunes fue el viceministro del MEP.

"Las concentraciones no son el mejor resultado. Es un tema que se debe regular de mejor forma para evitarlas ya que puedan entrar en conflicto con la buena marcha de los proyectos", manifestó Fallas, quien dijo que el proyecto de "precalificados" sería una buena forma de evitar que un solo profesional esté a cargo de varios proyectos.

Este proyecto, que fue anunciado por el MEP en abril para implementarse a principios del 2019, pretende que las Juntas ya no sean las responsables de contratar ingenieros ni la mano de obra ni materiales. Esta labor la realizará directamente el MEP a través de la Proveeduría, por medio de un sistema de precalificación de las empresas o los ingenieros.

Esta decisión fue tomada por la Administración con el fin de contar con una metodología de contratación “más transparente, ágil y eficiente”.

El MEP abrirá un concurso mediante el Sistema Integrado de Compras Públicas (SICOP) del Ministerio de Hacienda para ingenieros, constructoras y laboratorios especializados.

Para llevar a cabo ese proceso, el directos de la DIEE dijo que se dividió al país en 10 regiones y se abrirá un concurso por cada región, donde cualquier empresa interesada puede participar. En ese concurso se precalificará la experiencia, la solidez financiera y otros ítems de interés.

Una vez que esas firmas sean evaluadas positivamente, pasarán a formar parte de la lista de empresas precalificadas por zona, a las cuales se les asignarán los contratos con un rol y dependiendo del servicio necesario.