Daniela Cerdas E.. 3 junio
La APSE no forma parte de la convención colectiva del Ministerio de Educación Pública (MEP).. Fotografía José Cordero
La APSE no forma parte de la convención colectiva del Ministerio de Educación Pública (MEP).. Fotografía José Cordero

El ministro de Educación, Edgar Mora, ordenó suspender las reuniones semanales que se mantenían con la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), luego de que este sindicato amenazara con convocar a huelga a sus afiliados.

Este fin de semana, la APSE envió un comunicado donde anunció que el 6 de junio se haría una marcha nacional para oponerse a los proyectos de ley que regularían el empleo público y para que se excluya a la educación como servicio público esencial, pues en ese tipo de servicios se prohíbe la huelga.

Además, el sindicato solicitó a sus agremiados suspender colectivamente labores los días 7, 11, 18 y 25 de junio.

Lo anterior a pesar de que este sindicato fue el último en deponer la huelga el año pasado y dejar a los estudiantes 89 días sin clases. La APSE no forma parte de la convención colectiva del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Las reuniones comenzaron a suspenderse desde este lunes. El jerarca dejó sin efecto la reunión con el sindicato, que estaba prevista para hoy a las 9 a. m. en el MEP, en donde se abordaría el tema del Índice de Desarrollo Social - Zona de Menor Desarrollo. También se cancelaron otros encuentros previstos para los próximos días.

“El ministerio ha tomado la decisión de suspender las conversaciones normales que mantenemos con APSE cada semana y también he instruido para que se inicien los procesos de declaratoria de huelga. Le he dicho a mi despacho legal que se comunique con la Procuraduría (General de la República).

"Nosotros vemos muy mal que la pretensión de ir a huelga deteriore el servicio educativo. Hemos estado insistiendo y vamos a insistir toda esta semana y días que siguen sobre la necesidad de que el servicio educativo se preste al sujeto de ese servicio que son los estudiantes y que no se vuelva a presentar el daño que se hizo el año pasado y que APSE reflexione sobre esto”, explicó el jerarca de educación esta mañana.

La APSE, que agrupa un total de 35.199 agremiados, amenazó, además, de que de no surtir efecto esa huelga intermitente, continuarían el movimiento luego de vacaciones de medio año, por una semana consecutiva.

Mora añadió que no existen incumplimientos laborales que justifiquen esta amenaza de la APSE.

El año pasado, este sindicato levantó la huelga, que iniciaron el 10 de setiembre, a cuatro días del cierre del curso lectivo 2018 y del comienzo de las vacaciones de los educadores.

El sindicato dijo que la decisión del ministro de suspender las reuniones “violenta gravemente la libertad sindical”.

“Esta instrucción constituye sin duda alguna una reacción visceral y una medida represiva, siendo el propio jerarca del MEP quien unilateralmente cierra toda vía de diálogo y buen entendimiento, incluso previamente a que nuestra organización hiciera formalmente de su conocimiento los fundamentos de este movimiento”, expresó la APSE en un comunicado posterior al anunció hecho por el jerarca.