Educación

Desmantelan escuela de ¢3.600 millones en Desamparados

La Unidad Pedagógica Sotero González es parte del fideicomiso educativo y fue dejada en abandono por la empresa constructora con un 75% de avance. Los delincuentes aprovecharon y se robaron lo que pudieron

Los delincuentes aprovecharon el abandono de las obras de la escuela Unidad Pedagógica Sotero González, en Desamparados, encargadas al fideicomiso educativo que administra el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), para desmantelar las instalaciones que ya tenían un 75% de avance.

La información se dio a conocer, la noche de este miércoles, durante la audiencia de la ministra de Educación, Giselle Cruz, ante la Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios, donde ella acudió a solicitar ¢16.693 millones para inyectarlos al fideicomiso educativo y finalizar siete obras que quedaron abandonadas debido a incumplimientos de las empresas constructoras.

Una de estos centros educativos es la escuela Unidad Pedagógica Sotero González. Según información suministrada a La Nación por el Banco Nacional, está obra costaba $7,8 millones (¢4.836 millones). Se había pagado, previo a la rescisión del contrato con el consorcio JCB-Rock Construction, que dejó las obras inconclusas; un monto de $5,9 millones (¢3.600 millones), de dinero del fideicomiso educativo.

El fideicomiso, por $167,5 millones provenientes de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se aprobó en 2013 para realizar 103 obras educativas. Al final, el dinero sólo alcanzó para concluir 48 proyectos, otros 48 nunca comenzaron porque el préstamo no dio y siete fueron dejadas botadas por las empresas a cargo. El Nacional es la Unidad Ejecutora del fideicomiso y el Ministerio de Educación Pública (MEP) la Unidad Supervisora.

La ministra también pidió a los diputados en la audiencia usar, para la finalización de las siete obras, otros ¢10.547 millones que el MEP había inyectado al fideicomiso, en 2018, con el fin de avanzar en las 48 escuelas que no se pudieron cubrir con el empréstito del BID.

Solo quedó la obra gris

La jerarca expresó a los legisladores que era necesario tener esos recursos para concluir esas siete obras ya que tenían distintos niveles de avance.

Sin embargo, el diputado del Frente Amplio, José María Villalta, le preguntó a Cruz si había ido a visitar las obras actuales de la Unidad Pedagógica Sotero González, para ver su estado.

La jerarca aclaró que no, que era el Banco Nacional, como encargado de ejecutar el fideicomiso, el que debía hacer esas visitas.

Villalta le subrayó que esa obra fue abandonada y que el BNCR le quito la seguridad. Esto hizo que se metieran los delincuentes y desmantelaran lo que se había construido. Se robaron todo lo que pudieron.

“No sé si está enterada de esta situación, pero lo que reportan los vecinos es que, en este momento, lo que queda es la obra gris. Se robaron los techos, los acabados, servicios sanitarios, todo se lo robaron y hoy, prácticamente, hay que hacerla de nuevo, con un gran gasto de recursos públicos. Estamos hablando de que ahí se pueden haber despilfarrado más de ¢2. 000 millones. ¿Está enterada esa situación?”, le cuestionó Villalta a la funcionaria.

Cruz dijo que sí estaba enterada del desmantelamiento de las obras en ese centro de estudios.

“No podemos recibir esas obras porque todavía están como parte del Banco Nacional. Son obras que no podemos recibir en el Ministerio de Educación porque no están finalizadas. La seguridad en su momento, la pidió al Banco Nacional hasta marzo, tengo entendido. Tenemos, lamentablemente, esa situación que usted indica”, contestó la ministra.

Ante esta respuesta, el parlamentario le cuestionó a la jerarca por qué estaba pidiendo ese monto dinero para las siete obras con un supuesto porcentaje de avance, sabiendo que, en este caso, la obra está destruida y que, probablemente, haya que hacerla de nuevo.

El legislador agregó que, incluso, los vecinos formaron un comité de vigilancia para ir a hacer rondas en la noche a cuidar el edificio público.

“Son miles de millones desperdiciados. El Banco debió haber dicho ‘no puedo quitar la seguridad porque aquí hay fondos públicos’ y ya después entrar en un pleito legal con el Estado para que le pague lo que siguió gastando de seguridad, pero no puede ser que las dos entidades se laven las manos y que dejen una obra pública millonaria en manos del hampa para que se la roben, es muy grave”, recalcó el frenteamplista.

La ministra le indicó a Villalta que lleva razón en su preocupación por los fondos públicos.

“En este momento, nosotros hemos conversado con el Banco y por eso la importancia de poder terminar las obras. Realmente la situación, como usted lo menciona, es preocupante y es importante resolverlo para poder atender esas necesidades de la población. Coincido con usted en que hay que resolver esa información (del presupuesto real que se necesita), no podemos recibir las obras porque no están finiquitadas”, arguyó la ministra.

Este martes, Cruz y Lourdes Fernández, encargada de fideicomisos del Banco Nacional, asistieron a un careo con los diputados por el fracaso en la ejecución del empréstito.

Los congresistas culparon al MEP como el principal responsable de dicho fracaso por “la inacción y omisión de las responsabilidades” que tenía al ser la Unidad Supervisora.