Daniela Cerdas E.. 8 mayo
En total, los paquetes escolares proveídos por el CNP o negocios privados, durante la pandemia del covid-19, benefician al cerca de 850.000 alumnos. Foto Jeffrey Zamora
En total, los paquetes escolares proveídos por el CNP o negocios privados, durante la pandemia del covid-19, benefician al cerca de 850.000 alumnos. Foto Jeffrey Zamora

“El CNP incumplió, tuvimos que recurrir a proveedor privado. Si a los privados les digo que necesito 40 kilos de pollo, me los traen al siguiente día. Ellos son más eficientes. Con el CNP tengo que esperar mínimo una semana, pero por ley estamos obligados a seguirles comprando, a pesar de que existen mejores opciones”.

Ese es el testimonio del director de una escuela en Puntarenas, quien se vio obligado a recurrir a proveedores privados para poder entregar alimentos a sus alumnos en media pandemia, dado que todos los comedores escolares están cerrados desde el 20 de marzo.

La ineficiencia del Consejo Nacional de Producción (CNP) se repitió en las 2.300 escuelas y colegios que debe abastecer. La institución simplemente no pudo entregar a tiempo el pedido en la mayoría de los casos.

La queja surge de una consulta que hizo la Dirección de Programas de Equidad del Ministerio de Educación Pública (MEP) a esos 2.300 centros (el 50% del total), entre el 23 y 25 de marzo.

El sondeo también abarcó a otros 2.353 centros que reciben servicios de proveedores particulares. En este último caso, la mayoría sí respondió a tiempo y forma con las entregas, dice el sondeo.

El resultado de la consulta lo dio a conocer el diputado liberacionista Wagner Jiménez, quien solicitó un informe al MEP sobre el porcentaje de centros educativos que recibieron el paquete completo de alimentos en el tiempo establecido.

Desde el 20 de marzo, el MEP ordenó el cierre de todos los comedores escolares, que dan servicios a 850.000 alumnos, para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

En su lugar, cada mes entrega un paquete de alimentos que incluye, entre otros, arroz, frijoles, garbanzos, lentejas, atún, pasta, azúcar, aceite y leche líquida.

‘El CNP no está acostumbrado a eso’

La directriz a las escuelas y colegios fue hacer la solicitud de alimentos ante el CNP antes del mediodía del 21 de marzo. Solo así se les garantizaba la entrega el 25 de marzo a más tardar.

En el caso de proveedores privados, no se estableció horario específico, solo que la entrega debía darse el 25 de marzo a más tardar.

El CNP logró entregar los paquetes a tiempo solo en el 25% (575) de las escuelas y colegios que sirve. Los privados, lograron hacerlo en el 85% (2.000).

En términos generales, los proveedores privados entregaron los alimentos en menor tiempo. Por ejemplo, un 7% de los centros educativos los recibieron el mismo día que hicieron el pedido (sábado 21 de marzo). En el caso del CNP, no hubo ni un solo caso que lo reportara así.

Leonardo Sánchez, director de Programas de Equidad del MEP, dijo que la consulta comparó las mismas variables para no inducir a error y tomó como base únicamente los centros educativos que realizaron el pedido antes del mediodía del 21 de marzo, tanto del CNP como de proveedores privados.

El censo fue aplicado del 7 al 17 de abril de 2020. Se obtuvo respuesta del 100% de los centros educativos (4.653).

Para Sánchez, los resultados tienen una explicación simple: el proveedor local tiene más margen de acción que el CNP.

“Fue muy corto tiempo para abastecer una demanda tan grande. El CNP no está acostumbrado a eso, tiene muchos menos proveedores. El argumento del Consejo es que necesitan mínimo una semana para entregar los pedidos. En la segunda entrega (que se materializó entre el 20 y el 24 de abril) se dio más de una semana de tiempo para que se prepararan los paquetes”, explicó el funcionario.

Adelantó que no iba a poder

Antes de que el MEP realizará el sondeo, ya tenía conocimiento de los incumplimientos del CNP para entregar los alimentos durante la emergencia por covid-19.

Édgar Vargas, gerente general del CNP, comunicó a algunas direcciones regionales del Ministerio, en la primera entrega, que debían buscar un proveedor privado ya que ellos no iban a poner abastecerlos de los paquetes de alimentos.

El 26 de marzo, la Contraloría General de la República autorizó al MEP a utilizar ¢10.000 millones para comprar a proveedores privados dada la incapacidad que el CNP mostró para realizar esa tarea en la primera entrega.

Sin embargo, si en las siguientes entregas se repetían los problemas, los centros educativos estaban autorizados a buscar proveedores privados.

De acuerdo con Leonardo Sánchez, al final, de los 2.300 centros educativos que tiene a cargo el CNP, 853 (38%) tuvieron que buscar un proveedor privado para abastecerse de los paquetes.

Las escuelas atendidas por el Consejo están obligadas a comprarle solo a esta institución pese a los incumplimientos e irregularidades que ocurren desde años atrás.

El artículo 9 de la Ley Orgánica del CNP establece la obligatoriedad de todos los entes públicos de comprarle al Consejo todo tipo de suministros genéricos propios del tráfico de la institución a los precios establecidos.

Sin embargo, en el caso de los centros educativos, la capacidad del CNP no da para abastecerlos a todos, por eso, hasta la fecha, solo se encargan de 2.300.

Dicha obligación se establece aunque adquirir los alimentos al Consejo resulta más caro.

La afirmación la hizo la Contraloría General de la República en un informe de 2019, según el cual el 60% de productos que surte el CNP para consumo de 148.000 escolares tienen un costo mayor a los precios máximos ofrecidos por los negocios locales.

Los paquetes escolares proveídos por el CNP o negocios privados, durante la pandemia del covid-19, benefician a cerca de 850.000 alumnos.

‘Poco tiempo’

“Siempre nos han calificado mal, están influenciados”. Esa fue la apreciación de Rogis Bermúdez, presidente ejecutivo del CNP, ante las respuestas de los centros educativos.

Bermúdez explicó que el CNP tuvo muy poco tiempo para preparar los paquetes ya que el primer pedido se hizo el sábado 21 de marzo y ya para lunes tenían que comenzar a entregar.

Considera que los proveedores privados tuvieron más tiempo. Sin embargo, Leonardo Sánchez del MEP afirma que las condiciones fueron las mismas.

“Ocho días después de que en las escuelas hicieron el pedido, los privados estaban entregando. A nosotros no nos trataron igual. Debieron habernos dicho que podíamos entregar el domingo. No nos dieron chance”, manifestó Bermúdez.

Aseguró que en la segunda entrega hubo menos quejas porque tuvieron más tiempo para preparar los paquetes.

Diputado: ‘La revisión del CNP debe darse pronto’

El diputado Wagner Jiménez considera que por las experiencias de los clientes con el CNP, debe hacerse pronto una revisión de esa institución.

Jiménez presentó el año anterior un proyecto de ley para modificar el artículo 9 de la Ley Orgánica del CNP con el objeto de que las compras de alimentos y suministros que realizan las Juntas de Educación a esta institución no sean obligatorias, sino opcionales.

“El CNP no cumple con los términos de precios, plazos de entrega y la calidad de los alimentos es inferior a la de los que ofrecen los comercios locales. ¿Por qué prohibirle a las escuelas y colegios escoger su proveedor? La revisión del CNP debe darse pronto. Si hay proveedores locales (supermercados, pulperías y productores) que ofrecen mejores precios, plazos de entrega y calidad de los alimentos que se ofrecen en las mesas de las escuelas y colegios, ¿por qué no contratarlos?”, cuestionó el legislador.