Francesca Chinchilla. 3 junio
La primera dama estadounidense Melania Trump, la reina británica Isabel II, el presidente estadounidense Donald Trump, el príncipe Carlos, príncipe de Gales, y Camilla británica, duquesa de Cornualles, mientras el himno nacional estadounidense durante una ceremonia de bienvenida en el palacio de Buckingham, en el centro de Londres. Foto: Adrian DENNIS - AFP.
La primera dama estadounidense Melania Trump, la reina británica Isabel II, el presidente estadounidense Donald Trump, el príncipe Carlos, príncipe de Gales, y Camilla británica, duquesa de Cornualles, mientras el himno nacional estadounidense durante una ceremonia de bienvenida en el palacio de Buckingham, en el centro de Londres. Foto: Adrian DENNIS - AFP.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump inició este lunes un viaje oficial al Reino Unido. El mandatario fue recibido en una ceremoniosa bienvenida por parte de la reina Isabel II en el palacio de Buckingham, donde sin embargo no se hospedará, como tradicionalmente se realiza con los invitados más importantes de Su Majestad Británica.

Por décadas, los grandes invitados de la reina se han hospedado en un ala especial del palacio acondicionada para recibir líderes mundiales. No obstante, Trump y su esposa Melania no tendrán el privilegio de dormir en la lujosa residencia de la monarquía británica, la cual cuenta con 775 habitaciones, entre ellas 19 salas de Estado, 52 dormitorios, 78 baños, 92 oficinas y 188 habitaciones para el personal que trabaja en el sitio.

¿Por qué Donald Trump no se hospedará en el palacio de Buckingham?

Actualmente, este ícono londinense se encuentra en un proceso de restauración y algunas zonas del edificio son consideradas peligrosas para la salud y la seguridad de los visitantes. Parte del ala oeste, donde está ubicada la suite en la cual suelen alojarse los jefes de estado extranjeros, está precisamente en remodelación en estas fechas.

Las obras de remodelación iniciaron en el 2017 y tendrán una duración de 10 años y un costo de $458 millones, de acuerdo con el gobierno de Reino Unido.

Buena parte de las obras se centran en renovar las conexiones eléctricas del palacio y el reemplazo de las tuberías de la propiedad, que tienen más de 60 años de antigüedad.

La reforma no cambiará el exterior del palacio ni las habitaciones y se espera que ayude a mejorar el acceso a los visitantes.

Donald y Melania Trump viajaron acompañados de los colaboradores, asesores y el personal de seguridad, que tampoco se podrán hospedar en Buckingham debido a estos trabajos.

¿De qué se pierde el presidente estadounidense?

Con 77.000 metros cuadrados, el palacio de Buckingham cuenta con 16 hectáreas de jardín privado, el más grande de su tipo en Inglaterra.

El lugar también tiene un helicóptero para emergencias, un cine, una oficina postal y cajero automático.

Una de las zonas reservadas del lujoso edificio es la suite Belga, donde se han hospedado personajes como Nelson Mandela, George Bush (padre), Bill Clinton, Michelle y Barack Obama, Xi Jinping, John F. Kennedy y Vladimir Putin, entre otros.

Ahí la reina Isabel II dio a la luz a dos de sus hijos menores, Andrés y Eduardo.

También, Kate Middleton y el príncipe Guillermo la usaron para pasar su noche de bodas.

La suite, de tres habitaciones conectadas por pasillos, tiene vista a los jardines, cortinas de seda y paredes pintadas en color amarillo.

La decoración es una representación de cómo vivía la realeza en anteriores reinados.

Fue bautizada como suite Belga en honor al rey Leopoldo I de Bélgica, quien fue tío de la reina Victoria (tatarabuela de la actual monarca), quien era amante de esa zona del palacio.

Aunque parte de la residencia londinense se utiliza para visitas turísticas y ceremonias oficiales, solo los líderes mundiales invitados previamente por la reina tienen el privilegio de pasar por esta zona palacio, que es privada.

Según The Daily Mirror, los sofás y las sillas están forrados para que hagan juego con las cortinas y las paredes decoradas con retratos del rey Jorge III y la reina Carlota.

Como es habitual en el palacio, la suite también cuenta con varias obras de arte y antigüedades con excesivos costos.

Los Trump y la familia real antes de la cena de gala este lunes en Buckingham.
Los Trump y la familia real antes de la cena de gala este lunes en Buckingham.

Los huéspedes de la suite Belga reciben servicio de asistentes las 24 horas del día, una doncella que ayuda en la instalación en el palacio y guardias reales que velan en la puerta de la habitación durante toda la noche.

El personal del palacio trata a todos los invitados igual, sin importar del país del cual vengan. Elaboran menús especiales teniendo en cuenta los gustos de las personas. Además, envían ese menú a diferentes sitios que vayan a visitar los invitados, para que la comida no se repita.

En la misma ala norte, pero en el primer piso, está la habitación de la reina, su zona de trabajo y su despacho.

Entonces, ¿dónde dormirá Trump?

Aunque la reina Isabel II también recibe invitados en otras de sus propiedades, como el castillo de Windsor, en las afueras de Londres, en esta ocasión no ofreció otro lugar para hospedar a Donald Trump.

Medios estadounidenses indican que el mandatario pasará las noches en la residencia del embajador estadounidense en Londres, en Regent’s Park.

La mansión es conocida como Winfield House y, aunque es un amplia y hermosa residencia, está muy lejos de ser un lugar con la fama y la calidad de Buckingham.

Winfield House, residencia del embajador de Estados Unidos en Londres.
Winfield House, residencia del embajador de Estados Unidos en Londres.