Educación

Ministerio de Salud deja en manos de UCR vacunación obligatoria contra covid-19 a estudiantes

Universidad consultó sobre vacunación obligatoria para poder ampliar aforo de clases presenciales. Ahora espera fallo de Sala IV

Serán las autoridades de la Universidad de Costa Rica (UCR) las que decidan si la vacuna contra covid-19 será obligación o no para los estudiantes como condición para asistir a las clases presenciales, de acuerdo con la respuesta que dio la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología (CNVE) del Ministerio de Salud al rector universitario, Gustavo Gutiérrez Espeleta.

El acuerdo de la Comisión fue emitido el 14 de diciembre de 2021 mediante el oficio MS-CNVE-0987-2021, firmado por el secretario técnico de la CNVE y coordinador de Inmunizaciones de la Dirección de Vigilancia de la Salud, Roberto Arroba Tijerino, luego de que se celebrara una sesión extraordinaria para contestar la consulta sobre el tema que había realizado la Universidad desde el 23 de noviembre.

El centro educativo preguntó a la Comisión si la normativa actual relacionada con vacunación es suficiente para que la institución solicite el código QR como requisito para participar en cualquier actividad académica presencial dentro de sus instalaciones, incluyendo cursos regulares, como medida para ampliar los aforos. De no ser así, solicitó que la propia CNVE estableciera la obligatoriedad.

Al cuestionamiento, Salud respondió: “Los señores miembros de la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología acordaron agradecer las medidas implementadas por la Universidad de Costa Rica en virtud de mejorar el porcentaje de vacunación, tanto en sus empleados como en los estudiantes, sin embargo, la obligatoriedad de vacunación para estudiantes es competencia exclusiva de su administración”.

La CNVE recordó, además, que actualmente la solicitud del código QR se encuentra “en estado de suspensión” por el Juzgado Contencioso Administrativo que conoce una solicitud de medida cautelar provisionalísima. Por lo tanto, su uso es voluntario.

En espera de Sala IV

La incertidumbre de la casa de enseñanza surgió el 18 de noviembre, cuando el Gobierno anunció que los aforos de algunas actividades, entre estas las académicas, podían variar según se solicitara o no la verificación del código QR, que en diciembre podían tener un aforo del 40%.

Así lo manifestó el rector Gustavo Gutiérrez Espeleta en su consulta, al destacar que “para la Institución es vital poder contar con un mecanismo que garantice la vacunación de la población estudiantil con el fin de lograr un retorno seguro al desarrollo de actividades académicas en todas nuestras sedes y recintos regionales, e incluso como un mecanismo para proteger a nuestras personas funcionarias y a la comunidad estudiantil”.

En ese mismo oficio (R-8533-2021), el jerarca resaltó que la UCR ha llevado adelante importantes esfuerzos con el fin de fomentar la vacunación contra covid-19 de todas las personas, entre ellos los centros de vacunación instalados en varias sedes de la institución, así como el trabajo conjunto con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para apoyar la inoculación de poblaciones vulnerables.

No obstante, el más importante se dio el 27 de septiembre cuando estableció la obligatoriedad de las dosis contra el virus para todo su personal, a partir de un dictamen de la Oficina Jurídica (OJ-769- 2021) y de la Oficina de Bienestar y Salud (OBS-1602-2021). “En este caso, las medidas de salud ocupacional exigibles por el patrono fueron parte del razonamiento jurídico que nos llevó a tomar esta decisión”, indicó Gutiérrez.

De acuerdo con el rector, la UCR “considera que la vacunación obligatoria es un mecanismo idóneo para proteger la salud y vida de las personas, y resulta plenamente apegado al marco de los Derechos Humanos según ya lo ha resuelto la Sala Constitucional en varias ocasiones”, pero consultó a la CNVE sobre la obligatoriedad para los estudiantes porque la justificación jurídica sería distinta, ya que no hay relación laboral.

Por ahora, la Universidad esperará que los magistrados resuelvan un recurso de amparo que presentó una persona el 24 de diciembre contra la resolución R-240-2021 que emitió la Rectoría el 27 de setiembre y en la que hizo un “llamado a la población estudiantil a completar su esquema de vacunación por covid-19 de manera eficaz, ya que será un requisito esencial para reanudar las actividades presenciales”.

De acuerdo a lo que falle la Sala, la casa de enseñanza elegirá el camino para exigir las dosis a los alumnos.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.